Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
Origen de los Vascones

Hispavista Foros

» Origen de los Vascones

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 7/May/04, 11:11
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado Origen de los Vascones

El origen de los vascones
May 7 2004 at 10:30 AM

Ningún investigador cree hoy en el supuesto origen misterioso de la lengua y etnia vasca y todas las crónicas de la historia demuestran que aquellos hombres a quienes los celtas pusieron el nombre de vascones (barscunes que en lengua celta significa los de lo alto o los de la cima) y a quienes los romanos describieron como guerreros salvajes de razas varias y de lengua y costumbres diferentes en todo a los pueblos celtas de la zona (180 aC), no eran pobladores autóctonos del lugar donde los celtas les dieron el nombre sino que provenían de las tropas bereberes que abandonaron a Anibal (219 aC), cuando, a punto de atravesar los Pirineos, se enteraron que marchaban a luchar contra Roma.
Es inexplicable que los nacionalistas vascos, que han dedicado tanto tiempo y esfuerzo a desentrañar su pasado y a reconstruir su historia, no hayan dado ninguna explicación sobre el destino de aquellas tropas que huyeron en desbandada precisamente en el lugar donde años después los romanos localizaron a los vascones. La ignorancia del suceso resulta especialmente sospechosa teniendo en cuenta que es la única explicación de la presencia de los vascones en aquella zona, de los saqueos continuos que a partir de entonces empezaron a sufrir los moradores celtas de aquellos solares hasta bien entrado el S XIV y de la invariable colaboración posterior de los vascones con todas las tropas bereberes que llegaron hasta allí, como las sarracenas de Muza. El rastro descrito a partir de las crónicas de Tito Livio (XXI 1,2,3,4-24), Polibio (III,33,34,35) y Estrabón citando las de Ptolomeo, así como las restantes crónicas y restos arqueológicos, hace coincidente la lengua hablada por aquellos hombres que los celtas llamaron vascos y la presencia en Hispania de los bereberes libiofenicios y tingitanos de Mauritania que solían incorporar los ejércitos íberos primero y cartagineses después. En el caso concreto de los vascones, su instalación en las cumbres navarras, coincide con el itinerario de la marcha de Aníbal contra Roma desde Cartago, de cuyas tropas huyeron al menos 20.000 hombres poco después de pasar el Ebro y antes de cruzar los Pirineos en el año 219 aC, al correrse la voz entre las tropas de que Aníbal los dirigía contra Roma. Fué precisamente allí donde unos 40 años más tarde encontraron los romanos a aquella tribu de razas varias diferentes en todo a los pueblos celtas de la zona y a quienes estos llamaron barscunes. Aníbal había partido con 90.000 hombres más la caballería y al cruzar los Alpes quedaban 60.000 y la caballería.
La lengua vasca y berebere, en particular la hablada en la región de los montes Atlas de la antigua Mauritania y los territorios de la antigua Persia, sigue mostrando evidente similitud a pesar del tiempo transcurrido y de las distintas influencias recibidas; esta similitud actual, era identidad en las fechas en las que aparecieron los vascones en la montaña navarra, como confirman los nombres, toponimia y vestigios arqueológicos encontrados en la península. Los almohades procedentes del Atlas marroquí que invadieron la península ibérica rezaban, se comunicaban y hacían sus discursos en la lengua berebere amazigh. De esta lengua ha quedado abundante toponimia tambien en las islas Canarias donde las tribus bereberes allí asentadas entraron en un proceso de tribalización similar al de los vascones en la montaña navarra; de raiz berebere son las palabras guanches (gu, nosotros), gomera (komera-), adeje (adegi), tacoronte (toki-gorontz), tegueste (tegi-geste), agulo (agun-lo) etc. Tambien son de lengua amazig los nombres amaya y areitio comunes entre los tingitanos de Mauritania que entraron con Abderraman III en el 912; erio, derramamiento, manantial, exaltación, areitio palabra que anunciaba el final de la ceremonia de desvirgar a la novia los tingitanos, que al igual que los vascos encuentran también sus raíces en Egipto. Posteriormente, la identidad de la lengua vasca y berebere sigue manifestándose en los manuscritos del siglo XVI de los archivos coloniales galos de Aix-en-Provence escritos en la lengua amazigh.
Al igual que las lenguas indoeuropeas, que son dialectos de la lengua celta, la diversidad en el panorama de la lengua berebere tiene un único sustrato básico - camítico que es el libio antiguo, y al igual que las indoeuropeas, la berebere es una única lengua fragmentada en dialectos. Los primeros Indo-Europeos en alcanzar Europa fueron los celtas. Desde el primer milenio aC, los pueblos de la Europa Occidental conocían y utilizaban la escritura. Los textos que han sobrevivido, que datan de unos 500 aC, establecen el mapa lingüístico europeo de la época y de ellos se desprende que la gran mayoría de las lenguas modernas europeas pertenecen a una única gran familia llamada Indo-Europea. Todas estas lenguas descienden de un ancestro común, o lo que es lo mismo, todas surgieron de lo que no era otra cosa que dialectos regionales de una misma lengua. En el siglo 500 aC las lenguas celtas se hablaban en la mayor parte de España y Francia, Austria, Suiza, Sur de Alemania, Norte de Italia, Bretaña e Irlanda. La lengua celta ya se hablaba en la Península ibérica un siglo antes de que los celtas poblaran el norte de Italia. Las primeras manifestaciones culturales que se conocen en la Península, como la cultura de Argar y la cultura de los Campos de Urnas mantienen una sintonía plena con demostraciones culturales centroeuropeas y dan cuenta de la profundidad y calado de la cultura celta en la España prerromana. Nada sabemos de las lenguas que podían haberse hablado con anterioridad.
La indoeuropeizacion de la península por los celtas se produjo en dos oleadas, protoceltas 900-850 aC y celtas entre 650-500 aC. En esta época el este y el sur de la península eran poblaciones iberizadas. Los celtas usaban la escritura y dejaron legados escritos, entre los que destaca la tabla de Botorrita. Los Iberos que entraron a partir del 600 aC por la costa levantina llegando hasta la costa de Francia, tambien desarrollaron escritura y dejaron abundante legado escrito
Los vascones, no guardan relación étnica, linguistica o cultural con los celtas ni con los iberos. De las fuentes de Estrabon, referidas seguramente a los protoceltas (ilirios), se deduce que los celtas cántabros habitaban toda la costa hasta el Pirineo. Además del Norte de España, los celtas ocupaban gran parte del centro. Mas tarde, las crónicas históricas del año 456 dC sitúan en Navarra a los celtas berones y autrigones, en el solar junto al Cantábrico que hoy se denomina País Vasco, a los Caristios en Vizcaya y Alava hasta el Sur de Vitoria, los Autrigones en Vizcaya y los Vardulos en Guipúzcoa y Norte de Alava, todos ellos celtas, étnica y lingüísticamente afines y del mismo tronco cántabro.
A pesar del escaso interés que los vascones suscitaron en la historia, donde únicamente son mencionados para describir su salvajismo y los saqueos y matanzas que perpetraban sobre los pueblos celtas de la zona, los datos aportados por las fuentes y vestigios arqueológicos son suficientemente esclarecedores como para deducir que el mito que han elaborado los nacionalistas vascos sobre su supuesto origen enigmático y su supuesta condicion de pueblo autóctono e incluso anterior a los celtas que poblaban el solar navarro, pirenaico y cantábrico, no es más que un planteamiento voluntarista carente de toda base científica y contradictorio con los datos y testimonios existentes:
1º Los vascos no tenían nombre para denominarse a si mismos, lo cual quiere decir que carecían de identidad como tribu o grupo étnico (hasta que Sabino Arana inventó el término eusk para denominar a la nación vasca que propugnaba), lo que es claro indicio de que su presencia en las montañas navarras fue consecuencia de un hecho sobrevenido y no de su evolución natural como pueblo, tribu o grupo étnico de aquellos solares. El nombre vascones que los celtas les dieron tambien lo indica así, ya que no responde ni a una denominación de familia o cum (clanes), ni tampoco a una identidad racial o cultura del grupo humano o tribu, como era la costumbre celta, sino que aludía únicamente a su localización en un punto determinado, la parte mas alta de la montaña navarra, por lo que el término vasconum no puede referirse o aplicarse genéricamente a una etnia o cultura determinada tal como sostienen los historiadores vascos, sino solo a los de arriba que es el significado de barscunes en la lengua celta, de lo que se desprende que no podían ser vascones los pobladores de los valles y solares de Navarra, como suponen los historiadores vascos, porque existe constancia de que eran celtas, aunque posteriormente se fueran instalando los vascos también en estas y otras zonas.
Por la misma razón la lengua que hablaban aquellos hombres no podía ser la propia de los vascos, sino la del grupo étnico al que pertenecia ese grupo humano que los celtas llamaron vascos, porque la misma lengua que ellos hablaban aparece en las monedas acuñadas por los íberos en la zona de levante, en la que ni había ni podía haber vascos, ya que no había celtas que pudieran llamarlos de ese modo, pero en la que sí había habido bereberes que hablaban la misma lengua que los vascos, ya que tanto los íberos como más tarde los cartagineses empleaban bereberes normalmente en sus ejércitos. No es extraño sin embargo que aquellas frases acuñadas en las monedas íberas y en otros restos, vasos, plomos e inscripciones en tierras iberas se hayan considerado de lengua vasca porque vasco y berebere en aquella época eran la misma lengua hablada por las tropas norteafricanas.
2º Los romanos describen a los vasconum como hombres de razas varias y de ahí que los celtas al apodarlos se refirieran solo a su situación en la parte alta y no a una característica o tipo etnico uniforme que los describiera. Pero esta descripción choca también con las hipótesis de los investigadores vascos, para quienes la conservación de su lengua en un medio celta era consecuencia de su aislamiento secular de las influencias externas, lo que contradice la variedad racial del grupo, que queda plenamente explicada en cambio, admitiendo que los vascones no eran otros que las tropas que habían abandonado en aquel mismo lugar al ejército de Aníbal unos 40 años antes de la llegada de los romanos a esa zona, pues tratándose de hombres sólos era lógico que en los saqueos, que eran según las crónicas era su forma habitual de subsistencia, además del botín usual robaran tambien las mujeres de los poblados celtas, lo que corroboran las crónicas romanas cuando relata que los vascones se desposaron con las mujeres de los Vardulos y Autrigones y de ahí también, la repentina explosión demográfica acaecida en la zona vascona (que tampoco aciertan a explicar los historiadores vascos) y la incorporación de palabras y nombres celtas en la lengua de aquellos hombres.
