Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
La Sabiduría de Nuestros Antepasados.

Hispavista Foros

» Esoterismo_Ocultismo » La Sabiduría de Nuestros Antepasados.

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 31/Jan/00, 00:12
marcial
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.317
Predeterminado La Sabiduría de Nuestros Antepasados.

La Sabiduría de Nuestros Antepasados.
===============================================
"Lo que una generación considera como la cumbre del saber, es a menudo considerado como absurdo por la generación siguiente, y lo que en un siglo pasa por superstición, puede formar la base de la ciencia en el siglo venidero".
(Teofrasto Paracelso)
.
"Muchas de las que, no hace tanto se juzgaban supersticiones de las culturas pretéritas, se han reconocido ahora como núcleos de una antiquísima ciencia secreta; y no pocos descubrimientos modernos tienen en dicha ciencia secreta su origen y su fundamento"(1). -
(Max Toth y Greg Nielsen).
Nuestra civilización tiene la creencia generalizada de que el conocimiento actual es lo más avanzado que la humanidad ha logrado hasta hoy. Generalmente se cree que nuestros antepasados eran ignorantes y supersticiosos, y que los conocimientos astronómicos, matemáticos, geodésicos, etc., son privilegio de nuestra actual cultura.
Los descubrimientos arqueológicos realizados hasta la fecha han puesto en evidencia los avanzados conocimientos que poseyeron antiguas civilizaciones, los que aparentemente les permitieron realizar edificaciones asombrosas, muchas de las cuales aún no se han podido descifrar o comprender en su totalidad. Tal es el caso, por mencionar algunos de los más populares, de las pirámides de Egipto, las pirámides Mayas, los zigurates Mesopotámicos, ciudades ancestrales en América, como Tiahuanaco, Teotihuacan, Machu-Pichu, Tikal, Palenque, etc., y más atrás los sitios prehistóricos con emplazamientos megalíticos (Stonehenge y Avebury en Inglaterra, Carnac en Francia, Iona en Escocia, Fata en Irlanda, el Mollar en Argentina, etc.), plagados de Dólmenes y Menhires.
Al estudiar estas edificaciones antiguas, así como los templos tibetanos, hindúes, griegos, etc., incluso las catedrales europeas de la Edad Media, se observa que sus constructores poseían, no solo conocimientos avanzados, sino similares ! El origen de estos conocimientos se pierde en la noche de los tiempos, ya que las construcciones megalíticas, las construcciones humanas conocidas de mayor antigüedad, evidencian ya el uso de tales conocimientos.
Por ejemplo, los círculos de piedra, como Stonehenge en Inglaterra, siguen esquemas numéricos tales que, la geometría de sus formaciones revela, desde entonces, el uso de triángulos equiláteros, los que fueron miles de años después atribuidos a Pitágoras, así como el conocimiento del valor "Pi" . Cada edificación megalítica cuenta también con un punto o puntos específicos desde el que pueden ser observadas y que las vinculan con las estaciones del año, calendarios y observatorios astronómicos, existiendo alineamientos con la luna, el sol y otras estrellas.
Las medidas astronómicas efectuadas por los pueblos antiguos han siempre sorprendido a los científicos modernos por su exactitud. Los babilonios habían calculado el movimiento diario de la luna en 13º10'35" (Geminus) o sea con un error de 1". Conocían los diámetros máximo y mínimo lunar lo que difícilmente puede lograrse sin instrumentos ópticos. Un grado notable de conocimiento astronómico era también exhibido por los antiguos Mayas que calculaban la revolución sinódica de la Luna en 29.53059 -que es el valor actual. En referencia a la duración del año el cálculo maya era de 365.2420 días y el cálculo moderno de 365.2422. Respecto de este notable cálculo Laplace opinaba que debieron obtenerlo de alguna parte pues el grado de evolución cultural de los precolombinos hacía imposible un conocimiento tan exacto de los valores astronómicos. Los egipcios, por su parte, calculaban el año con una duración de 365.2425 que ellos hacían corresponder al ciclo de Sirio (Sothis) lo cual, desde ya, implica un avanzado conocimiento astronómico. Se requieren prolongados y exactos estudios para detectar tanto el período como la particularidad ofrecida por Sirio de ajustar su salida helíaca a la duración del año trópico. Lo sorprendente es que esto era ya conocido por los egipcios en las primeras dinastías, lo que implica milenarias observaciones astronómicas más allá del tercer milenio antes de nuestra era.
