¿Te preocupa alguna enfermedad? ¿Buscas consejos sobre dietética? ¿Quieres saber cómo llevar una vida más sana? Salud_y_Medicina Salud_y_Medicina

Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:

Hispavista Foros

» Salud_y_Medicina » Los beneficios del romero

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 26/May/01, 01:01
mar_rgonzalvez
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 7
Predeterminado Los beneficios del romero

ROMERO :

De la región del mediterráneo nos llega una planta cuyas virtudes medicinales ya eran conocidas y apreciadas en la Edad Media: el romero. En la actualidad se encuentra ampliamente distribuida por todo el planeta, gracias a lo cual podemos beneficiarnos de todas sus excelentes cualidades culinarias, cosméticas y por supuesto, terapéuticas.


Nombre botánico:
Rosmarinus officinalis L.

Nombres comunes:
Español: Romero
Inglés: Rosemary
Francés: Romarin
Alemán: Rosmarin
Italiano: Rosmarino
Portugués: Rosmarinho



Un poco de historia...

El romero es originario de las regiones de la cuenca del Mediterráneo y ha gozado de una gran reputación desde la antigüedad. A lo largo de la historia, ha sido utilizado con diferentes propósitos: desde fines meramente culinarios, hasta aplicaciones terapéuticas o cosméticas.

El nombre botánico con el que se conoce esta planta, rosmarinus, significa literalmente “rocío del mar” y parece que hace alusión a que es fácil encontrarla de manera natural, en las proximidades del mar. Ya los antiguos egipcios conocían y empleaban el romero, aunque más que por sus propiedades medicinales, como símbolo del amor y en las ceremonias religiosas; también los griegos y romanos, lo utilizaban en los rituales funerarios.

En la Edad Media, el romero se empleaba para dar un toque aromático a muchos platos y conservar los alimentos, especialmente las carnes, gracias a sus propiedades antibacterianas. También era frecuente utilizarlo para purificar el aire de las habitaciones y evitar las enfermedades contagiosas, como la peste.

Dicen del romero que es un tónico excelente para los ancianos, que ayuda a mejorar la memoria y es usado en caso de indigestión. Así mismo, ha sido empleado extensamente en China para aliviar los dolores de cabeza, y aplicado tópicamente, para la calvicie.

A partir de sus hojas y flores, se destila un aceite esencial que añadido al agua del baño, estimula la circulación sanguínea y como han corroborado recientes investigaciones, tiene ciertas propiedades antisépticas.

Como otras muchas plantas medicinales, el romero también ha entrado a formar parte de ese grupo de plantas “mágicas”. En muchas casas se colocaban ramas de romero debajo de las almohadas para ahuyentar los malos espíritus y los malos sueños, y formaba parte de los ingredientes empleados para preparar filtros amorosos.

En nuestros días, el romero es utilizado sobretodo en la cocina, para sazonar los platos de carne o aliñar las ensaladas; pero también en cosmética, en los champús e incluso por su aromática fragancia, en los jabones, perfumes o aguas de colonia.


Estudio botánico


A pesar de que es una planta que necesita pocos cuidados, el romero tiene algunos puntos débiles, por ello, si tenemos en casa un ejemplar de romero o pretendemos plantar uno en nuestra terraza, es fundamental que los conozcamos para lograr que crezca bien.

Descripción de la planta

El romero es una aromática planta que pertenece a la familia de las Labiadas. Las partes usadas en medicina son las sumidades floridas, que tienen un olor intenso, alcanforado y aromático, y un sabor amargo; aunque las hojas también se utilizan con diferentes propósitos.

Se trata de un arbusto perenne, erecto, con un denso follaje, que mide 1-2 m de alto y tiene numerosas ramas de color ceniza. Sus hojas miden 2-3 cm de longitud por 1-2 mm de ancho, son de consistencia dura (coriáceas), opuestas, lineares, terminan en punta y se curvan hacia el interior en los márgenes; su color es verde oscuro, con la superficie brillante y la parte de debajo blanquecina.

En cuanto a las pequeñas flores, pueden tener diferente color en función de la variedad de la planta, las más normales son las azul claro o violeta pálido, pero también hay ejemplares con flores blancas. Su forma es característica de esta familia, son bilabiadas, con los estambres más largos que los pétalos y con el labio superior de la corola, formado por dos pétalos, curvado en una especie de casco sobre el labio inferior, formado por 3 pétalos.

Origen geográfico

El romero es originario de las regiones alrededor del Mediterráneo, de Portugal y del noroeste de España, aunque en la actualidad puede encontrarse ampliamente distribuida por todas las zonas de clima templado del planeta.

Resulta muy fácil verlo en las laderas de los montes y en general, en cualquier lugar seco y soleado. También podemos encontrarlo en los jardines de muchos parques y en las macetas que decoran las terrazas de las casas.