3º La lengua y la etnia vasca y berebere: Antropología: El vasco es mesocéfalo. En los celtas indoeuropeos los nórdicos son dolicocéfalos y en las áreas más meridionales braquicéfalos. Se sabe que el cruce entre braquicéfalos y dolicocéfalos no dá mesocéfalos, por lo que la procedencia vasca desde el punto de vista antropológico es extraña en la península ibérica y común en el norte de Africa, donde en los pueblos del cercano oriente (desde Beirut) es común el cráneo mesocefálico, la frente angosta al igual que los márgenes internos de los ojos, e inclinada del tipo armenoide, la cara es ancha y larga, al igual que la nariz . Los que tienen ojos marrones oscuros son más araboides mediterráneos; mientras que los que tienen ojos más claros son más braquicefálicos. Los actuales bereberes que quedan en las montañas del Atlas presentan una frecuencia de Rh negativo en su sangre del 40 , en España los vascos mantiene hoy un 32 de Rh negativo. Las investigaciones de los doctores Francisco Leyva y Pablo Sánchez Velasco, del Departamento de Inmunología de Valdecilla, han dado como resultado que el componente genético de los cántabros (cántabralos pasiegos o cántabros), ofrece similitud con otras poblaciones del Norte de Europa, en concreto con las escandinavas, las del norte de Francia e Irlanda, con las que comparten un haplotipo desconocido y unos genes que ya había en los antepasados de Atapuerca, y en cuanto a su origen, lo cifran en un millón de años, mientras que en los vascos el componente genético es fundalmente coincidente con el norteafricano actual.
En cuanto a la lengua, los vascos destacan como signiticativo que palabras que se encuentran en los jeroglíficos de las pirámides de Egipto y en el habla de los tuaregs (bereberes saharianos) puedan escucharse diariamente en el habla de cualquier vascoparlante, como nikk (ninik, yo), akir(aker, macho cabrío), aña (ania, anai, hermano), aste (asto, burro) etc.etc., pero sin embargo no se reconocen de esa cultura sino autóctonos de las tierras del norte de España, a pesar de que la total ausencia de vestigios, huellas o legado de una cultura vasca anterior al S XIII, indica que el vasco no es pueblo autóctono de esos asentamientos y por el contrario, los objetos que se conservan (arcas o kutxa y útiles de pastor), los adornos y figuras revelan su cultura magrebi. En vasco se dice: xah (a la lengua de Persia), Karbala (ciudad persa), Karva ( rastrillo para purificar el lino), Artajerjes (330aC),(artajorra, maiz), Sapor (300dC): (sapor, residuo de cera en las colmenas), Abarq (sitio de Persia, vasco abarkadum aldeano), Kheykho(srou): (vasco indeciso-nombre de un persa en una lápida de la antigüedad), Dami: (dami arrepentirse), Kateh (kate cadena), Khan (kana vara), Ahura (akura contribución, pago), Zarathustra o Zoroastro (628 aC Afganistan): (vasco zoroetxe manicomio, zoroastro demencia, locura), Ahura (Ajola), Azar (Azar). El berebere se llama a si mismo Imazighen, o Imaziren, (Imaz, emaitza, ziren, ziraun en euskera); ait es el prefijo de las tribus bereberes de los montes del Atlas (aita es padre en vasco), Azazga población de la Cabilia argelina, Oreta era el nombre del emisario berebere de Abdherraman (Orreta, oretza, Oretsu, Horreta), Tizi-Uzu (hitz, hitza, uzu, izu), abarraka (abarraki, abarrakitu, abarrakitzen, Adeje (adegi, sien) adwar (adar), amer (emerdi, mujer recien parida), barroka, borroka, borrokatzen), akir (aker, cabrón), amezwar (ametz, ametzkia, ametztoi, amezti, amezaga), ania (ania, hermano), arregi (arregi, arregin), ari (ari, hari), arremman (arremana, arreme, arrem, arrendu), artu (artzu, artzulo, artzubi, artzi), aste (asto, burro), aza (aza, berza, col), azegif (azegi), baraka (baraka), batu (batu), errai (harrai), watan (baztan), gara (gara), guz (guz), amar (amar), amanan ( amana), anaz (anaz), aggur (agur), auzia ( auzia), azel (azel), azul (azul), batuta (batuta), bakka (baka), bakra (bakara), bamu (bama), banu (banu), batí (bati), baya (baya), bejaia (begaya), bere (bere), bessa, besza (beza), bittu (bitu), damya, dama (dama), gaitiza era el nombre de los hijos de bereberes que llegaron con Tarik- (gai-tu gaitzen), gava, gawa (gaba), ghaysun (gizon), ghurak (gurak), goya (goya), gourara (gurari), gouraya (guraya), gouraya (garaya), gueyala (ayala), hartala (artola), herri (herri), herru (herru), hetta (eta), hezzu (hezu), huda (uda), ikharri ( ekarri), irigai ( irigai), Irhun (irun), iszzu (izazu), iszza (isaza), ittuna (ituna), izza, izya, iza (iza, itza), izeiaq (izeiak), izid (iziz), izya (izaya), kassu (kasu), kella (kela), kenna (kena), kettu (ketu), khalaq (kalak), ksu (kasu), khetara (ketara), kulla (kuia), ladda (lada), lahna (lejona), Iak (Iak), lalla (laia) mazzi (mazi), muda (muda), muna (muna), nik (nik, yo), ouzou (uzu), qura (kura), nek (nek), saboula (sabala), sama (sama), sammer (seme), selhaq (selak), seti (sati), sirga (zirga, cuerda, cordel), sefsaf (sahats, sauce, mimosa) sura (sura), tadda (tada), tama (tama), tamazagha, (amazaga), Tamesri (tamariz), tamu (tamu), targui (targo) tarik (tarik), tauscher (takera), thablalt (zabalaz), thala (zala), thamazga (amazaga, amezaga), themuth,(zemuz), tizi (titzi), -tuzart (txiral-brezo), tarat (darat-ulu), tamezak (damnatzaile), toker (toke), uaddan (uhalde, torrente), ud (uda, verano), ukil (uki, tocar), ult (ulitu) urtan (urtza, urzain), yarra (yarra), zabala (zabala), zagari (zahagi) , zidan (zidan), zidar, thidir (zidar), zula, thula (zula), thurda (zurda), thureghth, (zuregaz), zamar (zamar, lana esquilada), zana (zana), zeda ( zut, pino) zegna (zeña), zergha (zerga), zibba (ziba), zwira (subirá, subirá), zayar, ( zahar), zidan (zidan), zigza (zugaza), zigza (zitza), zugai (zudai), zetu (izetu), zeggan (zegan), zoua (zohar), zriba, zeriba ( zoribeltz), zuaia (zuail, zuaitz, arbol) . Valgan estos como ejemplo suficiente de la identidad de vocablos entre el vasco y berebere, porque continuar resultaría desproporcionado en este trabajo.
4º Tampoco se ha dado explicación (salvo la rayana en el desvarío de que todos procedemos de los vascos) sobre los numerosos nombres y toponimia vasca presentes en grandes zonas de España: Andalucía, Levante, el Ebro, la meseta, no sólo del nombre ili o iri = ciudad, sino de otra variada serie de topónimos ahí están, entre otros muchos, Arriaca, la Guadalajara de hoy y el pico abulense llamado Gorría por el solar de expansión de los almerienses, desde Río Tinto hasta el Garona y el hallazgo de palabras y aun de frases en inscripciones ibéricas, plomos y vasos y de nombres en inscripciones romanas que registran habitantes de lengua igual a la vasca en tierras iberas por ejemplo en el bronce de Ascoli.
En el terreno de los nombres, valga como ejemplo el apellido vasco Ibarra mucho más frecuente en el resto de España que en el propio País Vasco; Ibarra deriva de ibar(r)-a, «la vega, la ribera». La variante gráfica Ybarra, se registra sobre todo en Andalucía. Esto demuestra que lejos de ser vasco el origen que se le supone, se trata de los apellidos procedentes de los asentamientos bereberes del sur y este de la península ibérica, ya que no existe ningún antecedente ni indicio de que en esas áreas hubiera sido alguna vez poblada por vascones, (ya hemos dicho que no podía haber vascones donde no había celtas que los llamaran así), pero sí que hubo presencia de bereberes libiofenicios y tingitanos, cuya lengua, el amazig, era sin duda la misma que hablaban los vascones.
5º Otra cuestión tampoco explicada es como un pueblo hipotéticamente tan aislado según la teoría de los investigadores vascos, además de ser de razas varias, fuera tan salvaje y expansionista como los describen los romanos, hasta el punto de desplazar de sus asentamientos a todos los poblados celtas que las primeras crónicas romanas situaban en las zonas luego vasconizadas de los suesetanos, iacetanos, várdulos, berones, lusones, edetanos y cerretanos. Los vascones son el único grupo humano cuya localización varía de una crónica a la siguiente, otro indicio más de que carecían de solares de asentamiento y de infraestructura propios.
Todas las crónicas coinciden en que el medio de subsistencia de los vascones era el saqueo de ciudades y haciendas, que perpetraban en bandadas (baudiones), regresando a continuación a sus refugios de montaña. Siglos después de las primeras crónicas en las que fueron citados, los romanos continuaban describiéndolos como hombres, aislados, rudos y salvajes que adoraban el fuego y realizaban sacrificios humanos en sus rituales. Su rudeza y salvajismo no se deben sólo a sus costumbres guerreras, sino también a su alejamiento; (...). Sin embargo, hoy el mal es menor gracias a la paz y a la presencia de los rhomaíoi "Estrabón, Geografía II,3. El salvajismo de los vascones era tal que los pobladores celtas y celtíberos de las actuales provincias vascas, recibían siempre con agrado a todos los ejércitos civilizados, ya fueran romanos, íberos o visigodos, prefiriendo perder buena parte de sus posesiones como tributo, a arriesgarlo todo a la amenaza de los continuos saqueos de las bandas vasconas. Los investigadores vascos tratan de explicar el salvajismo por un súbito cambio en el carácter de los vascones, pero lo cierto es que desde los primeros indicios de la presencia de ese grupo humano, el comportamiento salvaje de los vascones es su descripción constante en todas las crónicas existentes. La desenfrenada actividad de saqueo, matanzas y ocupación de haciendas y solares celtas desde que fueron localizados por primera vez el año 189aC es un claro indicio de que su presencia en la zona no tenía su origen en el crecimiento vegetativo de una población autóctona con solar propio, sino en la llegada masiva y simultánea de visitantes extranjeros de esas concretas costumbres a la zona y de ahí su imperiosa necesidad de saquear para sobrevivir y de emparejarse con las mujeres de los poblados saqueados, lo que conduce una vez más a lo acaecido en ese punto durante el paso de las tropas de Aníbal para establecer el origen de los vascos. La lógica explosión demografica sobrevenida como consecuencia de las circunstancias de su instalación en el saltus vasconum (la montaña navarra), les llevó a ocupar, tras saqueos y matanzas el vasconum ager (el valle navarro), los solares de los celtas suesetanos en el 184 aC, que a partir de esa fecha ya no volvieron a ser citados en su solar de origen, los solares iacetanos, situados en la zona de Jaca en las fuentes de Timágenes (época de Augusto) citadas por Estrabón, y en las posteriores ya no se mencionan apareciendo en su lugar los vascones, que tambien fueron localizados posteriormente en Calaqurris (Calahorra- Logroño) en la época de Sertorius (77 y 74 aC), y finalmente en los solares del Cantábrico y la Aquitania.
6º La ausencia total de vestigios de una cultura o religión vasca en esa zona o en cualquier otra, es claro indicio de que no se trata de un pueblo indígena, y menos aún, anterior a los celtas, quienes, al contrario que los vascos, han dejado un importante legado que ha tenido su continuidad en las actuales instituciones como las merindades y el roble de Guernica, símbolo de su ancestral cultura celta, bajo el cual los merinos adoptaban sus acuerdos y sobre todo de su lengua, el castellano, lengua indoeuropea derivada directamente del celta en la que escribieron sus más antiguos códices e instituciones, como los fueros. No existe legado histórico alguno que ponga de manifiesto el cultivo de arte u oficio antiguo por los vascos. De su religión tampoco existe el más mínimo legado y en cuanto a la adopción del cristianismo, se sabe que fué muy tardía. En la zona habitada por vascones no se ha hallado vestigio arquitectónico ni monumento cristiano ni otro que acuse la práctica de alguna religión. En cuanto a los sepulcros de Elorrio (Arguiñeta), del S VIII, que los nacionalistas atribuyen a los vascones, pertenecen a los moradores de la España central, que se refugiaron allí de los musulmanes. Las crónicas de la historia tan sólo señalan que en el SIX San Leon fué martirizado hasta la muerte en los territorios vascones ( Bayona), mientras que en la localidad guipuzcoana de Lezo, en esas mismas fechas la población era de cultura castellana y cristiana y atribuyen a ese mismo santo la traída de su venerado Santo Cristo
