Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
Resumenes Literatura Española (Nivel 700)

Hispavista Foros

» La sociedad de Castellano Ucsh » Resumenes Literatura Española (Nivel 700)

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Tema Cerrado
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 30/Mar/06, 00:12
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Predeterminado Resumenes Literatura Española (Nivel 700)

Aporta tu resumen, en esta sección.
Cabe señalar que la lectura de un resumen, no sustituye la lectura del libro original. La sociedad de castellano no promueve el uso del resumen como sustituto, sino como un material de apoyo a la lectura.
Responder citando mensaje
  #2  
Viejo 30/Mar/06, 00:12
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Exclamation Resumen Lazarillo de Tormes

La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.

Personajes principales

Lazarillo de Tormes: Un pícaro
El ciego: primer amo de Lázaro
El clérigo: amo de Lázaro
El fraile: amo de Lázaro
El hidalgo: amo de Lázaro
Vendedor de bulas: amo de Lázaro
El capellán: Amo de Lázaro
El arcipreste de San Salvador: amo de la mujer que tomó Lázaro por esposa

El nacimiento de Lázaro estuvo rodeado de circunstancias especiales. La noche en que nación, su madre se encontraba en el molino, dónde trabajaba su padre y que se hallaba justamente encima del Tormes, es por eso que Lázaro, considerándose venido al mundo dentro del río, tomó el nombre de éste por apellido.

Tenía Lázaro nueve años, cuando su padre fue acusado de robar harina a lo sacos de sus clientes. Le impusieron un severo castigo, y luego se unió a cierta armada organizada contra los moros, sirviendo como acemilero de un caballero, en cuyo servicio más tarde murió.

Su madre se mudo a la ciudad de Salamanca, y allí comenzó a ganarse la vida preparando comida para los estudiantes y lavando ropas a los mozos del Comendador de Magdalena. Entabló gran amistad con uno de estos mozos, Zaide, un palafrenero negro al que dio un hijo, un pequeño inconveniente para Lázaro, pero fácil de perdonar por la cantidad de comida, bebida y leña que éste traía en cada una de sus visitas diurnas. Pero el dueño de estos artículos notó la falta, y al generoso palafrenero le tocó saldar la cuenta, recibiendo una buena cantidad de azotes sobre sus espaldas. En el castigo también entró la madre de Lázaro, que recibió en las suyas el consabido centenar, Lázaro, ya adolescente, para evitar mayor vergüenza decidió mudarse de barrio, y comenzó a trabajar en un mesón.

Al mesón llegó un día un ciego, que como necesitaba un guía, le pidió a la madre de Lázaro que le permitiera llevárselo consigo. La madre aceptó la propuesta y escuchó del ciego la promesa de tratar al muchacho, no como a un mozo, sino como a su propio hijo.

El primer amo de Lázaro se convirtió pronto en su maestro en el arte de sobrevivir a costa de los demás, pues el ciego, lejos de lo que apariencia y edad indicaban, era astuto y cruel. La primera lección la recibió el muchacho poco antes de salir de la ciudad , cuando el ciego le pidió que pusiera el oído contra un toro de piedra y escuchara el ruido extraño que provenía de su interior. Lo que Lázaro escuchó durante tres días fue el retumbar del tímpano, pues el viejo, cuando el inocente intentaba obedientemente escuchar el ruido, le lanzó la cabeza contra la dura superficie de piedra.

Como el ciego no le daba a beber vino-al que Lázaro se acostumbró en mesón-el jovenzuelo trazó un ingenioso plan para satisfacer su necesidad. Abrió un agujero en el jarro del ciego y lo tapó con un poco de cera; cuando comían al fuego, Lázaro, con el pretexto de que sentía frío, se instalaba entre las piernas del ciego para así poder beber vino que manaba del orificio al que el fuego había derretido la cera. Un día en que Lázaro se encontraba totalmente desapercibido con los ojos semicerrados, libando gustosamente, recibió en plena cara un jarrazo, lanzado con todas sus fuerzas por el ciego. Con tal golpe, le partió algunos dientes y le dejó marcada la cara.

