Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
El culto a los muertos

Hispavista Foros

» La_religion_invento_neolitico » El culto a los muertos

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 18/Aug/03, 06:06
rgonzalo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 907
Predeterminado El culto a los muertos

El día de los Difuntos católicos,totalmente relacionado con la festividad de Todos los Santos,tiene también sus antecedentes en estas civilizaciones neolíticas,en las que se cree en otra vida,como prolongación de la terrena.
Hoy ya no adjuntamos en los enterramientos víveres para que se alimenten,o ajuares para que sigan viviendo,pero todo creyente religioso cree en eternidades anímicas,que son las mismas almas neolíticas,presentes también en la Bíblia.
Quienes inventaron cielos inventaron infiernos y mundos subterráneos,moradas de ultra tumba,con sus dioses,demonios y ritos.Que existan o no,ni se lo plantean,ya que se inventó la religión como verdad revelada,absoluta,dogma de fe.No consta que los sacerdotes del neolítico quemaran herejes,pero quizá porque no existieron,por ser todos creyentes.
Y,para referirme a hoy,la ciencia tampoco sabe nada cierto sobre el universo,y su astrofísica es religiosa,basada en el conocimiento físico del átomo de hidrógeno,y otras observaciones terrestres.
Seguimos,pues,en el neolítico,aunque sea ya un neolítico más técnico para algunas civilizaciones.
La religión,invento neolítico
VII.- El culto a los muertos