Alguna de las ciudades celtas como Ilurcis, sobre la que Tiberio Sempronio Graco fundó Gracurcis en el 179 aC había estado poblada por los celtas desde antes del Siglo V aC como atestiguan los restos encontrados de la primera edad del hierro. Por Gracurcis (Urriz), pasó más tarde Musa, aliado de los vascones, arrasando la ciudad y cambiando su nombre por el de Alfaro. De los escasos objetos fundamentalmente mobiliario que pueden considerarse vascos (arcas o kutxa y útiles de pastor), los adornos y figuras indican la cultura magrebi en la utilización de los mismos símbolos geométricos, fundamentalmente el eguzkilore y la estela. El lauburu, convertido en el símbolo de la nación vasca propugnada por Arana, no tiene la antigüedad milenaria que se le quiere atribuir, es un símbolo moderno (SXVI)
7º Otro aspecto tampoco explicado es el de la tribalización en la que cayó el pueblo vascón y la degradación, pobreza y desorden a la que arrastraban también a los pueblos ocupados, que previamente eran sociedades muy ricas y organizadas según la cultura celta, fenómeno del que las crónicas han dejado testimonio abundante. Tal fué el caso de Caristia, Vardulia y Autrigonia, y en concreto de Tulonio ciudad de la llanada de Alava. Lo mismo siguió ocurriendo en pleno año 548 en el valle del Ebro (542-548), y en el año 587 en Aquitania (San Gregorio de Tours en su Historia de los Francos y refiriéndose a ese año dice: los vascones se precipitaron desde las montañas a las llanuras, talando viñas y campos, quemando casas y llevándose prisioneros a muchos habitantes con sus rebaños). En ese año en España ya se había celebrado el III Concilio de Toledo por el que católicos y arrianos se integraron en la Iglesia Católica. Por lo que respecta a los vascos, las crónicas siguen dando cuenta de sus saqueos por todo el norte en el año 652, en el que dejaron la región sembrada de cadáveres, sin respetar clérigos, Iglesias ni altares. Las crónicas posteriores siguen relatando los saqueos de los vascones a las poblaciones de Autrigonia o Nueva Vardulia y Cantabria en el año 672. Hacia el año 700 comenzaba a adquirir cierta importancia entre los vascones el oficio de carbonero y de pastor, pero todavía en el año 1140, el viajero Aimeric Picaud que escribió el Códice Calixtino dejó escrita una descripción muy poco halagüeña sobre los vascos, acerca de su salvajismo. En esa misma crónica Picaud dejó una extensa lista de palabras en vasco, tales como Urtzi (Dios) y belaterra (cura).
8º Las instituciones de los celtas de los solares hoy incluidos en el Pais Vasco: Las merindades fueron fundadas en el SVII por el rey Ervigio. En esas fechas los celtíberos castellanos habían recuperado sus solares y ciudades y comenzaban a fundar otras nuevas y a imponerse el orden social a través de las instituciones de los merinos que administraban la justicia y adoptaban sus acuerdos bajo el roble de Guernica, arbol sagrado de los celtas. Simbologia celta: En la cultura celta el druida es un personaje esencial, se apoya sobre un báculo de roble y utiliza el muérdago en pócimas como cura para todo, fecundidad para animales estériles, símbolo de inmortalidad y regeneración física. El panteón celta acogía casi a cien divinidades, entre las que destacaba Neto (dios del Sol), Endovélico (dios de la bondad) y Atecina (que los Iberos llamaban Proserpina), el dios de la guerra, asimilado a Ares-Marte y el dios de la montaña identificado con Júpiter (no olvidemos que los romanos tambien eran celtas indoeuropeos y por tanto de la misma cultura y lengua); también había otras divinidades menores vinculadas a los caminos y encrucijadas, espíritus de fuentes y ríos, bosques, plantas o animales. De las numerosas estelas discoidales celtas, las más antiguas encontradas datan del siglo II a.C., destacan los nudos que delimitan las propiedades de los cum o clanes. Una de las más características estelas es la que representa al héroe ecuestre en el interior del disco solar. En Navarra los asentamientos celtas se encuentran en los cerros de Leguin, Leguin Chiqui y San Quiraco (hoy Echávarri), Santo Tomas en Ibero, el Castellar de Javier, Edorre de Artajona, la necrópolis de la Torraza de Valtierra y el poblado de la Peña del Saco en Fitero (por su emplazamiento estratégico, parece un asentamiento militar en la tradición ibérica) y una necrópolis en Echauri. En Alava y Vizcaya, las ciudades de los caristios eran Suessatium (Zuazo), el mismo nombre de los suessiones de Soissons en la Galia) en la parte occidental de Vitoria, Tullica (Tuyo en la ribera del Zadorra) y Veleia (Iruña). Además de estas ciudades, Ptolomeo extiende los asentamientos caristios hasta la desembocadura del Deva, por el Sur las sierras que cierran el valle de Miranda, por el Norte hasta la sierra de Tuyo. Hacían frontera con los Vardulos en la parte occidental de Vitoria, marcada por la cuenca del rio Zadorra hasta los montes del condado de Treviño. En Guipúzcoa y la mitad oriental de la llanura de Vitoria las ciudades de los celtas vardulos, eran entre otras mencionadas por Ptolomeo imposibles de identificar, las de Tritium Tuboricum (Motrico), Tullonium (Alegría), Alba (Albéniz, cerca de Salvatierra). Sus asentamientos llegaban por la costa hasta el valle del Deva, al que dieron el nombre (rio de los dioses en celta) y en cuya desembocadura se halla Motrico. En Vizcaya habitaban los celtas autrigones, presentes en esas tierras desde la Edad del Hierro, a quienes se deben las ciudades de Pancorbo, Deobriga ( Devobriga que en celta significa castillo de los dioses, de él es un diminutivo Deobrigula la ciudad de los turmódigos vecinos de los autrigones), Puentelarrá, Vindelia (vindelo que aparece en el nombre de la tribu céltica de los vindelicios de Wurtemberg, Baviera deriva del adjetivo céltico vindo que significa blanco, bueno, feliz, es hoy Santa María de Ribarredonda), Segisamuncu lum (diminutivo de Segisamum, también ciudad de los turmódigos y a su vez derivado de Segisama formado con el tema céltico sego que significa acto de alcanzar un objetivo, de triunfar o vencer y con el final céltico ama, es hoy Cerezo de río Tirón); Segontia Paramica ( formada con el mismo sufijo ama, es hoy Cigüenza del Paramo en la región de Villarcayo), Uxama Barca (Osma de Valdegovia) y Flaviobriga en la costa autrigona (el sufijo céltico briga significa fortaleza). El nombre del condado de Treviño, Trifinium, se refiere sin duda a que allí se situaba el punto de encuentro de las tres tribus celtas, autrigones, caristios y várdulos, formando la sierra de Cantabria la barrera montañosa que limita los várdulos y con los berones de Navarra y Rioja por la parte meridional de dicha barrera. Várdulos, caristios y autrigones, (es decir a los que hoy son llamados vascos), son miembros de la gran familia cántabra que habitó el solar geográfico del reino de Asturias en la época romana. Los geógrafos, la arqueología y la historia, marcan entre ellos y los vascones una completa diferencia. Un texto de César establece la vecindad de Cantabria y Aquitania y Estrabón sitúa Cantabria hasta la posición de los vascones y el Pirineo, y destacó la semejanza de costumbres de todas las gentes cantábricas que habitaban en la zona hasta el Pirineo. Los romanos distinguieron con nitidez a los vascones de los várdulos y los caristios y los incluyeron con los otros pueblos del Ebro, en el Conventus juridicus caesaragustanus, cuya capital era Zaragoza, y a los segundos, con los cántabros, en el Conventus cluniensis, cuya capital, Clunia, estaba en el Duero. Los lingüistas han documentado que cántabros, autrigones, caristios y várdulos hablaban una misma lengua y que era segura su unidad cultural y vital. En las crónicas históricas de Ptolomeo ninguno de los pueblos del territorio várdulo o caristio tiene nombre de tipo vasco. Los textos históricos reunidos por Schulten hace muchos años aseguran la perduración de las diferencias históricas entre los vascones y los celtas del cantábrico hasta el año 808.
9º La Historia de Navarra, Alava, Guipúzcoa y Vizcaya desde los primeros caudillos conocidos:
El primer señor de Vizcaya en el año 870-909 fue Lopez Fortún cuyo aspecto físico llamaba la atención de los vascos que le llamaban Jaun Zuria que en vasco quiere decir blanco y rubio. En esas fechas el número de vascos ya era muy elevado en esa zona. Lopez Fortún fue quién venció a Ordoño en Padura (lugar que los vascos llamaron Arrigiaga), y junto a los castellanos expulsó a los moros de Lara en 905.
A Lopez Fortún le sucedió como Señor de Vizcaya su hijo Manso Lopez (de apodo Munio) que se casó con Doña Velazquita, hija de Sancho Garcés rey de Navarra. Su hijo Iñigo Lopez, conocido como Ezquerra, porque era zurdo, fue el tercer señor de Vizcaya, muy amado por los vizcaínos. A este le sucedió su hijo Lope Iñiguez (tambien conocido por Lope Diaz o Lope Núñez), por sobrenombre el Lindo, que casó con Doña Elvira Bermúdez, nieta de Laín Calvo , Juez de Castilla, que prestó grandes servicios al conde Fernán González y al rey de Navarra en sus guerras contra los moros. Lope Iñiguez, cuarto Señor de Vizcaya, murió poco después en Subijana (Alava), y debido a la corta edad de sus hijos (Iñigo y García) se proclamó sucesor a su hermano Iñigo López de Ezquerra (1040 -1077), y a los hijos de Lope Iñiguez, se les concedió los valles de Orozco y de Llodio. Iñigo Lopez de Ezquerra (1040/1077), quinto Señor de Vizcaya, se tituló asimismo Lope Iñiguez como el cuarto Señor, (su otro hermano era Sancho López), casó con Doña Toda Ortiz y ejerció importantes cargos en Castilla y Navarra. A Iñigo López de Ezquerra (o Lope Iñiguez como se autotituló), le sucedió Lope Diaz, sexto Señor de Vizcaya, que sirvió a Alfonso VI y casó con la castellana Doña Tido Diaz y que fue tambien Señor de Alava y Guipúzcoa. A la muerte de éste, su hijo Diego Lopez I, (apodado el Blanco), octavo Señor de Vizcaya. De su castillo de Haro tomó el apellido su hijo Lope Diaz de Haro (apodado cabeza brava), noveno Señor de Vizcaya, que en 1160, defendió valerosamente Vizcaya del ataque perpetrado por el rey de Navarra Sancho el Sabio y de las feroces huestes de los Lara que hasta allí llegaron.
