Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
Una historia sobre diálogos

Hispavista Foros

» Nacionalismos » Una historia sobre diálogos

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 15/Sep/00, 00:12
crusty
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 63
Predeterminado Una historia sobre diálogos


Una vez de viaje por Marruecos, recuerdo que al principio estábamos mis amigos y yo tan fascinados por la novedad del paids y sus gentes que fuimos víctimas varias veces de la picardía de algunos de estos magrebíes listillos.
Allí es típico que te quieran vender cualquier cosa, y se pongan a hablar contigo y a dialogar para que les acabaras comprando unas babuchas una alfombra, un poco de costo o simplemente para que les dieras dinero.
Yo por dialogar pues si, hombre, mi cultura es así y cuando alguien me habla y me ofrece entrar en su caso o en su tienda e insiste de esa maner pues yo voy y entro. Lo malo es que una vez dentro las cosas empiezan a ir peor. Empiezas a tener esa desagradable sensación de que tienes que comprar algo simplemente por el hecho de que el marroqui de turno se haya tomado la molestia de atenderte tan amablemente. No te digo ya cuando te sientan en sus alfombras y te ofrecen te verde con hierbabuena. Es lo que tiene el diálogo. TE das cuenta de que llevas como una hora dialogando con un personaje que no conoces de nada, que está obsesionado con venderte algo que tu no tienes la más minima intención de comprar.
En las primeras ocasiones todos caimos. Cada uno de nosotros adquirió algún objeto absurdo que nunca hubiera comprado en España y que ahora andará de rincón en rincón en nuestras casas como recuerdo apolillado de aquel memorable viaje.
Sin embargo, poco a poco fuimos aprendiendo algo muy importante allí. HAbía que evitar la incómoda situación de verse atrapado bebiendo ese te verde con diez alfombras desplegadas a nuestros pies y jurándole en tres idiomas al morito de turno que ya teníamos cuatro alfombras y cinco babuchas y que no podíamos comprar más. No hacer ni caso a los vendedores, asus prtimos y tíos, a sus compinches en el Hotel, en el Restaurante que servía de tienda improvisada, a todo aquella trama de parientillos que vivían de eos trapicheos. Nuestra determinación en ciertas ocasiones hizo realmente desagradables varios intentos de compra. Acabamos por evitar ni siquiera hablar con los asfixiantes vendedores que nos asaltaban diariamente. Pasábamos de largo sin inmutarnos por los gritos, las súplicas, los agarrones, los reclamos más variopintos. Pero nos habíamos vuelto inflexibles e inasequibles a las artes comerciales bereberes. LA clave estaba en que no ofrecíamos posibilidad de diálogo. Ya teníamos muy claro lo que ellos querían. Y queríamos que ellos también lo tuvieran. Si dialogabas, o acababas comprando, o acababas peleandote y saliendo de mala lecha y con cajas destempladas por ambas partes.
Si extrapolamos esta historieta absurda, podeis ver cómo en el pais vasco todo el mundo habla de diálogo como la panacea, pero hay algún problemilla. HAy unos (HB) que acuden a dialogar con unas exigencias absolutamente irrenunciables (soberanía, territorialidad, independencia, mantenimiento de la violencia en tanto no se logren sus objetivos, etc).
Esas exigencias son lo equivalente, por ej. a las alfombras de los moritos. Hay otros (PP-PSOE),que se niegan a acudir a dialogar mientras siga la violencia, y que si por algún casual cesa ésta, se sientan en la mesa a saborear el te verde con la amarga sensación de que les quieren vender alfombras enormes. Estos ya han constatado que en otras ocasiones les han engañado y están pelín hartos de comprar alfombras más caras que en España, por lo que a la primera de cambio se quieren levantar de la mesa y mandar a tomar por culo a los moretes y a todas sus alfombras. Hay otros (PNV-EA) que, de forma similar a como hacen los dueños de restaurantes y hoteles marroquíes, con una permisividad e insistencia algo sospechosa, incitan a los otros a sentarse a tomar te, sacan más y más teteras humeantes, opinan como entendidos sobre la calidad de los tejidos y sobre la autenticidad de los bolsos de cuero o la pureza del costo, intentando convencer al indeciso comprador.
Aquí el diálogo es imposible pues está condicionado. Los unos saben que si participan, van a tener que ceder algo, y consideran que ya han cedido mucho para que encima les pongan condiciones. Y no quiren ceder nada y menos consangre de por medio. Los otros, inflexibles, solo quieren hablar de un tema, que es el como llegar a la independencia. Los otros más, ocipados en criticar a unos y otros y ofreciendo soluciones difusas que podrían concretarse en un referendum de autodeterminación, sin explicar que planes tiene para el día después del referendum ni las condiciones de este.
En fin, un cacao de cojones. NO me extraña que tarden tanto en sentarse.
Ahora el problema principal de Euskadi es la violencia y el terror fanatico y mafioso. Y la sociedad no es libre ni para dialogar en igualdad de condiciones ni para decidir entre opciones quenno están crispadas. La sociedad necesiita un marco de consenso y tranquilidad, de no crispación y de paz sin condiciones. Y conseguido esto pues heblemos de lo otro y de como lo hacemos. Pero lo que está claro es que así no se va a llegar nunca a nada. Nunca.
Crusty
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #2  
Viejo 15/Sep/00, 00:12
irrintzi
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 262
Predeterminado Sencillamente genial.ST