El culto a los muertos está atestiguado desde comienzos del arqueolítico,pero la estrecha relación del drama estacional,en el neolítico,con la muerte y resurrección,y de todo esto con la posibilidad de una nueva vida,demuestra cuán íntimamente se relaciona el deseo de vivir en lo que llamamos este mundo,y de sobrevivir en el otro.Pero así como estamos viendo que la religión es absolutamente falsa,ya que es una divinización literaria de la naturaleza,la otra vida que predican estas religiones,y todas,es también igualmente falsa,porque sus creencias son igualmente literarias.
El culto a los muertos egipcio es el que más claramente cree en otra vida,primero para el faraón,a continuación para la nobleza,y después para todos,pero por creer que se convertían en Osiris;por lo que falso el dios,falsa la otra vida.
Dentro de los grados citados,el culto funerario egipcio aseguraba al difunto las necesidades vitales,tales como habitación cómoda y duradera,alimentos,mobiliario,descanso y diversiones,pero ya vemos que es creer que la otra vida es como ésta,lo que ya es absurdo.
Se consideraba la tumba del faraón el castillo del ka,con habitaciones separadas,abundantes ofrendas de alimentos,y sacerdotes atendiendo a las necesidades del difunto,tanto espirituales como materiales,y al final de la V dinastía Osiris garantizó la resurrección de todos los egipcios,pero porque se extendió la técnica de la momificación a todos,y esta técnica reproducía el mito de Osiris,señor del infierno e hijo de Get (la Tierra) y Nut (el Cielo),asesinado por su hermano Seth y resucitado por su hermana y esposa Isis,con la ayuda de su hijo póstumo Horus.
Los embalsamadores desempeñaban el papel de Toth y Horus,se empleaba agua del Nilo para lustrar la estatua del faraón en su cámara funeraria (serdab),y después todos podían acceder a las mismas técnicas de momificación si sus posibilidades económicas se lo permitían,por lo que la universalización de la embalsamación fue sólo teórica.
La liturgia funeraria se iniciaba con abluciones relacionadas con la apertura de la boca,como preparación para la unción,el incienso,etc.Y el rito sepulcral era precedido por una procesión desde la casa del difunto hasta la tumba,cuando el cadáver había sido ya embalsamado.El cortejo salía en medio de los llantos de las plañideras,que se golpeaban la cabeza y rasgaban las vestiduras en la forma prescrita.El cadáver era llevado al río en una especie de litera con largas angarillas,seguido por los oficiantes que representaban a Isis y a Nefitis,precedidos por el sacerdote que llevaba el rollo del pergamino.Los objetos que iban a enterrarse con el difunto venían detrás.Al llegar al río se introducía el ataúd en la barca funeraria,mirando hacia el oeste,y el sacerdote lector seguía recitando los textos del rollo.El cruce del Nilo simbolizaba el paso del firmamento,descendiendo hasta la casa de la eternidad.Al llegar a la orilla occidental la procesión continuaba hasta el cementerio,donde se efectuaban sacrificios,y el sacerdote lector recitaba fórmulas de bendición,mientras el embalsamador prestaba sus servicios en presencia de Anubis.Se preparaba una comida para dar vigor al espíritu reanimado del difunto,y después se procedía al enterramiento,penetrando en la Pirámide o Necrópilis ochenta celebrantes,que oficiaban de acuerdo con ritos complicados,para comunicar al difunto con su ka,y desde el final de la V dinastía para identificarlo con Osiris.
Al principio el difunto tenía su centro en la tumba,con necesidades como si siguiera vivo.Después se generó la idea de que el alma abandona el cuerpo,y volaba al cielo para reunirse con su ka,que es la misma concepción que perdura en el catolicismo.Al principio se creyó que los difuntos estaban en el cielo y en la tumba al mismo tiempo,ya que estaban provistos de espíritu inmortal (ba),y de un cuerpo imperecedero representado por su estatua,aparte del ka como genio protector,que dirigía su suerte en este y en el otro mundo.El ba abandonaba el cuerpo en forma de pájaro o en cualquier otra forma,y marchaba a su futura morada,mientras el ka,que se identificaba con la personalidad (akh) o el yo,seguía ejerciendo como entidad semidivina,estrechamnte asociada al cuerpo,pero independiente y separable.
Desde el final de la V dinastía el más allá se interpretó conforme al mito del solar heliopolitano,y el difunto faraón se convertía en Re y en Osiris,y reinaba en función de Horus.
A partir del reino Medio,(2000-1780 a.C.),todos esperaban convertirse en Osiris tras la muerte,a veces como estrella en el horizonte de Nut,formando parte del viaje nocturno del sol a través de los infiernos (Duat),para nacer con nueva vida a la mañana siguiente.
La democratización de estos cultos para los económicamente pudientes supuso la creencia en un juicio tras la muerte,en el que comparecían ante Osiris ayudado por 42 asesores,en la Sala de la Doble Verdad.El juicio incluía una investigación muy minuciosa de las transgresiones realizadas en vida,y el corazón se pesaba en una balanza contra la verdad,simbolizada por una pluma o por una imagen de la diosa Maat.Pero las declaraciones de inocencia se compraban ya redactadas por los escribas,para ser rellenadas sólo con el nombre del difunto,y en todas se certificaba que había sido una persona honesta,y que había sido liberado por Re,a veces incluso amenazando a los dioses con grandes castigos si no declaraban a favor del difunto en el juicio:lo que basta para negar veracidad a las propias creencias egipcias.