En los años 1181 y 1182, gobernaba Alava, Guipúzcoa y Vitoria, Diego Lopez de Haro II, bajo el reinado de Alfonso El Sabio, enfrentándose con este y posteriormente con los de Aragon y Navarra. Tras reconciliarse con Alfonso, participó en el triunfo de las Navas de Tolosa formando la vanguardia del ejercito cristiano contra los moros. A la muerte de Diego Lopez de Haro II, los Señoríos de Alava, Guipuzcoa y Vitoria pasaron a Lope Diaz de Haro (cabeza brava), noveno Señor de Vizcaya. A Lope Diaz de Haro(cabeza brava) le sucedió su hijo Diego Lopez de Haro, décimo Señor de Vizcaya, Alava y Guipúzcoa, que se enfrentó con el monarca castellano (Alfonso El Sabio) y pasó al servicio del de Aragon. A este le sucedió Lope Diaz de Haro, que continuó al servicio del rey de Aragon. A este Diego Lopez de Haro, y a este su tío, del mismo nombre, con el consentimiento de Doña Maria Diaz de Haro, que le heredó tras su muerte. A este decimoquinto Señor de Vizcaya se debe la fundación de Bilbao, previa aprobación real en 1300. Su sucesora Doña Maria (La Buena, muy querida de los vizcaínos) se retiró en 1327 al convento de Perales y la heredó en vida su hijo Juan (El Tuerto) asesinado en Toro por orden de Alfonso XI. Le heredó su hija Doña Maria, casada con Juan Núñez de Lara, que gobernó en nombre de su mujer, enfrentándose al rey Don Alfonso y obteniendo después su perdón, llegó a adquirir tal autoridad que en peligro de vida del rey Don Pedro, que acababa de heredar el reino se pensó en Don Juan para sucederle en el reino de castilla. Cuando murió en 1352 su hijo Nuño de Lara tenía dos años, por lo que le heredó su hermana mayor Doña Juana de Lara que se casó con Don Tello, hermano del rey Don Pedro. Muerto Don Tello el señorío pasó a la Corona de Castilla por recaer en Doña Juana Manuel, mujer del rey Don Enrique, la sucesión de las casas de Haro, Lara y Villena, y aunque esta señora renunció a favor de su primogénito, el infante Don Juan , se incorporó definitivamente a la monarquía cuando éste ascendió al trono de Castilla, gestionando el señorío de Vizcaya Doña Maria Diaz de Lara, tercera hermana de Juan Núñez, casada en Francia con el conde de Etampes. Entonces se estableció en Vizcaya el Corregimiento, que ha llegado hasta el SXIX, siendo el primer corregidor Juan Alfonso de Castro. A partir de estas fechas dieron comienzo cruentas luchas de linajes crímenes y horrores entre bandos encabezados por Berroetas, Zugastis, Leguizamones, Urquizus, Suzunagas, y cuantos tenían poder alguno o gentes que les siguieran. Mucho se trabajó para restablecer el orden para cuyo fin los alcaldes de la Hermandad propusieron al corregidor Juan García, que no consiguió poner orden y a quien sucedió Lopez de Burgos en 1465 y continuaron los combates sangrientos. Tuvo que ir Fernando el Católico posteriormente para restablecer la paz definitivamente otorgando a Bilbao las mismas ordenanzas otorgadas poco antes a Vitoria y en 1483 acudió la reina catolica a jurar los fueros bajo el arbol de Guernica. En 1501 los Reyes católicos otorgaron la carta real a las encartaciones de Vizcaya, y extendiéndose esta misma ley al reino de Galicia, principado de Asturias y villas y tierras de Alava y Guipúzcoa. Los habitantes de Bayona y Biarritz sujetos al monarca inglés enviaron en 1351 a Juan Lopez de Salcedo, Diego Sánchez de Lupard y Martín Perez de Garitano, representantes de las marinas de Santander, Vizcaya y Guipúzcoa para formar el 1º de agosto un tratado de treguas. Los fueros vizcaínos se escribieron por primera vez en 1342 con las Odenanzas de la hermandad aprobadas en Guernica con objeto de vigorizar los resortes de la autoridad frente a los desafueros de los banderizos, ya que seguían produciéndose los saqueos de las bandas de vascos. También está fuera de toda duda que el 15 de Julio de 1300 cuando Don Diego Lopez de Haro fundó Bilbao, la zona estaba deshabitada; que los privilegios de los fueros no fueron otorgados ni a los vascones, ni por los vascones, sino por Fernando IV de Castilla y Alfonso XI y Don Pedro I sucesivamente, a los señores vizcaínos Don Diego Lopez de Haro, y Don Juan Núñez de Lara en los años 1300, 1335, 1341 y 1350. Que en 1181, fue el rey Sancho de Navarra quién fundó la ciudad de Vitoria, ciudad que conserva desde entonces en sus calles sus nombres medievales castellanos de los gremios Zapateria, Tintorería, Herrería, los de sus iglesias, Santa Maria, San Pedro, San Miguel, San Vicente, el de la patrona de Vitoria, la Virgen Blanca, los de sus palacios renacentistas, Escoriaza, Esquivel, Bendaña, Montehermoso o Villa Suso, El Portalon, la Casa del Cordón, estos últimos del S XV, todo ello profundamente castellano y sin el menor vestigio de cultura o participación vasca. Alava: La denominación de Alava es conocida desde el SVII. En el SIX el primer señor de Alava conocido fue el conde Eiglón a quien sucedió Vela Jiménez, Conde de Alava en el año 866, que libró batalla y venció a los moros en el año 882 defendiendo su castillo en la batalla de Cellorigo. En el SX aparece como señor de Alava el Conde de Castilla, Fernan Gonzalez. En el SXI fueron los señores de Alava Nuño Gonzalez, Iñiguez, Fortuniones Iñigo, Munnio Muñoz, Lope Iñiguez, Lope Diaz y Sancho y hasta 1332, entre otros, Don Diego Lopez de Haro, don Nuño Gonzalez de Lara, el infante Don Fernando de la Cerda, don Lope Diaz de Haro y don Diego Lopez de Salcedo, éste fue el último de los señores de Alava que alternó su dependencia con el reino de Castilla (S X), y el de Navarra (S XI). Vitoria fue fundada en el año 1118 por el rey Don Sancho el Sabio de Navarra. En 1134 se produjo la restauración del reino de Navarra en la persona de García Ramírez (1134-1150), que tratará de dar al reino las fronteras que había alcanzado a la muerte de Sancho III el Mayor. En los últimos años de su reinado, García Ramírez es rey de Pamplona, Alava, Vizcaya y Guipúzcoa, correspondiendo la tenencia de estos tres últimos territorios al magnate navarro don Ladrón, que tenía título de conde. Un hijo de este, Vela Ladrón, figura como conde de Alava en 1158. En 1332 la cofradía de Alava solicitó del rey Alfonso XI la incorporación a Castilla con el fin de ser mejor protegida por los reyes contra los saqueos y disturbios, estableciéndose al efecto por el rey que se rigiesen a partir de entonces por el fuero de Sopartilla en materia de exenciones y en los demás el Fuero Real (o Fuero de las Leyes), Este convenio consta de 23 artículos y su original se conserva en los archivos de Alava. La autoridad superior era el diputado general, cargo creado por las Cortes de Madrigal en 1476 para cada una de las provincias de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa, el primero en Alava fué Lope Lopez de Ayala, al que sucedió en 1505, Diego Martinez de Alava, hasta entonces el elegido para el cargo debía ser vecino de Vitoria pero partir de 1804 el Consejo Real estableció que fuera elegido cada vez un vecino de una hermandad distinta.
Guipúzcoa: En Navarra en el año 419 se fundó el reino visigodo de Tolosa, después de que a los visigodos se les dotara en Aquitania de dos tercios de la tierra en calidad de bienes libres de impuestos. Hacia el año 600, el primer patricio conocido fué el tolosano Felix en el año 660. A Felix le sucedió Lupo y luego otro del mismo nombre que gobernó hasta el año 778. En el SX Guipúzcoa estuvo unida al reino de Navarra, cuyo rey dio a San Salvador de Leire el monasterio de San Sebastián en el año 1014, que existía en el término de Hernani, y en 1025 el señor de Guipúzcoa era García Aznarez (hijo de Aznar), bajo la autoridad del Rey de Navarra. Tras la muerte de Sancho el de Peñalen, los guipuzcoanos eligieron por señor a Alfonso VI rey de Castilla. Después se unieron al rey Alfonso I de Aragón con Navarra y a continuación eligieron tambien con Navarra a Garcia Ramirez. En el año 1200 Guipuzcoa se unió definitivamente a la corona de Castilla cuyo Rey Alfonso VIII confirmó los fueros de San Sebastián y de Fuenterrabía. A principios de SXVI la reina Doña Juana otorgó al consulado y Casa de Contratación los privilegios y ordenanzas de la ciudad de Burgos. Finalmente, las guerras carlistas del S XIX, presentadas por los nacionalistas como el genuino litigio vascón, no fueron otra cosa que una guerra de intereses dinásticos de la familia real española. Tal como recogen las crónicas, en 1820 la villa de Bilbao proclamó la Constitución de Cádiz de 1812 y a la muerte de Fernando VII en 1833, se inició la guerra carlista por los partidarios del hermano de Fernando VII, el infante Carlos l, frente a los partidarios de su viuda, Doña Cristina.
La fundación de las primeras instituciones: Las instituciones que hoy se presentan como vascas fueron fundadas por los celtas en su lengua española, idioma indoeuropeo derivado directamente del celta y él único en el que escribieron las más viejas leyes constitucionales de esas tierras: sus fueros, en cuya elaboración no hubo participación alguna de los vascos, cuya incorporación tuvo lugar de forma conflictiva e incompleta y muy tardía (SXIV), como prueban la siguientes transcripciones: 9 Marzo 1384, miércoles. GUERNICA. Los alcaldes del fuero de Vizcaya se pronuncian a favor de la villa de Lequeitio en el pleito con los vecinos de la merindad de Marquina sobre límites y aprovechamiento de montes. 9 Marzo 1384, miércoles. GUERNICA. Sentencia dada por Juan Furtado de Mendoza, Prestamero mayor, Juan Alfonso de Castro Donato Beedor y Corregidor, y los cinco Alcaldes del fuero de Vizcaya en junta general de so el arbol de Guernica a 9 de Marzo del año de 1384 por testimonio de Pero Sanchez de Frias escribano publico, para que al Concejo de la Villa de Lequeitio se le amparase en la posesion de sus terminos y montes conforme su privilegio; declarando no haver provado los de Amallo Parroquianos de Berriatua la pretension de querer gozar los montazgos compreensos en el Privilegiado de Lequeitio, como si fuesen Usas, ò Egidos comunes. Enel exordio de dicha sentencia se relaciona haverse juntado dichos Jueces en Amallo a 30 de Febrero, y en Villa viciosa de Ybita (que es Marquina), en 2 de Marzo y haber asignado el plazo para la Junta general para que alegasen de su Derecho los de Amallo. Siguese en el reverso de la citada sentencia, que esta escrita en pergamino, un Mandamiento del Corregidor Gonzalo Moro, expedido en 22 de Febrero del año de 1399, para que se guardase la Sentencia relacionada, y fuese amparado el Concejo de Lequeitio en sus terminos.
Como los anteriores son todos los acuerdos del Arbol de Guernica desde su más remota fundación, todos en lengua castellana y adoptados por personas castellanas descendientes directos de los celtas de esos solares que hoy se han dado en llamar vascos. El progreso económico de las provincias con presencia vasca. Tambien el progreso económico de las provincias lo atribuyen los nacionalistas a la laboriosidad de los descendientes de la etnia vascona, olvidando otra vez a los pobladores autóctonos de esas tierras a quienes, tal como hemos visto, se debe toda la organización política, social y económica y a las franquicias y exenciones otorgadas por los monarcas castellanos, para estimular la actividad económica y el comercio. Esta circunstancia no sólo viene avalada por los nombres castellanos de la totalidad de los caudillos y dirigentes de la antigüedad que acabamos de ver, sino tambien por otros hechos históricos que tuvieron lugar en épocas muy tempranas, Así, en 1480, las Cortes de Toledo acordaron la creación de los astilleros (atarazanas) de Sevilla y de Bilbao, así como primar la construcción en dichos astilleros, de buques de más de 200 toneladas. Se trata por lo tanto de unos orígenes históricos repletos de Garcías, Sánchez, Lopez, Jiménez, Aznares, Garcés, etc. todos de cultura y ascendiente celta-castellano y donde no hay la menor participación vasca. Resulta irónico que estos Garcias, Lopez, Jiménez etc. pobladores autóctonos y fundadores de todas las instituciones que hoy se presentan como vascas, sean llamados extranjeros en su propia tierra. El saqueo de antaño no ha desaparecido y hoy se orienta a despojar a los ciudadanos oriundos de esas tierras de las instituciones creadas por sus antepasados.
10º Nombres y toponimia celta que los nacionalistas presentan como vascos:
Además de las instituciones ancestrales de los celtas castellanos, los nacionalistas presentan también como vascas numerosas palabras celtas, como el numeral hogei, el toponímico Deba, mando o tegí (sitio, lugar), Maite (amado), Gori (Incandescente), Erbi (Liebre), Mendi (Monte), Orein (Ciervo), Orkatz (Corzo), etc..
Son también muy numerosos los nombres de los pobladores celtas de las zonas vasconizadas que los nacionalistas hacen pasar por vascos, entre ellos Zuazo (Suessatium), Lezama-Leguizamon (Segisamum, también ciudad de los turmódigos y a su vez derivado de Segisama formado con el tema céltico sego que significa acto de alcanzar un objetivo, de triunfar o vencer y con el final céltico ama) y otros muchos nombres y toponimia de los ancestros celtas de los castellanos.
No son precisamente las crónicas de la historia un relato que agrade oir a los nacionalistas vascos, pero todos debemos conocerlas porque Veritas Liberavit Vos, solo la verdad nos hace libres-





