Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
ENAJENACION Y ALIENACION

Hispavista Foros

» politica internacional » ENAJENACION Y ALIENACION

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Ver Resultados de Encuesta:
0%
Votantes: 0. Esta encuesta está cerrada

Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 5/Aug/00, 00:12
mario_lino_malc
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 54
Predeterminado ENAJENACION Y ALIENACION

ENAJENACIÓN Y LA ALINEACIÓN
La enajenación y la alineación son dos procesos específicos, propios de las sociedad capitalista, que tienen como causas fundamentales: la propiedad privada sobre los medios de producción, la división del trabajo (manual e intelectual, ciudad y campo, industria y agricultura), las clases sociales antagónicas: burguesía y proletariado, la existencia de estados al servicio de las clases dominantes (burguesía y terratenientes); y la lucha de clases entre explotadores y explotados.
La enajenación es esencialmente un proceso socio económico, expuesto por Marx, en una serie de textos en donde formula y sistematiza las particularidades de la deshumanización, de la “cosificación de las relaciones humanas” y de “humanización” de las cosas, objetos, mercancías. El texto inicial y “clave” es “Manuscritos Económico – Filosóficos de 1844”, en particular en el Primer Manuscrito, singularmente en el apartado denominado “El trabajo enajenado”, Marx señala la situación objetiva del hombre explotado en la sociedad capitalista:
*"El obrero se empobrece tanto más cuanto más riqueza produce, cuanto más aumenta su producción en extensión y en poder. El obrero se convierte en una mercancía tanto más barata cuanto más mercancías crea. A medida que se valoriza el mundo de las cosas se desvaloriza, en razón directa, el mundo de los hombres. El trabajo no produce solamente mercancías; se produce también así mismo y produce al obrero como una mercancía, y además, en la misma proporción que produce mercancías en general" (p. 63).
*"Con arreglo a las leyes económicas, la enajenación del obrero en su objeto se expresa en que cuanto más produce el obrero menos puede consumir, cuantos más valores crea menos valor, menos dignidad tiene él, cuanto mas modelado su producto más deforme es el obrero, cuanto más perfecto su objeto, más bárbaro es el trabajador, cuanto más poderoso el trabajo más impotente quien lo realiza, cuanto más ingenioso el trabajo más embrutecido, más esclavo de la naturaleza es el obrero"(p.65).
*"...Evidentemente, el trabajo produce maravillas para los ricos, pero produce privaciones y penuria para los obreros. Produce palacios, pero aloja a los obreros en tugurios. Produce belleza, pero tulle y deforma a los obreros. Sustituye el trabajo por máquinas, pero condena a una parte de los obreros a entregarse de nuevo a un trabajo propio de bárbaros y convierte en máquinas a la otra parte. Produce espíritu, pero produce estupidez y cretinismo para los obreros..."(p.65).
*"Llegamos, pues, al resultado de que el hombre (el obrero) sólo se siente como un ser que obra libremente en sus funciones animales, cuando come, bebe y procrea o, a los sumo, cuando se viste y acicala y mora bajo un techo, para convertirse, en sus funciones humanas, simplemente como un animal. Lo animal se trueca en humano y lo humano en lo animal."(p.66)
*"Comer, beber, procrear, etc, son también, indudablemente, funciones auténticamente humanas. Pero, en la abstracción, separadas de todo el resto de la actividad humana, convertidas en fines últimos y exclusivos, son funciones animales."(Marx C., Engels F., Escritos económicos varios, pp.63,65,66).
De los razonamientos expuestos por Marx en los" Manuscritos Económico- Filosóficos de 1844", se desprenden cuatro aspectos en el proceso de la enajenación:
En primer lugar, en la sociedad capitalista, sobre el fundamento de la propiedad privada sobre los medios de producción y la división del trabajo, las clases sociales antagónicas en el proceso de producción están constituidas básicamente por la burguesía, por una parte, y el proletariado, por otra parte.
Las relaciones entre las clases son relaciones de sojuzgamiento, de dominio, de sometimiento; puesto que el obrero para poder existir (y reproducirse) debe vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario, la parte no remunerada de la fuerza de trabajo es la apropiada por el burgués: la plusvalía.
La fuerza de trabajo del obrero deja de pertenecer a éste y se convierte en una mercancía, la que se somete a los intereses del capitalista. Este dispone de la fuerza de trabajo como si fuese algo propio, personal; en este sentido, el trabajo del obrero es enajenado al burgués.
En segundo lugar, las mercancías producidas por el obrero no son objeto de apropiación por parte de quien las produce, si no que quien se apropia de ellas es el capitalista. El trabajador asalariado es expropiado de su producto por el burgués. Las mercancías devienen extrañas, ajenas al proletariado; éstas se enajenan al dueño de los medios de producción.
En tercer lugar, el trabajo no constituye para el obrero, la objetivación de sus capacidades intelectuales y físicas sino que por el contrario el trabajo se convierte en la fuente de todas las desgracias, hambre, miseria, explotación, embrutecimiento; subordinación, a los medios de producción, supeditación como apéndice de las maquinas.
El trabajo, lejos de constituirse en vertiente de la liberación, objetivación y concretización de la personalidad del asalariado, deviene la raíz de todos los sufrimientos y todas las miserias materiales y espirituales de la clase obrera.
En cuarto lugar, las mercancías producidas por el obrero, al escapar a su dominio y ser enajenadas a la clase parasitaria burguesa - y cumplir sus funciones de valor de uso y valor (de cambio)- para desempeñar sus finalidades mercantiles, trastorna y transforma las relaciones humanas, como señala Marx: "las relaciones sociales entre las personas, por así decirlo, se presentan invertidas, como relación social entre las cosas" (Contribución a la crítica de la economía política, p.23)
En el proceso de producción capitalista, a los productores "Las relaciones sociales que se establecen entre sus trabajos privados se les representan como lo que son: es decir, no como relaciones directamente sociales de las personas en sus trabajos, sino como relaciones materiales entre personas y relaciones sociales entre cosas" (Marx C., El Capital, Tomo I, p.63)
Este proceso, denominado por Marx fetichismo de la mercancía, hoy en día podemos observarlo en las sociedades capitalistas de consumo, -donde las necesidades materiales y espirituales de los hombres crecen en proporciones tan progresivamente constantes que los hombres no pueden satisfacerlas y permanentemente los seres humanos viven esclavizados por las mercancías, por los objetos, por las cosas; surgen "nuevas necesidades", particularmente alimentadas y realimentadas por la publicidad a través de los medios de comunicación, de propiedad y al servicio de las corporaciones transnacionales.
JOSE F. W. LORA CAM.- FILOSOFÍA, Editorial Tercer Mundo, Arequipa Perú, Págs. 231-233.
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
Respuesta