Condiciones de cultivo y recolección

Requiere un suelo bien drenado, algo arenoso y calcáreo, aunque es capaz de adaptarse a todo tipo de suelos, incluso los más pobres, pero siempre y cuando no sean arcillosos; Para que crezca bien es fundamental una buena exposición a la luz solar y poco agua, aunque tolera el riego regular. En climas cálidos, el romero se debe plantar al aire libre en suelo bien drenado y en dónde le dé el sol de pleno; en climas fríos, se puede plantar en invernaderos o dentro de casa, pero cerca de una ventana.

La propagación es por semillas o por esquejes. En caso de las semillas, se siembran en los meses de marzo a abril, aunque el medio más rápido y seguro para cultivar esta planta consiste en emplear los esquejes recolectados en agosto y trasplantados en primavera o a finales del verano.

Florece entre los meses de abril a mayo, que es cuando se recolectan las hojas y las flores, para ser empleadas en terapéutica o para elaborar diferentes preparados cosméticos.

Estudio químico


El romero contiene numerosas sustancias con acción terapéutica, que se pueden clasificar en diferentes grupos químicos. Quizá uno de los componentes más importantes del romero sea su aceite esencial (0.5-2.5%) que está constituido por derivados terpénicos (pineno, canfeno), cineol, borneol, alcanfor y acetato de bornilo.

La proporción de estos compuestos puede variar de unos ejemplares a otros, dependiendo de la zona dónde crezcan y de las características del suelo. Ello puede servir para identificar la procedencia del aceite esencial.

Además, en las hojas de romero podemos encontrar ácidos fenólicos, como el ácido caféico, ácido clorogénico y ácido rosmarínico, que es un derivado del ácido caféico; flavonoides, derivados de la apigenina, luteolina y genkwanina; y pequeñas cantidades de un alcaloide (0.33%), llamado rosmaricina, así como de taninos y vitamina C.

Por último, debemos mencionar la existencia de un compuesto amargo conocido como carnosol (o picrosalvina, nombre debido a que se aisló por primera vez en la Salvia carnosa). En los ensayos in vitro llevados a cabo, se ha comprobado que este compuesto inhibe la formación de cáncer en animales de experimentación, pero por el momento no existen estudios humanos relevantes que hayan confirmado esta actividad.

Acción farmacológica


Los diferentes compuestos presentes en el romero, le confieren variadas propiedades terapéuticas. Por una parte, los ácidos fenólicos son responsables de su actividad hidrocolerética, colagoga y diurética, a la que también contribuyen los flavonoides.

También el ácido rosmarínico posee un interesante efecto antioxidante, aunque al encontrarse en pequeña proporción generalmente no se emplea con esta finalidad.

El aceite esencial de romero, es quizá el principio activo más interesante, desde el punto de vista terapéutico. Tiene una acción tonificante del sistema nervioso, que ayuda a combatir los estados de decaimiento; además ejerce diferentes acciones a nivel de otros órganos, actúa como emenagogo, antiespasmódico, carminativo, estimulante circulatorio, antiséptico y relajante de la musculatura lisa de los bronquios.

Cuando se aplica tópicamente sobre la piel, en forma de linimentos, pomadas o lociones, es cicatrizante, analgésico y puede actuar como estimulante del cuero cabelludo.

Aplicaciones terapéuticas


El romero es una planta de gran tradición en los países mediterráneos, en los que se emplea tanto con fines terapéuticos, como culinarios y cosméticos.

En la cocina, el romero se emplea para resaltar el sabor y el aroma de las carnes asadas, además también se utiliza como ingrediente en la elaboración de vinagres y aceites aromáticos, con los que aliñar las ensaladas, preparar salsas especiadas o dar un toque especial a las patatas asadas.

Por vía interna, es útil en caso de problemas hepáticos y biliares, tales como disquinesias y dispepsias biliares, y en combinación con otras plantas, se emplea en el tratamiento de la hepatitis. Además, gracias a sus propiedades carminativas, resulta particularmente eficaz en caso de meteorismo, flatulencia, espasmos gastrointestinales e inapetencia, además contribuye a una buena digestión.

A nivel cardiovascular, mejora la circulación sanguínea y ayuda a disminuir la tensión arterial, por lo que se utiliza en casos de hipotensión; y en ginecología, promueve el flujo menstrual en caso de amenorrea y dismenorrea.

Cuando se aplica por vía externa, el romero puede utilizarse para elaborar “alcohol de romero” que se aplica para dar friegas o en forma de compresas en caso de reumatismo, neuralgias, torceduras y para ayudar a cicatrizar las heridas, especialmente las que se producen cuando la persona permanece durante mucho tiempo en cama (úlceras de decúbito)

También se extiende por vía tópica sobre el cuero cabelludo en caso de alopecia y dermatitis seborreica, ya que además de mejorar la circulación sanguínea, estimula los folículos pilosos y regulariza la producción de grasa.

En aromaterapia, el aceite esencial de romero ayuda a mejorar la concentración y la claridad mental; contribuye a aliviar la astenia y la fatiga en general, y puede añadirse al agua de la bañera para preparar un baño revigorizante, ideal para reponer fuerzas. Suele ser un componente habitual de jabones, geles y colonias, gracias a su perfumado aroma.