  #2  
Viejo 7/May/04, 11:11
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado Re: Origen de los Vascones, por Iñigo Arista

http://www.network54.com/Forum/message?forumid=230969&messageid=1077308054
http://www.network54.com/Forum/message?forumid=230969&messageid=1077530148

  #3  
Viejo 31/Jan/05, 00:12
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado Dice Ibarreche en su Plan que ....

Dice Ibarreche en su Plan que ....
January 23 2005 at 3:23 PM
Kabuernigo


"El pueblo vasco o Euskal Herria es un pueblo con identidad propia en el conjunto de los pueblos de Europa, depositario de un patrimonio histórico, social y cultural singular, que se ...."

Es curioso que nadie reaccione ante tanta mentira, desinformación, manipulación e ignorancia como se contiene en esas dos lineas del principio que invalidan ya el resto del Plan ......
Cómo se puede ver con buenos ojos algo que tan claramente se basa en tanta falsedad ??

Analicemos por partes:

El pueblo vasco

En realidad, el pueblo vasco está formado por dos "pueblos" principalmente, el "vasco" y el vascongado celta (autrigones, carístios y várdulos) ... y las mezclas que resultó de ellos.
Lo llamados "vascos" eran un pueblo ibero, localizado en las montañas del Pirineo. No se conoce el nombre gentilicio auténtico pues lo de "vascos" es un apelativo que los celtas de la Cornisa les dieron. Viene de "barskun" que significa "los de arriba" o del Pirineo.
Estudios de ADN han demostrado que provienen del Norte de Africa, como otros iberos. Estudios linguísticos han probado que su idioma se asemeja a de los Bereberes y también ... se ha comenzado a traducir textos ibéricos con ayuda del vascuence. Son estudios que anteriormente no se han hecho y es de esperar que sea el principio de algo más extenso y contundente, que pueda acabar con tanta especulación y mentira.
La palabra "vascon o barskun" fue asimilada por romanos y griegos por lo que Vascongado proviene del latín "Vasconiatum", con la misma significación ..."vasconizado". Los "vascos" fueron los invasores de esos territorios. Acompañaron a los Romanos en el sometimiento de territorios celtas y destrucción de ciudades como en la Rioja (Berones) o en el caso los Vascongados propiamente dichos.
Pariciparon también en las Guerras cántabras junto con los Romanos. Muchos Vascongados huyeron a Cantabria ante el afán depredador de los Barskunes.... pero otros se quedaron.
No se conoce nada de los Barskunes, salvo parte del idioma, pues casi nadie escribió sobre ellos. No se conoce el nombre de ninguna ciudad o territorio o enseña.
Se sabe que el "saltus Vasconum" queda en los Pirineos ("Saltus" significa "terreno agreste, pobre" en latín), en algún sitio, y que eran parajes salvajes .... es todo. Se sabe que emigran y a medida que pasan los años se les va localiza más cerca de territorios celtas, como en la destrucción de Calagurris (Calahorra) que luego convierten en su capital... o arrasando y violentando a la población vascongada en territorios de las PPVV actuales.
El idioma actual contiene muchas voces celtas ... especialmente las referidas al mar, por ejemplo, ya que es normal que no tenían esa cercanía a él y por tanto no el correspondiente léxico. Tienen, en cambio, muchas palabras para diferenciar los diferentes tipos de nieve, por ejemplo, lo que da idea de que su "habitat" estaba localizado en sitios donde "nevaba mucho" como en los Pirineos. Lo tienen en común con los lapones, por ejemplo, ya que estos también viven en parajes nevados y diferencian hasta diez tipos de nieve.
Los nombres orográficos, o de carácter histórico, religioso o cultural son casi siempre célticos en las PPVV, e incluso comunes a otras regiones de la Cornisa Cantábrica lo que demuestra que la mayor parte de la población es Vascongada celta y no Barskuna Ibera , aparte de los elementos correspondientes a la emigración y mezclas de población normales, al cabo de los siglos.... aunque el tipo Barskun es fácilmente detectable en las PPVV actuales todavía.
El idioma y el Pueblo actual entra prefectamente dentro de la denominación "Celtibero " ... tan normal en España y tan explicativa del contenido.
Atrás quedan las tentativas de historiadores Barskunes en tiempos anteriores por explicar la realidad Barskuna y Vascongada dentro del contexto del Pueblo Cántabro, tratando de suplantarles y manipulando la Historia para que toda la Historia cántabra quedase comprendida dentro de los límites del territorio de las PPVV actuales.
El nombre más correcto para definir el País Vasco actual no es tal sino el de Provincias Vascongadas (las PPVV) , pues es lo que se aprecia al observar la nomenclatura de la Historia, Cultura, etc.... que no es Barskun-ibero sino Vascongado- celta, principalmente.



Hay que contraponer aquí la inopia casi total sobre lo Barskun y lo relativamente mucho que se conoce sobre los Vascongados y demás celtas pues conocemos el nombre de las ciudades y su situación, los límites, las costumbres, la religión, la cultura y sobre todo el nombre de los clanes o tribus o "gens" que es la nomenclatura usada por los escritores latinos, pero nada se sabe sobre los Barskunes pues no sólo seguimos ignorando su nombre gentilicio sino que su procedencia era desconocida ... hasta ahora.
Hay muchos ejemplos de todo ello que no es necesario especificar ahora por lo obvio.
La Tabla de Botorrita no es Barskun sino celta vascongado pero no confundamos ..... pues los iberos, en cierta forma eran más civilizados que los celtas pues disponían de alfabeto y escritura, cosa que los Celtas nunca tuvieron. Los pocos textos celtas están escritos usando caracteres iberos o latinos o griegos.

Es de suponer que los Barskunes no eran tan civilizados como los iberos situados en las fértiles campiñas del Sur y las Ciudades-Estado.
La expansión ibera llegó hasta las cercanías de la actual París por lo que no es un pueblo únicamente español.
Los Celtas, que importaron la metalurgia y el hierro a Europa, se aposentaron en las zonas del Norte ricas en hierro, como Somorrostro o Peña Cabarga ... minas muy reconocidas por los escritores antiguos. Hablan de una "montaña de hierro" .... y ahí no había Barskunes, que ni siquiera comprendían o conocían la fabricación del acero a partir del Hierro.
Creo que queda lógicamente demostrado que no se trata de "un pueblo singular" en el territorio de las Provincias Vascongadas o País "Vasco" si se quiere sino que se trata de Dos pueblos y que uno de ellos, el vascongado tiene ramificaciones en Cantabria y el otro, el Barskun las tiene en la Alta Navarra, zona de su procedencia.
Sucede que las invasiones celtas cubrieron todo el Norte peninsular, desde Cataluña a Galicia. Se sabe que el pueblo de los Araneses del Valle de Arán hablan un dialecto emparentado con célticos de la Gallia Cisalpina del Norte de Italia.
"Aran" significa "valle" en céltico por lo que "valle de Arán" es una redundancia típica, o sea "el valle del Valle" , que suele encontrarse en sitios donde concurren dos idiomas.
Es mi creencia personal que los Barskunes quedaron aislados como restos Ibéricos en los Pirineos, después de las invasiones celtas. Su territorio no era atractivo y era pobre por lo que los invasores no se preocuparon de su ocupación.
Los Barskunes eran conocidos por los Celtas como salvajes y rudos depredadores.

El nombre EUSKO que significaría "vasco" es un invento reciente de Sabino, al igual que las palabras "euskera, Euskadi o Euzkadi, Euskal, eskaldun, etc. Inventado todo.