Lázaro llevaba al ciego por los peores caminos; los llenos de piedra y lodo. Una vez, sin reparar en las consecuencias, le cambió una longaniza por un nabo. Lázaro se supo defender bien de las acusaciones del ciego; pero éste, resuelto a comprobar sus sospechas a como diera lugar, e intentando oler al joven, le metió la nariz tan adentro que Lázaro terminó por devolver la tan perseguida longaniza. Al incidente le siguieron los consabidos golpes, y a pesar que alguien salió a defender al joven, quedó con pocos pelos y la cara y el cogote rasguñados.

Lázaro decidió abandonar al ciego, y un día en que llovía y la noche se empezaba a aproximar, el ciego le pidió a Lázaro que lo dirigiera a la posada. Como por las lluvias se había formado un arrollo, Lázaro, mientras Lázaro le decía al ciego que lo llevaba a un lugar dónde el curso del agua se estrechaba, en realidad lo llevaba frente a un pilar. Al saltar el ciego, supuestamente para rebasar el arrollo, se topó de frente con el poste, abriéndose la cabeza y quedando medio muerto. Mientras muchos venían a socorrerlo, Lázaro salió de la ciudad.

Su segundo amo fue un clérigo pobre que estuvo muy cerca de matarlo de hambre. Cada cuatro días le daba una cebolla, y se salvó gracias a lo que comía en los funerales. El clérigo guardaba el pan en un arca de la que Lázaro se agenció una llave, y por las noches iba en busca del pan. Mordisqueaba los distintos panes para que pareciera que era obra de ratones. El clérigo, tapó los agujeros del arca, pero Lázaro abrió otros; puso trampas, pero Lázaro se comió el queso. Entonces, cuando creyó que quién se comía el pan era una culebra, empezó a velar en las noches, y a cualquier ruido creía que era la culebra que roía el arca y salía en busca de un garrote. Una noche el silbido de la culebra lo llevó hasta el lugar dónde yacía Lázaro, y así se dio cuenta de que el joven y la culebra eran la misma persona. El silbido lo producía Lázaro con la llave que guardaba durante la noche en la boca.

Una vez recuperado del garrotazo que le propinó el clérigo, tuvo que buscar un nuevo empleo, y en su búsqueda se mudo a una ciudad grande: Toledo.

Lázaro comenzó a vivir de la caridad. Hasta que un día topó con un joven escudero quien le ofreció que se integrara a su servicio, Lázaro, feliz, dándole gracias a Dios por haber conseguido al fin un amo rico, lo siguió todo el día hasta que llegaron a la casa. Su desilusión comenzó cuando vio que ésta era lóbrega y se hallaba desnuda de muebles. Viendo, después de esperar un rato, que la comida no llegaba, Lázaro comenzó a satisfacer su hambre con unos mendrugos que aún guardaba en su seno, en esto se le acercó el nuevo amo y tomó el pedazo más grande y tierno. La situación del joven pícaro se tornó peor, pues ahora tendría que alimentar dos bocas.

Por esos días el escudero consiguió suficiente dinero para poder enviar a Lázaro a comprar vino, pan y carne. En el camino el criado se encontró con un cortejo fúnebre, y al escuchar ala viuda lamentarse, y en altas voces decir a su marido que lo llevaba a la casa lóbrega y oscura dónde nunca se comía ni se bebía, Lázaro pensó que hablaba de la casa de su amo, y en la creencia de que para allá llevaban al muerto volvió muy atemorizado. Su amo, después de reír hasta más no poder, lo sacó de su error y de nuevo lo mandó en búsqueda de comida.

Por último, un día el escudero desapareció, y Lázaro quedó como responsable ante el dueño de la casa que le demandaban el alquiler, y para cobrarlo envió un alguacil y un escribano. El joven logró convencerlos de su inocencia y lo dejaron irse en paz en busca de un nuevo amo.

Sirvió entonces Lázaro a un fraile de la Merced, más amigo del mundo seglar del convento. Con él estuvo sólo ocho días, pues aunque fue el primero que le dió un par de zapatos, le hizo trotar más de lo que le gustaba y hacer unas cosillas de las que prefiere no hablar.