>
>
> Una vez de viaje por Marruecos, recuerdo que al principio estábamos mis amigos y yo tan fascinados por la novedad del paids y sus gentes que fuimos víctimas varias veces de la picardía de algunos de estos magrebíes listillos.
>
> Allí es típico que te quieran vender cualquier cosa, y se pongan a hablar contigo y a dialogar para que les acabaras comprando unas babuchas una alfombra, un poco de costo o simplemente para que les dieras dinero.
>
> Yo por dialogar pues si, hombre, mi cultura es así y cuando alguien me habla y me ofrece entrar en su caso o en su tienda e insiste de esa maner pues yo voy y entro. Lo malo es que una vez dentro las cosas empiezan a ir peor. Empiezas a tener esa desagradable sensación de que tienes que comprar algo simplemente por el hecho de que el marroqui de turno se haya tomado la molestia de atenderte tan amablemente. No te digo ya cuando te sientan en sus alfombras y te ofrecen te verde con hierbabuena. Es lo que tiene el diálogo. TE das cuenta de que llevas como una hora dialogando con un personaje que no conoces de nada, que está obsesionado con venderte algo que tu no tienes la más minima intención de comprar.
>
> En las primeras ocasiones todos caimos. Cada uno de nosotros adquirió algún objeto absurdo que nunca hubiera comprado en España y que ahora andará de rincón en rincón en nuestras casas como recuerdo apolillado de aquel memorable viaje.
>
> Sin embargo, poco a poco fuimos aprendiendo algo muy importante allí. HAbía que evitar la incómoda situación de verse atrapado bebiendo ese te verde con diez alfombras desplegadas a nuestros pies y jurándole en tres idiomas al morito de turno que ya teníamos cuatro alfombras y cinco babuchas y que no podíamos comprar más. No hacer ni caso a los vendedores, asus prtimos y tíos, a sus compinches en el Hotel, en el Restaurante que servía de tienda improvisada, a todo aquella trama de parientillos que vivían de eos trapicheos. Nuestra determinación en ciertas ocasiones hizo realmente desagradables varios intentos de compra. Acabamos por evitar ni siquiera hablar con los asfixiantes vendedores que nos asaltaban diariamente. Pasábamos de largo sin inmutarnos por los gritos, las súplicas, los agarrones, los reclamos más variopintos. Pero nos habíamos vuelto inflexibles e inasequibles a las artes comerciales bereberes. LA clave estaba en que no ofrecíamos posibilidad de diálogo. Ya teníamos muy claro lo que ellos querían. Y queríamos que ellos también lo tuvieran. Si dialogabas, o acababas comprando, o acababas peleandote y saliendo de mala lecha y con cajas destempladas por ambas partes.
>
>
> Si extrapolamos esta historieta absurda, podeis ver cómo en el pais vasco todo el mundo habla de diálogo como la panacea, pero hay algún problemilla. HAy unos (HB) que acuden a dialogar con unas exigencias absolutamente irrenunciables (soberanía, territorialidad, independencia, mantenimiento de la violencia en tanto no se logren sus objetivos, etc).
> Esas exigencias son lo equivalente, por ej. a las alfombras de los moritos. Hay otros (PP-PSOE),que se niegan a acudir a dialogar mientras siga la violencia, y que si por algún casual cesa ésta, se sientan en la mesa a saborear el te verde con la amarga sensación de que les quieren vender alfombras enormes. Estos ya han constatado que en otras ocasiones les han engañado y están pelín hartos de comprar alfombras más caras que en España, por lo que a la primera de cambio se quieren levantar de la mesa y mandar a tomar por culo a los moretes y a todas sus alfombras. Hay otros (PNV-EA) que, de forma similar a como hacen los dueños de restaurantes y hoteles marroquíes, con una permisividad e insistencia algo sospechosa, incitan a los otros a sentarse a tomar te, sacan más y más teteras humeantes, opinan como entendidos sobre la calidad de los tejidos y sobre la autenticidad de los bolsos de cuero o la pureza del costo, intentando convencer al indeciso comprador.
>
> Aquí el diálogo es imposible pues está condicionado. Los unos saben que si participan, van a tener que ceder algo, y consideran que ya han cedido mucho para que encima les pongan condiciones. Y no quiren ceder nada y menos consangre de por medio. Los otros, inflexibles, solo quieren hablar de un tema, que es el como llegar a la independencia. Los otros más, ocipados en criticar a unos y otros y ofreciendo soluciones difusas que podrían concretarse en un referendum de autodeterminación, sin explicar que planes tiene para el día después del referendum ni las condiciones de este.
>
> En fin, un cacao de cojones. NO me extraña que tarden tanto en sentarse.
>
>
> Ahora el problema principal de Euskadi es la violencia y el terror fanatico y mafioso. Y la sociedad no es libre ni para dialogar en igualdad de condiciones ni para decidir entre opciones quenno están crispadas. La sociedad necesiita un marco de consenso y tranquilidad, de no crispación y de paz sin condiciones. Y conseguido esto pues heblemos de lo otro y de como lo hacemos. Pero lo que está claro es que así no se va a llegar nunca a nada. Nunca.
>
> Crusty
>
>
>
>
>--------------------------------------------------
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #3  
Viejo 15/Sep/00, 00:12
florez
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 5.484
Predeterminado Hay formas