Identidad propia
Es relativo pues se trata de dos pueblos, semejantes a otros parecidos y existentes en España. La existencia de un idioma singular no significa tanto pues contiene voces tanto iberas como celtas y es algo que en tiempos pasados era muy común en España, idiomas CELTIBEROS.... nada extraño.
Todas las historias que Sabino y Arzallus nos han contado sobre singularidad fisiológica son inverosímiles o falsas.
El LAUBURU "vasco" fue también inventado como "vasco". Es una típica estela de piedra de las muchas existentes en el norte, siendo las más grandes las cántabras. LAUBURU viene de la palabra cántabra LABARO que significa enseña y fue adoptada incluso por la Caballería romana y luego el Imperio.
Sabino tomó prestado el nombre pero lo escribió como "vasco"...o sea añadiendo la palabra LAU que significa CUATRO, debido a que es como una svástica, pero es FALSO pues LAHBAR es celta y significa ENSEÑA .... (lo que se ve) ... y es el mismo nombre que PEÑA LABRA en los Picos de Europa pues es lo primero que se ve de la costa desde el mar.


en el conjunto de los pueblos de Europa

Es cierto pero lo más correcto sería hablar de ellos como una parte del "conjunto de los pueblos de España" .... o, al contrario sería "poner el carro delante de los bueyes"

Esta historia sería muy larga y tampoco es mi idea entrar en más detalles, pero creo que hablando de que fue Castilla la que al final unificó a toda España, es conveniente recordar que los límites de Castilla recorrían territorios várdulos y autrigones (vascongados) a la vez que el valle de Mena en el norte de la actual Burgos y que el creador del Reino fue un cántabro Señor de Vizcaya y Alava .... Rioja, en parte ....o sea que se puede decir que lo más castellano y por tanto, español, que hay en España es un Vascongado y un Barskun o "vasco".
Da la casualidad que el primer texto en dialecto castellano se escribió al mismo tiempo que el primer texto en "vasco" y sucedió en el Monasterio de Silos, en la Rioja .... si no me equivoco.
No en vano, existe una particularidad en el habla "cantabriegu" similar al habla de la gente de la orilla izquierda del Nervión o por lo menos así era, antes de la "euskaldinacion" de parajes donde nunca antes se ha hablado "vasco".
La particularidad la hace la pronunciación de la "H" como aspirada y no como muda, como es común en el rwesto de España por lo que esa similitud cántabro-vizcaína es única. Se dice "J´ISU" por "HISO" y no "ISO", por ejemplo.

Lo que encuentro extraño es que no haya autores que se atrevan a publicar libros que expliquen y demuestren la falsedad de todo lo presentado por los Nacionalistas "vascos".

Es una aberración que exijan tanto respeto y comprensión por lo "suyo eusquérico" cuando ellos no respetan la idiosincracia y variante Vascongada pues pocos son conocedores de esas difernecias tan substanciales entre lo "vasco" y lo vascongado y lo que el Gobierno vasco ha hecho durante 25 años es borrar todo vestigio en las personas y territorios que no sea "euskaldun" ..... Es eso respetar los derechos de las gentes?? Engañarles, mantenerles en la inopia y llevarles por donde interesa, tal vez, en contra de sus intereses.
La propaganda y la falta de Información durante 25 años ha tenido su fruto pero ... es eso correcto ??

Todas las regiones de España son especiales y diferentes. Estoy seguro de que Extramadura querría separarse también si durante 100 años primero, a manos de un "salvador" y 25 años más tarde por un gobierno dado a las mentiras, hubiesen sufrido el mismo tipo de propaganda pues ... también son especiales .... ya que es el único sitio de España donde la inmigración y colonización alemana a finales de la Edad Media creo un tipo de habitante y un entorno especial con respecto al resto de España. Fueron miles y miles de rubios alemanes que crearon ciudades y pueblos y pusieron la zona a producir ... y así podría ser en mil otros sitios ....
Todos somos conscientes de nuestras diferencias pero no nos lleva a inventar y mentir para justificar lo injustificable. Un idioma diferente no quita ni pone. No lo hace después de muchos siglos de historia común y de haber participado, como los primeros, en la creación del ente que es España, hoy en día.
No en vano los historiadores antiguoa no diferenciaban entre los pueblos de Hispania o Iberia salvo la diferencia entre iberos y celtas que, en muchos sitios, terminaron mezclándose, como en las PPVV.
Por último ... lo más representativo de los pueblos de las PPVV es Guernica y su árbol.
La adoración al roble es típicamente celta y todavía hay muchos sitios en el Norte donde la gente se reune en "concejo" alrededor del "árbol sagrado" que suele estar en el centro del pueblo y es un roble o cagiga.

"Por el agua que le fluye por dentro, por sus raíces que emergen desde la tierra amiga por el viento que cuela entre sus hojas meciéndolas y el fuego que despierta en la fricción de sus ramas que se elevan hacia el cielo infinito, los druidas contemplamos en el árbol la esencia del mundo...”
.."Nos veremos al anochecer junto al fuego, debajo del roble, mientras el búho ulula bajo el cielo lleno de estrellas y el lobo aúlla en el bosque cercano. ¡Que Lug te proteja! "
(Cita Druídica)


Y dice Floro ... por ejemplo .. entre otros muchos .....


XXXIII. Sub occasus pacata erat fere omnis Hispania, nisi quam Pyrenaei
desinentis scopulis inhaerentem citerior adluebat Oceanus. Hic duae
ualidissime gentes, Cantabri et Astures, inmunes imperii agitabant.
Cantabrorum et prior acrior et magis pertinax in rebellando animus fuit,
qui non contenti libertatem suam defendere proximis etiam imperitare
temptabant Vaccaeosque et Turmogidos et Autrigonas crebris incursionibus
fatigabant. In hos igitur, quia uehementius agere nuntiabantur, non est
expeditio mandata, sed sumpta. Ipse uenit Segisamam, castra posuit; inde
tripertito exercitu totam Cantabriam amplexus efferam gentem ritum ferarum
quasi quadam cogebat indagine. Nec ab Oceano quies, cum infesta classe ipsa
quoque terga hostium caederentur. Primum aduersus Cantabros sub moenibus
Bergidae proeliatum. Hinc statim fuga in eminentissimum Vindium montem, quo
maria prius Oceani quam arma Romana ascensura esse crediderant. Tertio
Aracillum oppidum magna ui repugnat; captum tamen postremo fuit Medulli
montis obsidio, quem perpetua quindecim milium fossa comprehensum undique
simul adeunte Romano postquam extrema barbari uident, certatim igne, ferro
inter epulas uenenoque, quod ibi ex arboribus taxeis exprimitur, praecepere
mortem, seque pars maior a captiuitate, quae morte grauior ad id tempus
indomitis uidebatur, uindicauerunt. Haec per Antistium Furniumque legatos
et Agrippam hibernans in Tarraconis maritimis Caesar accepit. Mox ipse
praesens hoc deduxit montibus, hoc obsidibus adstrinxit, hoc sub corona
iure belli uenundedit. Digna res lauro, digna curru senatui uisa est; sed
iam tantum erat Caesar, ut triumphos augeri contemneret. Astures per id
tempus ingenti agmine a montibus niueis descenderant. Nec temere sumptus,
ut barbaris, impes; sed positis castris apud Asturam flumen trifariam
diuiso agmine tria simul Romanorum adgredi parant castra. Fuissetque anceps
et cruentum et utinam mutua cladem certamen cum tam fortibus tam subito,
tam cum consilio uenientibus, nisi Brigaecini prodidissent, a quibus
praemonitus Carisius cum exercitum aduenit. Pro ut uictoria fuit
oppressisse consilia, sic tamen quoque non incruento certamine. Reliquias
fusi exercitus ualidissima ciuitas Lancia excepti, ubi cum locis adeo
certatum est, ut cum in captam urbem faces poscerentur, aegre dux
impetrauerit ueniam, ut uictoriae Romanae stans potius esset quem incensa
monumentum.

Hinc finis Augusto bellicorum certaminum fuit, inde rebellandi finis
Hispaniae. Certa mox fides et aeterna pax, cum ipsorum ingenio in pacis
artes promptiore, tum consilio Caesaris, qui fiduciam montium timens in quo
se recipiebant, castra sua, quia in plano erat, habitare et incolere
iussit: ibi gentis esse consilium, illud obseruari caput. Fauebat consilio
natura regionis: circa enim omnis aurifera et chrysocollae miniique et
aliorum colorum ferax. Itaque exerceri solum iussit. Sic Astures nitentes
in profundo opes suas atque diuitias, dum aliis quaerunt, nosse coeperunt.


XXXIII. Sub occasus pacata erat fere omnis Hispania, nisi quam Pyrenaei
desinentis scopulis inhaerentem citerior adluebat Oceanus. Hic duae
ualidissime gentes, Cantabri et Astures, inmunes imperii agitabant.
Cantabrorum et prior acrior et magis pertinax in rebellando animus fuit,
qui non contenti libertatem suam defendere proximis etiam imperitare
temptabant Vaccaeosque et Turmogidos et Autrigonas crebris incursionibus
fatigabant. In hos igitur, quia uehementius agere nuntiabantur, non est
expeditio mandata, sed sumpta. Ipse uenit Segisamam, castra posuit; inde
tripertito exercitu totam Cantabriam amplexus efferam gentem ritum ferarum
quasi quadam cogebat indagine. Nec ab Oceano quies, cum infesta classe ipsa
quoque terga hostium caederentur. Primum aduersus Cantabros sub moenibus
Bergidae proeliatum. Hinc statim fuga in eminentissimum Vindium montem, quo
maria prius Oceani quam arma Romana ascensura esse crediderant. Tertio
Aracillum oppidum magna ui repugnat; captum tamen postremo fuit Medulli
montis obsidio, quem perpetua quindecim milium fossa comprehensum undique
simul adeunte Romano postquam extrema barbari uident, certatim igne, ferro
inter epulas uenenoque, quod ibi ex arboribus taxeis exprimitur, praecepere
mortem, seque pars maior a captiuitate, quae morte grauior ad id tempus
indomitis uidebatur, uindicauerunt. Haec per Antistium Furniumque legatos
et Agrippam hibernans in Tarraconis maritimis Caesar accepit. Mox ipse
praesens hoc deduxit montibus, hoc obsidibus adstrinxit, hoc sub corona
iure belli uenundedit. Digna res lauro, digna curru senatui uisa est; sed
iam tantum erat Caesar, ut triumphos augeri contemneret. Astures per id
tempus ingenti agmine a montibus niueis descenderant. Nec temere sumptus,
ut barbaris, impes; sed positis castris apud Asturam flumen trifariam
diuiso agmine tria simul Romanorum adgredi parant castra. Fuissetque anceps
et cruentum et utinam mutua cladem certamen cum tam fortibus tam subito,
tam cum consilio uenientibus, nisi Brigaecini prodidissent, a quibus
praemonitus Carisius cum exercitum aduenit. Pro ut uictoria fuit
oppressisse consilia, sic tamen quoque non incruento certamine. Reliquias
fusi exercitus ualidissima ciuitas Lancia excepti, ubi cum locis adeo
certatum est, ut cum in captam urbem faces poscerentur, aegre dux
impetrauerit ueniam, ut uictoriae Romanae stans potius esset quem incensa
monumentum.