Comenzó entonces a servir a un vendedor de bulas, del que se rumoreaba que vendía falsas indulgencias. Un día un alguacil lo acusó de fraude, y el bulero rezó ante todos pidiendo que aquél que lo acusaba fuese castigado, y en ese momento el alguacil cayó al suelo y comenzó a bramar y a expulsar espuma por la boca. Por último, tuvieron que despertar al bulero de un aparente estado místico, le pidió entonces a Dios que perdonara a aquel pecador del alguacil; le puso la bula en la cabeza y poco a poco el alguacil fue volviendo en sí, hasta que ya en control de sus acciones, le pidió perdón al bulero. La admiración de Lázaro hacia su amo terminó cuando lo vio a la salida del pueblo reunirse con el alguacil, y entre risotadas y burlas repartirse el dinero de las bulas. Cuatro meses estuvo Lázaro con el rufián del bulero.

Después de trabajar con un maestro pintor de panderos, pasó al servicio de un capellán que lo instaló como aguador y al que sirvió durante cuatro años, al término de los cuales tenía suficiente dinero como para comprarse una ropa nueva que le daba el aspecto de un hombre de bien.

Tras instalarse con un alguacil- al que abandonó rápidamente al considerar el oficio peligroso- consiguió, merced a la influencia de algunos amigos, un oficio real, de pregonero, que además le permitía estar al tanto de muchos negocios. Los de vino no se llevaban a cabo si Lázaro no estaba presente en ellos. Uno de los personajes a los que les pregonaba el vino, era el arcipreste de San Salvador, quién le ofreció como esposa a una de sus criadas, ala que favorecía constantemente con regalos. Cuando la gente intentaba indicarle que su mujer era la manceba del arcipreste y que lo había casado con ella para encubrir sus amoríos, Lázaro les contestaba que su mujer era tan honesta como cualquiera de las otras Toledanas, y que estaba dispuesto a matar al que cualquier otra cosas le dijera, así nadie se atrevió a decirle nada más y vivió en paz en su casa, pues como el mismo decía, estaba en su prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna.

¡ Tan tan....!
Responder citando mensaje
  #3  
Viejo 2/Apr/06, 16:04
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Exclamation Resumen Amadís de Gaula

El Amadís de Gaula

Personajes Principales

Amadís: Valiente caballero de Bretaña
El rey Perión: padre de Amadís
La princesa Elisena: madre de Amadís.
Galaor: hermano de Amadís; hijo del rey Perión.
Lisuarte: rey de Gran Bretaña.
Brisena: reina de Gran Bretaña.
Oriana: hija de los reyes de Gran Bretaña, amada de Amadís.
Urganda: una maga
Arcalaus: un mago


Al principio de la era cristiana, vivió en Bretaña un rey llamado Garinter, quien había casado a su hija mayor con el rey de Escocia; pero su hija más pequeña, Elisena, no encontraba atractivos en ninguno de los pretendientes que llegaban a la corte. Un día su padre hospedó al rey de la Gaula, Perión, al que había visto derrotar a dos poderosos caballeros y matar a un león. Éste y la princesa bretona se enamoraron, y con la ayuda de su doncella Darolieta, Elisena y su amado tuvieron un encuentro secreto en los jardines del palacio. Diez días después, el rey Perión se marchó.

Pasados nueve meses, Elisena dio a luz un niño, y gracias a la inestimable colaboración de Dalioreta, logró encubrir su desliz. Fue esta la última quien llevó al niño a un río que fluía cerca del palacio, y lo depositó en una barca. Al recién nacido le acompañaban la espada de su padre, un anillo, y un pergamino que lo llamaba Amadís el eterno, y lo declaraba hijo de un rey. La barquilla llegó hasta el mar, donde por suerte la vio el caballero Gandales, que iba rumbo a Escocia. Recogió al niño Amadís, a quien llamó “el Doncel del mar”, y lo educó junto a su hijo Gandalín.