Entre el ajuar funerario se incluían figuritas de madera de los sirvientes del difunto,llamadas Ushabti.
Aunque una posibilidad de ultratumba era convertirse el difunto en estrella,la idea que prevaleció fue una combinación de infierno,mundo celeste y paraíso occidental,donde se conservaban la posición social y las ocupaciones terrenas del difunto;el infierno perdía así todo carácter sombrío,y se convertía en un placentero paraíso con ríos,lagos,islas y una tierra muy fértil,arada por bueyes celestiales,que producía frutos cada vez más abundantes y mejores.Este paraíso de ultratumba viene a ser el del Islam,pero ya no estamos en el neolítico,y muchos no creemos en ellos.
En Mesopotamia no hay tanta preocupación por la otra vida,pero los sumerios se preocuparon también del sostenimiento y bienestar de sus difuntos,depositando en las sepulturas provisiones de comida y bebida,así como objetos personales,que renovaban en ofrendas mensuales.Pero no hay indicios de un ritual funerario como el egipcio,y el ajuar funerario era más pobre,exceptuados los enterramientos reales de Ur.
En Babilonia se creía en el Más Allá,pero habitando el difunto el Irkala,que venía a ser una tierra sombría,emplazada debajo de tierra,de la que no se regresaba.Era la Casa de la Ceniza y la Oscuridad,rodeada por fuertes muros,con puertas vigorosamente vigiladas,y aseguradas con cerrojos y trancas,que a veces se representaba como una montaña hueca de difícil acceso,por la que corría el Apsu.La entrada estaba al oeste,al otro lado del mar,adonde había que llegar navegando.Las almas quedaban amontonadas en medio de cenizas y lúgubres sombras,destinadas a agostarse,igual que la vegetación durante los calores de los veranos mesopotámicos.
Esta situación se manifiesta literariamente en las lamentaciones por Tammuz o Marduk,encarcelados en la montaña subterránea que simbolizaba los infiernos.Ni siquiera héroes como Gilgamesh podían salir del Irkala,pues sólo los dioses podían resucitar y vivir eternamente en la Isla de los Bienaventurados.
El mito de Adapa es muy parecido al de Adán,pues predica que la humanidad perdió la eternidad por una jugarreta de los dioses.
Adapa,hijo de Ea o Enki,dios de las aguas,que le había engendrado para ser jefe de los hombres,proporcionándole sabidurá divina,era al mismo tiempo pescador,y un día un fuerte viento del sur volcó su barca.Furioso,maldijo al viento y le rompió su ala sur,de modo que no pudo soplar en una semana.Cuando Anu,padre y rey de los dioses,se enteró,ordenó a Adapa que compareciera ante él.Siguiendo los consejos de su padre,Adapa se vistió de luto,para mover a piedad y obtener apoyo de Tammuz y Gizeda,que guardaban las puertas del cielo.Ea le había aconsejado no comer ni beber la cerveza o el agua de la muerte,que le iban a ofrecer los dioses,y que aceptase solamente un vestido y el aceite que iban a regalarle.Fue absuelto por Anu,y le ofrecieron el alimento de la vida,que él rechazó,según los consejos de su padre,por lo que perdió la inmortalidad.
En Siria,Oriente Próximo y el Egeo el culto a los muertos estuvo ligado a los cultos estacionales de la fertilidad,y el resurgir de la vida en primavera se relacionaba con la regeneración más allá de la tumba,hasta que la idea de inmortalidad experimentó considerables restricciones.La bajada de Baal a los infiernos,y su búsqueda por su esposa y hermana Anat,era para estas creencias causa de vegetación o infertilidad.Cando Anat recobraba el cuerpo de Baal,con la ayuda de la diosa solar,enterrándolo con grandes ceremonias,se celebraba un banquete funeral.Después Anat vengaba el asesinato de Baal matando a Mot,dios de la esterilidad,y como resultado el cielo llovía manteca y los arroyos corrían llenos de miel.Mot simbolizaba así el reino de los muertos,y Baal las lluvias que vivificaban los valles del Tigris y el Eufrates.
En el texto de Aqht Danel,cuyo hijo Aqht había sido asesinado por las intrigas de Anat,prohibió durante siete años las lluvias del invierno y los chaparrones del verano.Siguiendo el ejemplo de Isis en Egipto,recuperó los fragmentos del hijo,que encontró en los buches de buitres,y los sepultó.Pero la sangre del joven,en la época de la cosecha,había contaminado la tierra,haciendo estériles los campos y produciendo una gran sequía.La maldición sólo se levantó cuando Anat se arrepintió de haber instigado el crimen,llevó luto por la muerte de Aqht,e hizo que su hermana Paghat vengase el crimen matando al mercenario Yatpan,que lo había cometido.
En Palestina tanto hebreos como cananeos daban también mucha importancia a los enterramientos,aunque con no mucha claridad sobre el más allá,e incluo sobre lo que era la muerte;y el horror que producía el cadáver lo convertían en tabú,con el que no podían contagiarse.Los funerales tenían el ritual de tránsito,desde un estado sagrado a otro profano y secular.Se admitía que la muerte no era el final de la existencia,pero se concibe también la otra vida como prolongación de ésta,y enterraban junto al cadáver alimentos,vestidos y objetos personales,enteros o rotos.Hay también distinción entre reyes,nobles y pueblo.