Precauciones


Como con todos los remedios herbarios, siempre que se utiliza una planta medicinal hay que tener precaución cuando se use, para evitar cualquier efecto secundario posible, por ello siempre conviene informarse de cualquier posible contraindicación.

Efectos secundarios

En general, el romero es una planta segura aunque en algunos casos puede causar irritación gastrointestinal, náuseas y diarreas, cuando se toma por vía oral.

Su aceite esencial, hay que usarlo con cuidado ya que está muy concentrado y puede ocasionar dermatitis, eritemas en la piel y reacciones de fotosensibilidad en personas especialmente sensibles y además, puede causar irritación renal.

En caso de haber sufrido con anterioridad alguna reacción de tipo alérgico, debe usarse con precaución.

Contraindicaciones

Conviene evitar el uso del romero en mujeres embarazadas o durante el periodo de lactancia, así como en caso de hipertensión, gastroenteritis y prostatitis.

Interacciones medicamentosas

Por el momento se desconoce la existencia de interacciones cuando el romero se administra conjuntamente con otros medicamentos.

Preparaciones de interés


La Comisión E de Alemania sugiere que la dosis diaria de hojas de romero oscile entre 4-6 gramos. Para preparara un té de romero solo hay que añadir dos cucharaditas (10 gramos) de planta en 250 ml (1 taza) de agua hirviendo, a continuación se tapa la taza y se deja que las hojas se empapen durante 10-15 minutos; transcurrido el tiempo se cuela y ya está listo para tomar.

Pero para aquellas personas, a las que no les gusten las infusiones, también pueden encontrar en farmacias o herbolarios, otros preparados de romero: cápsulas, extracto seco, extracto fluido o tintura. En estos casos, hay que seguir las indicaciones de la etiqueta del producto para conocer qué dosis hay que tomar, ya que dependiendo del laboratorio fabricante la concentración de principios activos varía.

Si lo que se quiere, es emplear el romero por vía tópica se pueden recolectar sus hojas para preparar una decocción (30-40 g en un litro de agua, llevar a ebullición y dejar que hierva durante 10 minutos), y aplicar en forma de lavados o compresas sobre las zonas afectadas.

El aceite esencial puro no debe tomarse internamente, se puede utilizar para dar masajes, realizar inhalaciones, preparar baños vigorizantes o elaborar alcohol de romero (diluido al 2-5%)

Pero además, las hojas también pueden emplearse con fines culinarios y para perfumar los armarios o aromatizar el aire, incorporándolas a los potpourris. Un truco: dispersar las ramas de romero durante el verano, en la parrilla o barbacoa, ayuda a alejar los insectos de los alimentos.

A continuación te proponemos una serie de sencillas recetas para elaborar en casa, diferentes preparados a base de romero. Si tienes un arbusto de romero en tu jardín, no desaproveches esta oportunidad para beneficiarte de todas las virtudes de esta extraordinaria planta.

Tisana biliar

Para ayudar al funcionamiento y drenaje de la vesícula biliar se puede preparar una tisana medicinal, mezclando 20 g de cada una de las siguientes plantas medicinales: romero, manzanilla, caléndula, diente de león y melisa, que se guardan en un recipiente hermético protegido de la luz.

Cuando se quiera tomar una infusión sólo hay que poner una cucharada sopera de la mezcla, en una taza con agua hirviendo, dejar infundir durante 10 minutos y tomar un par de veces al día, después de las comidas.

Vino medicinal de romero

Antiguamente era muy común tomar después de las comidas, una copita de vino medicinal de romero para ayudar a realizar la digestión. En la actualidad se ha perdido esta sana costumbre, pero retomarla es muy simple. A continuación te ofrecemos la receta para que lo puedas elaborar en tu propia casa.

Esterilizamos una botella de cristal y mezclamos en ella, 10-20 g de hojas de romero bien limpias y 3/4 litros de vino blanco suave, guardamos en un lugar oscuro y dejamos macerar durante 5 días, agitando de vez en cuando. Transcurrido el tiempo se cuela el vino, se envasa en otra botella y se etiqueta con el nombre del producto y la fecha de fabricación.

Loción anticaspa de romero

Gracias a sus propiedades estimulantes de la circulación, el romero puede ayudar a combatir la caspa y a dar un brillo sano al cabello.

Resulta muy sencillo elaborar en casa un tónico contra la caspa, mezclando 25 g de romero con 1 litro de vinagre de manzana de buena calidad y dejándolo macerar durante 15 días, agitando de vez en cuando. Una vez transcurrido el tiempo, se cuela el vinagre, se envasa en una botella previamente esterilizada, en la que se puede introducir unas ramitas limpias de romero y se etiqueta para saber la fecha de fabricación.

Para ayudar a combatir la antiestética caspa se puede dar un buen masaje en el cuero cabelludo durante 15-20 minutos con esta loción de romero y después lavar el cabello con abundante agua.

Responder citando mensaje
Respuesta