Cuando Amadís tenía tres años, Gandales salvó a la maga Urganda de un caballero que la perseguía, y el hada le vaticinó que su hijo adoptivo se convertiría, con el tiempo, en la flor de la caballería, en el más honorable caballero del mundo, y le prometió que lo ayudaría en cualquier momento en que lo necesitase.

Cuando Amadís tenía siete años, el rey de Escocia , Languines, se lo llevó a su corte para educarlo entre sus caballeros. Cinco años después, pasaron por esas tierras los reyes de Inglaterra, Lisuarte y Brisena, quienes se dirigían hacia sus territorios a tomar posesión de ellos. La real pareja solicitó del rey de Escocia que le permitiera dejar con él a su hija Oriana.
Languines consintió encantado, y le asignó a la princesa, como escudero al Doncel del Mar.

Los dos niños se enamoraron tan profundamente, que su amor no sería destruido ni por el tiempo ni las tribulaciones. Para hacerse digno de Oriana, Amadís decidió hacerse armar caballero. Oriana, para ayudarlo en su empeño, solicitó del viejo amigo de su padre, el rey Perión, que se hallaba en Escocia en busca de auxilio contra su enemigo el rey de Irlanda, que armara caballero a Amadís. Así lo hizo el rey Perión, sin saber que hacía este honor a su propio hijo, y sin saber Amadís que lo recibía de su propio padre. Entonces salió en busca de aventuras y con la esperanza de conquistar la fama.

En un bosque se encontró con Urganda, quién lo proveyó de la lanza con la que más tarde rescataría al rey Perión de las manos de unos caballeros irlandeses, además de jurar auxiliar al rey siempre que se hallase en peligro. Muchas otras aventuras siguieron a ésta, a cuál más fantástica y extraordinaria. La más peligrosa fue probablemente aquella en la que tuvo que enfrentarse a Galpano y a sus dos hermanos, quienes tenían por costumbre asaltar y robar a los viajeros; y de estos encuentros el noble Amadís salió tan mal parado, que sólo gracias a los cuidados de un buen amigo logró recuperar la salud.

Mientras Amadís buscaba la fama, sus padres se habían casado. Del pasar haber perdido a su primer hijo, los consoló la llegada de un segundo varón, Galaor. Y para mayor felicidad, reconocieron en Amadís, el valiente caballero que tan bien había defendido siempre al rey, a su hijo abandonado. El feliz suceso ocurrió durante las fiestas de celebración por la victoria sobre los irlandeses, a cuyo paladín el joven había derrotado, y en las que portaba el anillo que su madre había puesto con sus pertenencias al abandonarlo. Amadís sin embargo, permanecía triste, pues no se consideraba digno de su amada Oriana. Cuando se encontraba visitándola en Vindilisoria, lo llamaron con urgencia para que fuera al rescate de su hermano Galaor; pero no hubo tal llamado, pues en realidad fue un truco del mago Arcalaus, quién mediante encantamientos desarmó al caballero.

A Oriana la visión de Arcalaus en el caballo de Amadís y portando sus armas, casi le cuesta la vida; sólo nuevas noticias de las hazañas de su amado le retornaron el halito. Peor Arcalaus no cesaba, e hizo desaparecer al rey Lisuarte, para poder raptar así a Oriana, que fue rescatada por Amadís y su hermano Galaor, a quién el propio Amadís había armado caballero.

Pero ni esta hazaña, ni la de haber rescatado ala reina de Brisena del traidor Barsinan que se había apoderado del reino, lo hicieron merecedor de ka mano de Oriana ante los ojos del rey Lisuarte, que había reaparecido.

Con otros caballeros partió hacia Isla Firme, donde se encontraba Apolidón, hijo del rey de Grecia. Aquí este último había encontrado refugio tras fugarse con la hija del Emperador de Roma. En esta tierra recibió Amadís un mensaje de Oriana en el que firmaba como la dama a la que la espada de Amadís le había atravesado el corazón. Se describía así por haber prestado oídos a las insidias de un enano malvado que alegaba que Amadís le era infiel.

Tal fue el sufrimiento del caballero, que cambió su nombre por el de Beltenebros, y se refugió en una ermita en la Roca Pobre, convencido de que Oriana lo había injuriado.