Refiriéndome más concretamente a los hebreos los difuntos se enterraban en cuevas o grutas,y a veces en sepulcros de pozo.Los cadáveres se dejaban sobre bancos excavados en las paredes,aunque los reyes eran enterrados en hipogeos,con varias cámaras,que contenían los restos mortales de varios reyes sucesivos.Las tumbas de la época de los Ptolomeos y Macabeos tenían acceso por una abertura cuadrada practicada en el techo y un bloque de piedra en el suelo servía como escalón para entrar.Cubrían las sepulturas grandes losas sobre las que se ponían las ofrendas.A veces se habrían pozos horizontales (kokim) en los ángulos rectos de las paredes,lo bastante grandes como para enterrar cada uno un cadáver,o a lo sumo dos.En algunas ocasiones servían como pasadizo para entrar a otra cámara secreta,para evitar el saqueo.Generalmente las sepulturas se colocaban lo más cerca posible de las casas.En Hebrón estaba la tradicional caverna sepulcral de Abraham y Sara,de Isaac y Rebeca y de Jacob y Lea,dentro del santuario de Mambré.La supuesta tumba de Raquel estaba señalada por un obelisco,cerca de Efrata,en Belén.Y el sepulcro de José estaba en Siquem.Por todo el país había lugares sagrados,que se consideraban enterramiento de los hijos de Israel,donde se hacían libaciones y otras ofrendas.
La legislación deuteronónica prohibió la necromancia,e intentar mantener contacto con los difuntos mediante oráculos,prácticas adivinatorias y sesiones espiritistas:todo porque Yahweh tenía poder sobre los vivos,y desde el 150 a.C aproximadamente también sobre los muertos.Pero perduró entre el pueblo la creencia de que los difuntos tenían poderes sobrenaturales,e incluso que poseían un conocimiento superior.Incluso se creía en un doble espiritual del difunto (nefesh).En tiempos de Saúl se creía que los difuntos podían ser evocados y materializados por mujeres que hoy llamaríamos mediums,y una técnica similar se utilizaba para consultar los oráculos de Yahweh.El Sheol se representaba a estilo babilónico,como lugar de no retorno,en donde las sobras de los difuntos vivían en silencio y olvido.
Es en el Eclesiastés donde el cadáver vuelve al polvo de la tierra,y el alma como aliento divino (ruach) al dios que la había dado;mientras el alma individual (nefesh) sobrevive en el Sheol.Para el hebreo el ser humano se perdura más a través de sus descendientes.
Hacia el 170 a.C. se dividió el Sheol en departamentos para cada estamento social,con premios o castigos para buenos o malos;situado en el extremo occidental,igual que creían babilonios,egipcios y griegos.Es entonces cuando aparece el Cielo como residencia de Dios y los ángeles,más arriba del firmamento,apoyado en unas columnas,con puertas y ventanas por donde asomaban las estreellas.En realidad siete cielos,donde tenían su morada las diversas huestes de ángeles y bienaventurados.El Paraíso estaba en el tercer cielo,y a él fue llevado primero el alma de Adán,y después la de san Pablo.En el I siglo d.C. los justos fueron al séptimo cielo,mientras los condenados fueron enviados a un lugar de tormentos cuyo nombre se derivó del valle de Hinom,al suroeste de Jerusalén,que durante mucho tiempo había estado asociado con el sacrificio de niños a Moloc,y otras monstruosidades semejantes.
En Grecia la idea de inmortalidad se desarrolló en forma parecida a la israelita,siendo la sombra
de los poemas homéricos el equivalente de los refaim hereos,en sus respectivas moradas infernales.En el Egeo se conservaba el recuerdo de los grandes príncipes,y en la Grecia micénica al jefe del Estado (wamax) se le tributaban honores divinos,tal vez por influencia egipcia.Como estos tholoi contenían cerámica de estilo minoico o micénico tardío,son posteriores a las sepulturas de pozo.Al final del heládico medio (1650-1500 a.C.) se depositaban ricos dones en sepulcros cuidadosamente construidos.Las sepulturas de pozo o colmena debían reservarse para los jefes,pero después se extendieron a todos.Por supuesto,no se enterraba igual al rey que a la plebe,y no son muy históricos los poemas homéricos,donde la inhumación fue substituida por la incineración,y los ajuares y ofrendas funerarias se quemaban con el cadáver en una pira.El funeral de Patroclo sí puede ser algo histórico.Sólo los dioses eran inmortales,pero los héroes recibían,en diverso grado,ascendencia divina y poderes sobrenaturales.
El propósito de los misterios de Eleusis era conseguir una suerte más feliz después de la muerte,con ayuda de símbolos y visiones reveladas en el Telesterio.En los cultos dionisíacos se podía lograr la bienaventuranza eterna adoptando normas de vida órficas,con purificaciones,ascetismos y sacramentos:con premios y castigos después de la muerte.Para Platón el alma es la realidad individual de cada persona,y el cuerpo era sólo su instrumento.

Responder citando mensaje
  #2  
Viejo 25/Mar/09, 15:03
ludag
Iniciado
 
Fecha de ingreso: 25/Mar/09
Mensajes: 1
Predeterminado Corrección

en realidad muchas de esta cultura no era un culto a los muertos, sus fiesta como Samhain para los celta no era una fiesta para los muertos, era una fiesta como los ancestro para recordar a los ante pasados, no a cadáver del muerto, si no a su recuerdo, a su espíritu
Responder citando mensaje
Respuesta