Es evidente que a través de los siglos el hombre ha sido consciente de las influencias cósmicas. El movimiento del sol, la luna y otros astros en el firmamento, eran aspectos de vital importancia en la arquitectura, la agricultura y la vida en general.
Otro aspecto de similitud consiste en el hecho de que muchos de estos lugares fueron utilizados como centros de culto; pero no cultos supersticiosos donde se daban rituales ineficaces, sino prácticas de una verdadera magia natural, una ciencia sagrada. Tradicionalmente, un espacio sagrado es un lugar al que se puede ir para lograr ayuda al entrar en contacto con reinos no físicos; estos pueden ser de emoción, de intuición y del espíritu. Mediante la geometría (sagrada), los espacios fueron templados como un instrumento musical de manera que resonaran en una frecuencia que ayudase al visitante a conectarse con lo espiritual.
La mayoría de estos lugares también estaban orientados hacia un cuerpo celeste como el sol o la luna, que se elevan o se ponen en un día particular como los solsticios o los equinoccios. Esta orientación indicaba al visitante o suplicante el momento en que el lugar se hallaba en su potencial máximo.
Hay que agregar el hecho, comprobado en múltiples ocasiones por especialistas, de que estas edificaciones se encuentran emplazadas en lugares particulares del planeta, donde se detectan emanaciones intensas de "cierta energía". Toda la tierra es sagrada; no obstante, existen ciertos lugares donde las energías de la tierra se concentran, donde es más fácil para nosotros los humanos entrar en contacto con los reinos espirituales. Nuestros antepasados sabían esto y localizaban sus templos sobre centros de poder de la energía de la tierra, lugares donde las energías activas y receptivas de la tierra se reunían. Estos sitios han sido denominados algunas veces como "Lugares Cumbre" o "Sitios de Poder".
Todo esto indica que existió un sistema de saberes antiguos, aunque velado por la alegoría y el símbolo, que ha sido ignorado o despreciado durante siglos por la ciencia oficial. Muy probablemente existió una cultura ampliamente distribuida (¿ la Atlante tal vez ?) que llevó con ella todo este conocimiento a los lugares donde estableció colonias. Nuestros antepasados ya conocían lo que actualmente nuestra ciencia moderna está redescubriendo: que todas las criaturas terrestres son influidas por fuerzas cósmicas sutiles; que toda forma de vida contiene lo que los biólogos llaman un "reloj biológico" y una "brújula". Estos están sintonizados con los débiles campos terrestres gravitacionales, electromagnéticos y electrostáticos, que a su vez son influidos por los minerales de la tierra, corrientes de agua subterráneas, fases de la luna, perturbaciones solares, por los movimientos de los planetas y estrellas, y obviamente, por las edificaciones y hábitats artificiales que nos construimos.
"Para distinguir los edificios capaces de convocar en su interior la energía cósmica, es necesario comprobar la existencia de cuatro características básicas que los diferencia de los simples lugares de culto: una orientación adecuada que permite utilizarlos para predecir los movimientos de los astros y para un mejor aprovechamiento de la bioenergía; la utilización de unos materiales concretos en su construcción; su realización según medidas y principios geométricos específicos; y finalmente, la existencia de intensas fuerzas telúricas en el emplazamiento"(2).
(1) Del Prólogo de "El Poder Mágico de las Pirámides" - Max Toth y Greg Nielsen - Editorial Martínez Roca, S.A. 1977.
(2) "El Poder de las Pirámides" - Emilio Salas y Román Cano - página 150 - Editorial Martínez Roca, S.A. 1978.
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #2  
Viejo 3/Feb/00, 00:12
dual
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 5
Predeterminado No hay nada nuevo bajo el Sol.

No hay nada nuevo bajo el Sol.
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #3  
Viejo 3/Feb/00, 00:12
ya_ves
Novato
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1
Predeterminado No hay nada nuevo bajo el Sol.

> No hay nada nuevo bajo el Sol.
>--------------------------------------------------
Acabas de descubrir América por lo menos eh
--------------------------------------------------
Responder citando mensaje
  #4  
Viejo 19/Mar/08, 11:11
victosr32
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 1/Feb/08
Mensajes: 622
Predeterminado

Mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
Responder citando mensaje
Respuesta