Para que mayor fuera el equivoco, Lisuarte había concedido la mano de su hija al Emperador de Roma. Al conocer Amadís que Oriana era transportada a Roma en una flota, se lanzó a su encuentro, y bajo el nombre de “El caballero griego” derrotó la flota y llevó a Oriana de retorno a Inglaterra. Lo único que pidió a cambio fue que no establecieran de nuevo alianzas tan dispares. El rey consideró el hecho como una afrenta y atacó Isla Firme. El mundo de la caballería se dividió en dos frentes. Arcalaus, que odiaba tanto a Amadís como al rey de Inglaterra, quiso aprovechar la situación y convenció al rey Arábigo, que se lanzó al pillaje. Amadís, advertido de la situación por el caballero Esplandián, salió en ayuda del rey de Inglaterra. Con este gesto la enemistad quedó atrás, y Amadís y Oriana se pudieron casar en Isla firme. Pasaron bajo el Arco del Verdadero Amor-lo que sólo podían hacer los amantes fieles-, y se encontraron en una cámara nupcial mágica custodiada por unos caballeros invisibles.


¡¡ Eso es to.. eso es to.. eso es todo amigos!!
Responder citando mensaje
  #4  
Viejo 2/Apr/06, 16:04
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Exclamation Resumen Cantar del mio Cid.

Resumen del poema de Mio Cid.

Cantar primero, el destierro de Mio CID.

El Rey de Granada Almudafar, quería atacar al Rey de Sevilla, Almutamiz, (estos dos se odiaban a muerte), Almudafar, tenia `amistades', o contactos muy poderosos, conde García Ordoñez, y Fortún Sánchez -- yerno del Rey don García de Navarra - y Lope Sánchez... todos estos, querían calentar al Rey de Sevilla, el Cid, no le gusto mucho lo que iban a hacer así que, les mando unas cartas suplicándoles que no atacaran al Rey de Sevilla. El Rey de granada y su `tropa' pasaron de las suplicas del Cid, y atacaron al Rey de Sevilla, Almutamiz, el Cid reunió fuerzas y se enfrento al Rey de Granada, derrotándole. Todo lo que consiguió en esa batalla, se lo llevó al Rey de Sevilla. Este le dio el sobrenombre de CID CAMPEADOR, el Cid lo agradeció, y su Rey Alfonso VI, se sentía orgulloso de su vasallo. La gente se sentía envidiosa, y empezó a hablar mal del Cid, el Rey como tenia algo de rencor, por algo que le había hecho en el pasado el Cid, no tardo mucho en escucharlos. El Cid estaba muy contento, pero de repente, llegó una carta diciendo que sé fuera del reino en un plazo de unos nueve días, reúne a sus vasallos, y estos se destierran con él, se van de vivar, pero en Burgos nadie se atreve a hospedarle, ya que el Rey ha dicho que el que lo hospede, ¡que se prepare!. Así es que el Cid y sus vasallos, siguieron su camino, llegó Martín Antolinez, para proveer de bienes al Cid, como el Cid estaba empobrecido se le ocurrió hacer unas arcas, y llenarlas de arena, y vendérselas a Raquel, y Vidas (unos judíos), se trató y se las vendió por unos seiscientos marcos.

El Cid parte hacia Cardeña, mientras que Martín Antolinez se vuelve a casa. El Cid se despide de su mujer y de sus hijas y le deja al abad don Sancho unos 150 marcos para que cuide a su familia y le dice que por cada uno que gaste él le dará cuatro más. Se despide y se va (con él se van un centenar de castellanos),

Caminan toda la noche hasta llegar a Castejón, que cae en poder del Cid (por sorpresa). Más adelante en el reino moro de Toledo, tributario del Rey Alfonso, se marcha (pasa de largo porque no quiere lidiar con el Rey Alfonso). El Cid acampa sobre Alcocer, y se enfrenta a los moros que son muchos más que él, derrota a los moros, y se lleva un gran botín, tiene clemencia con los moros, y los pone a servir. Más adelante, el Cid se va de aquí, y vende el castillo de Alcocer a los moros. Entra en el reino del Rey de Barcelona, y este se pone echo una furia, el Cid trata de calmarlo, pero el Rey le ataca, vence el Cid y hace prisionero al Rey, el cual quiere morirse de hambre, el Cid no lo permite y lo deja marchar a cambio de que coma algo.