Dialogando de ese modo, estimado contertulio, no me extraña que te opongas al diálogo. Ni siquiera yo he podido llegar hasta el final de tu dilatada historia.
.................................................. ..........
Pero habrá algunas otras formas y, además, se te ha olvidado explicarnos cual es la alternativa. Porque al fin y al cabo en Marruecos, o donde quiera que fuera, estabas sólo de paso.
Pero en Euskadi y España no todos están de paso.
¿Pretendes decir a algunos, señores, son lentejas, o aceptan mi solución o se van a tomar por culo?
Entonces no habrá diálogo, ni tampoco democracia. ¿O sí?
.................................................. ..........
Un saludo muy cordial
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #4  
Viejo 15/Sep/00, 00:12
omalley
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 186
Predeterminado RE: Hay formas

Primero paz y cuando nuestros verdugos hayan enterrado sus pistolas a lo mejor hablamos.
El ejemplo de Crusty es brillante, quisiera añadir solamente que para hablar esta el parlamento, y cada uno representa alli a quien le vota, y con la unica fuerza de la palabra se llega o no a un acuerdo.
Sin embargo vemos que EH se va del parlamento. Y cierran filas con ETA cada vez que hay un asesinato.
¿Qué dialogo ni qué leches quieren, si se van del foro donde se debe hablar?, ¿o es que en democracia hay otro foro que no sea el parlamento? ¿cual?
Un saludo
PD. Banda de asesinos mas tozuda que esta no se vio desde los tiempos de Caín.
O'Malley.
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
Respuesta