Cantar segundo, cantar de las bodas.


A partir de aquí, el Cid se dirige a Valencia, donde poco a poco vence a los moros y al Rey de Sevilla, y se hace con todo el reino de Valencia, manda unos regalos al Rey Alfonso. Este los acepta y perdona al Cid y permite que este se lleve a sus hojas y a su mujer, a valencia, Minaya, que es el intermediario, se lo agradece, y se va. Los Infantes que ven que el Cid se hace rico y que esta forrado, y se quieren casar con las hijas del Cid, hablan con el Rey Alfonso, y este le dice arreglan una cita con el Cid, en estas vistas (en el río Tajo) acuerdan que se casen y se casan, el representante del rey Alfonso, que es Minaya, casa a los Infantes con las hijas del rey, el Cid y sus hijas están muy contentos. Pasados unos días cuando el rey marroquí, llamado Bucár, quiso conquistar valencia, los Infantes se echaron atrás en la batalla, y el Cid les dijo que no hacia falta que lucharan.

Cantar tercero, cantar de corpes

Estando el Cid dormido, el león que tenia, se escapó los Infantes se asustaron, y se escondieron, y el Cid se enfrentó al león y lo acobardó. Entonces los Infantes fueron objeto de risas y de bromas. Para vengarse, decidieron ir a Carrión y llevarse a las hijas del Cid, y maltratarlas por el camino, así hicieron y cuando el Cid se enteró avisó al rey don Alfonso y le dijo que quería concertar una corte en la que el pudiera retar a los Infantes de Carrión, y así vengar el mal que le habían hecho a su hijas. El rey Alfonso acepto, y quedaron un día determinado para realizar la corte, ese día el Cid llegó y pidió a los Infantes que le devolvieran las espadas, Colada y Tizón, ellos se las dan, el Cid vuelve a reclamar los tres mil marcos que les habían dado, ellos como ya se los habían gastado, le pagaron con especies de Carrión. Entran en la corte los Infantes de Navarra y Aragón, que piden al Cid la mano de sus hijas, y este las acepta, y de nuevo las pone en manos de rey don Alfonso. Los retos de los del Cid a los de Carrión: martín Antolinez, con Diego González, vence Martín. Muño Gustioz, vence a Asur González Pedro Bermúdez vence a Fernando. Los del Cid vuelven a valencia con la cabeza alta y el Cid casa a sus hojas con los Infantes de Aragón y Navarra, están muy felices y se acaba el cantar.



¡¡¡The end !!!

Úlima edición por Liev fecha: 2/Apr/06 a las 16:04. Razón: SACADO DE INTERNET
Responder citando mensaje
  #5  
Viejo 5/Apr/06, 12:12
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Predeterminado Aporten con resúmenes

Una compañera necesitaba con urgencia el resumen de Huizinga y nadie lo subió.
Responder citando mensaje
  #6  
Viejo 7/Apr/06, 18:06
Lucith
Miembro
 
Fecha de ingreso: 29/Mar/06
Mensajes: 20
Cool

Pongan un buen resumen del quijote es muy largo y la verdad no me acuerdo y no tengo ganas de volverlo a leer ahorita
Responder citando mensaje
  #7  
Viejo 9/Apr/06, 01:01
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Predeterminado Esta semana

Dentro de la semana, subiré un buen resumen del Quijote
Responder citando mensaje
  #8  
Viejo 9/Apr/06, 01:01
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Predeterminado De todas maneras

Falta cooperación en el foro.
Todos debemos completar una buena cantidad de resumenes.
Responder citando mensaje
  #9  
Viejo 19/May/06, 03:03
Liev
Miembro
 
Fecha de ingreso: 26/Mar/06
Mensajes: 75
Predeterminado Insisto

falta CooperaciÓn En El Foro
Responder citando mensaje
Tema Cerrado