Hinc finis Augusto bellicorum certaminum fuit, inde rebellandi finis
Hispaniae. Certa mox fides et aeterna pax, cum ipsorum ingenio in pacis
artes promptiore, tum consilio Caesaris, qui fiduciam montium timens in quo
se recipiebant, castra sua, quia in plano erat, habitare et incolere
iussit: ibi gentis esse consilium, illud obseruari caput. Fauebat consilio
natura regionis: circa enim omnis aurifera et chrysocollae miniique et
aliorum colorum ferax. Itaque exerceri solum iussit. Sic Astures nitentes
in profundo opes suas atque diuitias, dum aliis quaerunt, nosse coeperunt.
  #4  
Viejo 1/Feb/05, 13:01
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado Vasconia-Hispania.... Pelayo, duque de Cantabria

VASCOS I

UNA EPOPEYA QUE SE ESTA OLVIDANDO


Juan Prada Bécares

Conferencia pronunciada en la
Asociación de Estudios Humanísticos
11 de Junio de 1999
y complementos subsiguientes


DIASPORA IBERICA DEL NORTE

LA GRAN MARCHA MULTITUDINARIA

Diversos grupos de emigrantes procedentes del Este, Oeste, Sur y Levante de la Península Ibérica y del Norte de Africa, principalmente, gentes que, en muchos casos, habían sido objeto de represalias y aniquilamientos por haberse comprometido en las enconadas revueltas que se produjeron, durante muchos siglos, en toda la Península Ibérica, en contra y a favor de los invasores cartagineses y romanos y, finalmente, frente a la dominación romana establecida, siendo víctimas del afianzamiento de ésta, realizaron una marcha de amplio alcance, un gran repliegue, hacia los confines septentrionales de la civilización, hasta que su vanguardia quedó detenida en el área de trasposición de los Pirineos en la parte oriental del mar Cantábrico.
No eran oriundos de las tierras en que llegaron a encontrar refugio definitivo, ni se convirtieron en vascos o euskaldunes hasta entonces, por que tales nombres descriptivos se los dieron a si mismos, como inmigrantes, constatando su acogida, bajo la protección de los reinos de Castilla y de Navarra, a los beneficios que se les concedieron para que repoblaran las áreas en que ahora viven sus descendientes, los descendientes de las familias que facilitaron su amparo y otros coinmigrantes.
No tenían buenas relaciones entre sus núcleos o tribus, ni hablaban un idioma, sino más de trescientos dialectos de tronco ibérico, con diferencias que no les permitían entenderse fluidamente entre ellos.
Aunque mantenían costumbres, juegos y tradiciones diversas, carecían de documentos acreditativos de sus particulares procedencias. No conservaban recuerdo de los lugares de que habían salido sus ancestros, lo que, con los desarraigos, no ocurre en la segunda o tercera generación, sino por encima de la décima (trescientos años, por lo menos) y, consecuentemente, no tenían títulos de bienes reivindicables en ninguna parte, ni jefes representativos de alguna estirpe común, en sucesión continuada. Sus orígenes se habían borrado de su memoria, por haber viajado con lo puesto (como los antiguos griegos y a diferencia de los judíos, siempre conservadores de sus señales de identidad), tanto involuntario como voluntariamente.
Emigraron involuntariamente, a la fuerza, en cuanto fueron arrasadas sus propiedades en los choques que se producían en unos tiempos en que muchas batallas terminaban con decenas de miles de muertos ibéricos, cartagineses y romanos y acuchillamientos masivos de los habitantes de las poblaciones conquistadas, con avances y retrocesos militares de miles de kilómetros, por Iberia y desde Iberia a Italia, Africa y Oriente.
Emigraron voluntariamente, cuando el desarrollo político romano-ibérico e ibérico-africano, determinó la prosperidad de los dominadores y de cuantos se sumaron a su hegemonía y el esquilmamiento de los dominados y sus descendientes, con enormes impuestos y cargas sobre sus tierras, que tuvieron que abandonar, a partir del comienzo de la Era Augusta.
Iban fluyendo por el centro de Iberia, hacia la barrera pirenaica y su parte occidental menos abrupta, asolada por los reiterativos pasos de ejércitos, donde quedaban vestigios materiales de la presencia de otros pobladores ignotos, tales como menhires, dólmenes y pinturas rupestres, de muy anterior realización.
Entraron a participar de un entorno rural y ciudadano donde, como en cualquier otro lugar de Castilla y de Navarra, se han dado leyes y se han formado poblaciones y erigido monumentos que corresponden a la cultura general occidental. La complementación de sus asentamientos definitivos ha sido muy reciente. Su población más importante en nuestros días, Bilbao, ha crecido muy rápidamente, llegando a tener 900 casas con 17.649 habitantes en 1857, 32.734 en 1877, 52.772 en 1887 y 83.306 al comenzar el siglo XX. Los campos ocupados estaban completamente despoblados cuando Don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya, por privilegio dado en Valladolid el día 15 de Junio del año 1300, fundó dicho pueblo de Bilbao, que recibió el título de villa y otras ventajas, del rey Alfonso XI, en 1334. El pueblo de San Sebastián, ahora tan próspero y bonito, estaba constituido por dos parroquias y el monasterio de San Sebastián, que pasaron a depender del monasterio de Leyre, en 1014, por decisión de Sancho el Mayor de Navarra. Fue beneficiado, ciento cincuenta años después, por Sancho el Sabio, con un fuero basado en el de Jaca, con ventajas para desarrollar el comercio marítimo. San Sebastián se unió a Castilla en el año 1200 y, como todas las poblaciones vascas de un lado y otro de los Pirineos, puso a disposición del reino castellano importantes contribuciones de barcos para sus fuerzas navales y, seguidamente, para las comunicaciones con América y las conquistas de España en todos los mares y países del mundo.
La densidad de población de la zona, que era muy baja, fue ascendiendo, con las eficaces medidas que se tomaron, para la atracción y el orden de los repobladores precisos, con los beneficios que se les concedieron y les fueron mantenidos por Castilla, hasta llegar a ser muy elevada.
Antiguamente, entre los pobladores de la Península Ibérica, las fuentes históricas romanas, que refirieron sus múltiples correrías guerreras, sus ataques y rebeliones y sus organizaciones locales, comarcales y provinciales, no señalan ningún pueblo vasco en ninguna parte, a pesar de que los campos de batalla se extendieron más allá del Estrecho de Gibraltar, de los Pirineos y de los Alpes, con participación de honderos de las Islas Baleares y tropas númicas en muchas operaciones, siendo ya conocidas las Islas Canarias (a las que quería retirarse Pompeyo).
Después de arrasar Calahorra y degollar a todos sus habitantes, habiendo sometido a más de ochocientas poblaciones y ciudades, Pompeyo fundó Pamplona (con el nombre inicial de Pompeiópolis) y, al cruzar los Pirineos por Andorra, Altavaca y Sobrarbe, levantó varios monumentos en las cumbres.
Cuando Julio Cesar conquistó Francia y Bélgica, uno de sus generales, Craso, atacó a los Voconcios (Gascones), que llamaron en su auxilio a los Cántabros, que pasaron los Pirineos con jefes y oficiales expertos y 50.000 hombres disciplinados y valientes, que, al ser derrotados, dejaron más de 38.000 muertos. En el espacio comprendido entre los Gascones y los Cántabros no había pueblos vascos o euskaldunes, ni los podía haber, en tanto y cuanto que tales denominaciones nacieron para designar a los colonos que, en unas épocas mucho más recientes y en unas circunstancias muy diferentes, obtenían hogar y protecciones concretas, en tierras de Castilla y de Navarra, con expedición de beneficios y privilegios legalmente otorgados, fechados y firmados.

Los Cántabros y los Astures, en el año 24 a.J., pusieron en fuga y aniquilaron muchas legiones romanas. En los sangrientos choques, que tuvieron lugar en la Cordillera Cantábrica, hasta al sur de Palencia y Soria, tampoco se hizo notar la presencia de ningún antepasado de los actuales vascos.
Antiguas ciudades de la Península Ibérica, que llegó a tener muchos millones de habitantes, adquirieron gran preponderancia mundial y vinieron a asentarse en ellas numerosas familias judías, sobre todo en Mérida, con la prohibición de volver a Jerusalén o intentar reedificarla. Una administración capaz de controlar a sus inmigrantes de tal forma, cobrando contribuciones e impuestos con detallados controles personales, no se podía olvidar de los vascos, si hubieran existido entonces como tales.
Hispania llegó a ser provincia hermana de Roma, haciéndose extensivas a ella las leyes de la República, por Decreto de Octavio Augusto, del 38 a.J., que perduró en Aragón y Cataluña hasta el siglo XII y en Valencia y Castilla hasta el siglo XIV.
Las épocas de expansión económica y el coste de las campañas de contención de los pueblos fronterizos del norte de Europa, acrecentaron los abusos tributarios.
España, en el amplio sentido de Hispania, incluido el norte de Africa, se puso a la cabeza del Imperio Romano, entonces, como ahora y casi siempre, admirando lo ajeno y despreciando y destruyendo lo propio. Roma tuvo un emperador español, Trajano, con el que los productos españoles se difundieron por todo el mundo conocido, desde la Bética, la Celtiberia y la Lusitania y la Tarraconense, que incluía todo el norte peninsular y Galicia, sin que aparecieran intereses vascos para nada. Precisamente, los intereses de los desbaratados ibéricos, estaban siendo arruinados.
Otro emperador español de Roma, Adriano, que recorrió todo el imperio desde Inglaterra, las Galias, Germania y Africa a Oriente, reorganizó las regiones de Hispania de la Bética, la Lusitania, la Cartaginense, la Tarraconense, Galicia y la Mauritania Tingitana.
La Civilización romana, eliminó sistemáticamente todos los vestigios de la Civilización ibérica que pudo, y pudo mucho, arrasando sus construcciones, monumentos y archivos, hasta profanar las tumbas de los cementerios, rompiendo sus cubiertas y paredes y aplastando hasta los juguetes que se habían guardado con los cadáveres de los niños.
Desde las distintas circunscripciones represaliadas salieron sus supervivientes perseguidos, acosados en su camino hacia las Galias, complicado, históricamente, por las nuevas invasiones que se sucedieron. Hubieran desaparecido totalmente sin la intervención de los reinos de Castilla y de Navarra, que impidieron su masacre, recibieron su rendición y les beneficiaron, con concesiones de ventajas, privilegios y fueros, que, como se dijo antes, atrajeron también a muchos otros pobladores, que se unieron a las tribus acongojadas de gran desplazamiento, en trance de extinción, recelosas entre sí, con una proporción del factor RH negativo de consanguinidad, seguramente muy superior al que se aprecia actualmente en la región.
El comportamiento de Castilla en el respeto de los emigrantes ibéricos, desarraigados de otros lugares por la represión romana, y de cuantos se sumaron a ellos en el disfrute de los privilegios que se les concedieron, para su mejor asentamiento, como inmigrantes, fue siempre serio y generoso y se correspondió con un buen trabajo y grandes hazañas de la población vasca resultante, que exigió a sus señores, el cumplimiento de sus fueros. La incalificable política imperial española posterior dejó a Castilla sumida en la despoblación y la pobreza y a las provincias vascas partidas por el Tratado de los Pirineos.
Aparte de las personas procedentes de los reinos cristianos, que obtuvieron derechos y solares en las zonas vascongadas, y de los inmigrantes más modernos que conservan a sus parientes en otros lugares de España y del extranjero, la mayor parte de los vascos no conservan apellidos ascendentes que puedan orientar de su origen particular respecto de sus posibles puntos de emisión, más allá de las fechas en que se iniciaron las concesiones de ventajas, fueros y privilegios que promocionaron el desarrollo industrial y marítimo de sus poblaciones. Como habían hecho con los lugares por los que pasaron, tuvieron que adoptar denominaciones toponímicas, para designar los lugares a que llegaban, que ocupaban y convertían en su hogar y cuna segura y en paz de sus hijos y en apellidos de familia, en Castilla y Navarra, comenzando así sus ramas genealógicas que, a la inversa, ahí mismo terminan.
Si queremos encontrar, para la generalidad de los vascos, posibles antecedentes de sus perdidos troncos familiares originarios, podemos empezar por relacionar sus variaciones dialectales (que es importante proteger), con los documentos de los idiomas ibéricos en España y Africa, que se están obteniendo, con grandes dificultades. El esquilmamiento de las fuentes históricas nativas de los opositores a Roma y su dominio, sigue en nuestros días y pone, el cumplimiento de nuestro propósito esclarecedor, en los límites de lo imposible.
Si se trabaja con buena voluntad, aún hay tiempo y medios de recuperar maravillosos conocimientos sobre una gran epopeya, que merece figurar entre las más interesantes del mundo. Debemos conservar la memoria de los centenares de dialectos ibero-vascos que han dado lugar a la mayor variedad lingüística que se ha llegado a concentrar en la más pequeña zona de confluencia de la historia de la humanidad. Los caminos que siguieron sus tenaces parlantes, están perfectamente señalados por las descripciones toponímicas que dejaron en el recuerdo de quienes se quedaron atrás.
Las familias que, sin otras conexiones externas, iniciaron su reorganización como vascas o euskaldunas, estableciéndose bajo la dependencia y protección de Castilla y de Navarra, atraídas a la parte oriental de mar Cantábrico, suman expresiones orales múltiples, con muchas variedades idiomáticas, más o menos similares, con diferencias procedentes de sus diversos orígenes, que desconocen. Todavía contaban con unos cuarenta y tres dialectos y cerca de trescientos subdialectos hace unos ciento cincuenta años, que variaban de valle a valle, de caserío a caserío e, incluso, en las propias familias, según se iban mezclando los miembros de sus diferentes grupos dialectales y se consolidaba el progreso del comercio, la industria, crecían las ciudades y se les seguían sumando otros forasteros. Los idiomas de gran difusión, el español y el francés, se generalizaron. Resurrección María de Azcue, en su Diccionario Español-Vasco-Francés, hace referencias a 7 grupos dialectales con 147 subdialectos y algunas más variaciones locales. Area de Alta Navarra (AN), 37 subdialectos; Area de Vizcaya, 87; Area de Baja Navarra (BN), 37; Area de Guipuzcoa, 55; Area de Labourde, 16; Area del Roncal, 4; Area de Soule, 11 y modalidades bilbaina, valmasedana, burgalesa y gitana.
Para comprender las intolerancias que se están creando, deliberadamente, entre vecinos de las zonas vascas, hay que revisar una serie de malentendidos sobre los pueblos iberovascos, que buscaron la protección de Castilla y Navarra, y sobre sus descendientes y sus coinmigrantes simultáneos y posteriores.
Políticos desaprensivos están desorientando y haciendo mucho daño a dicha población mixta, también enriquecida por sus miembros que, emigrando a otras regiones y países, volvieron a las provincias vascongadas con sus fortunas o nuevas ideas. Incitan a creer en reivindicaciones absurdas, que muchos gustan oír, aunque no tienen fundamento alguno.
En todos los medios de comunicación se habla de:

UNA LENGUA 0 UN IDIOMA VASCO.

Don Miguel de Unamuno, como muchos vascos cuyos padres se expresaban en dialectos diferentes, hablaba español en su casa.
Hacer una refundición artificial de los dialectos y subdialectos residuales que persisten, con fines políticos, anula las tradiciones lingüísticas familiares y perjudica gravemente los cerebros de los vascos de más puro entronque ibero-vasco, que hablan en sus casas de modo particular diferente, sobre los que se imponen fácilmente los nuevos inmigrantes que, sin ningún lastre lingüístico anterior, aprovechando la prosperidad lograda por el prójimo, se erigen en supervascos de un idioma vasco que nunca ha sido hablado por los vascos de verdad, que es una simple jerga dañina, de propósitos conflictivos.

B) VASCONIA

Jamás ha existido ninguna Vasconia como pueblo concreto, encuadrado entre otros pueblos antiguos, con un mismo foco idiomático y una sola estirpe familiar y de mandos en una zona tan reducida.
Cuando la Administración romana, conociendo a los pueblos de la Península Ibérica, hizo la división regional de¡ Siglo 1, conformando la Región Tarraconense desde el Mediterráneo al Cantábrico y Galicia, en el lugar que corresponde a las provincias vascongadas actuales, de enorme tránsito militar, ninguna Vasconia, participó en el reparto de las circunscripciones.
Todos los datos sobre un supuesto pueblo vasco y sobre una supuesta lengua vasca han sido manejados, por historiadores modernos, en referencia a la situación actual, sin ninguna base real constatable. Suponen que si ahora hay cántabros donde antes había cántabros, que si ahora hay asturianos donde antes había astures, donde ahora hay vascos ha tenido que haber vascones (sin darse cuenta de que este término es de contenido despreciativo y humillante). Por la misma regla de tres, los habitantes de Nueva York acabarán por ser considerados, por los historiadores del futuro, como descendientes de unas tribus de nuevoyorquinenses de la Prehistoria.
Refiriéndose a la antigüedad de los habitantes de la Península Ibérica, de cuyo tema disponemos ahora de confirmaciones arqueológicas, dijo Estrabón que los iberos no solamente poseían un alfabeto, sino que disponían de gramáticas y, los turdetanos, de colecciones de versos que se remontaban a seis mil años antes de su llegada a Iberia (un dato a considerar en relación con los versolaris). Su vigilancia de las costas era tan perfecta, que solamente pudo desembarcar en el país naufragando y siendo auxiliado.
Había industrias de modas, vestidos y calzados, uniformes, minas y útiles diversos, espadas y cerámicas y todas las cosas precisas para la vida de una importante civilización de la que ningún resto da ninguna noticia de ningún pueblo vasco.
Los iberos disponían de poderes civiles y judiciales y de ejércitos bien pertrechados y tenían religiones de alto nivel ético, como la creencia en un Dios único, que en algunos lugares se conocía con el nombre de Yun, de misteriosa expansividad, del que cada jefe de familia se convertía en divinidad dependiente, cuando moría.
Con importantes recursos económicos y capacidad empresarial, crearon explotaciones agrícolas y ganaderas y tuvieron trato con gentes especializadas en levantar construcciones ciclópeas y hacer obras hidráulicas y de comunicaciones, que se dice pudieron ser pelasgos huídos de la Atlántida, que se extendieron por el Mediterranco.
Trataron con comerciantes extranjeros, admitieron sus factorías y colonias y sufrieron invasiones. Los datos de sus relaciones con los fenicios y los griegos son muy abundantes y comprobables, sin la menor presencia de vascos o euskaldunes, ni siquiera cuando se enzarzaron en guerras, que se extendieron por toda la Península Ibérica, entre sí y con los cartagineses y los romanos, con terribles choques militares en todos sus confines.
Los vascos o euskaldunes fueron el resultado de su vasconización o euskaldinización, cuando aceptaron el amparo que les brindaron Castilla y Navarra y así lo pregonaron, con su propia autotitulación. Sus actuales orígenes familiares están perfectamente señalados, caso por caso, por las fechas de fundación de sus núcleos urbanos y de las concesiones de privilegios para sus asentamientos vecinales. Entronques mucho más amplios o distintos los tienen, como es constatable en los registros documentales, los descendientes de las familias castellanas, navarras y de otros reinos cristianos, que promocionaron el desarrollo inicial vascongado y se vincularon a él, y los coinmigrantes que llegaron y siguen llegando a la comunidad.
El contenido etimológico y los significados de las descripciones toponímicas de las que se han derivado muchos nombres de poblaciones y la mayor parte de los apellidos vascos, son similares a los que todavía persisten en todos los campos, montes y mares de la antigua Hispania.

ASENTAMIENTO CONDICIONADO PROMOVIDO
POR LOS REINOS CRISTIANOS DEL CENTRO NORTE

La suposición de que hubo un pueblo vasco primitivo que vivió aislado, no tiene ninguna razón de apoyo y está en discordancia con todos los hechos conocidos.
En los tiempos modernos la mayoría de los vascos, en las áreas que se conformaron como provincias vascongadas, habitaron caseríos diseminados, con parcelas de terrenos, y pequeñas aldeas, siendo sus únicas concentraciones urbanas de importancia, en el siglo XIX, las capitales de la parte española, especialmente Bilbao y, en el siglo XX, los barrios populosos obreros, con muchos inmigrantes, y las atractivas poblaciones turísticas de España y Francia.
No se puede pertenecer a un pueblo aislado y vivir en casas solariegas con campos propios. Para vivir en casas solariegas con campos propios hay que tener mucha libertad y mucha seguridad administrativa.
Tampoco se puede pertenecer a un pueblo aislado, con sus individuos juntos y unidos, por tal circunstancia, y hablar cientos de dialectos y subdialectos.
Un pueblo aislado, por el motivo que sea, tiene que estar en alguna parte, tener conciencia continuada de su identidad , ser conocido por los que le aíslan, con o sin razón, debe hacer algo y ocuparse de su comunidad y de su defensa. Habrá producido reglas escritas y construido algo murallas o, por lo menos, trincheras, algún refugio o templo o algún cementerio, en que enterrar a sus muertos.
No se puede ser un pueblo aislado y estar compuesto de tribus que no se toleran entre sí, como las que llegaron a vivir en Oñate, los Aguillos y los Cervunos, a las que se les tuvieron que poner bancos separados en la Iglesia, para que fueran a misa, en concesión que solo se puede conseguir estando en la dependencia común de una organización política superior establecida.
Decir que "el pueblo vasco" es de "origen desconocido" y que posee "una civilización muy antigua", "una lengua original" y "un tipo étnico muy diferenciado", es jugar con apreciaciones totalmente gratuitas.
El único pueblo vasco que ha existido, homogeneizado como tal, está documentado perfectamente. Es el que se formó por el conjunto de los colonos que entraron a repoblar las áreas pirenaicas del mar Cantábrico oriental, que se potenciaron, mediante concesiones de privilegios, beneficios y fueros, por los reyes de Castilla, Navarra y Aragón, constando el año, el mes y el día de cada una de las fundaciones de sus poblados y de las ventajas que se ofrecieron y dieron a sus asentamientos, que pueden verse en los archivos históricos correspondientes. Ningún poder atrae con regalías a los ciudadanos que ya viven en un lugar y soportan sus cargas.
Nunca existió ni pudo existir un pueblo vasco artífice de ninguna civilización muy antigua, porque los inmigrantes que llegaron a las actuales provincias vascongadas no tenían señales escritas comunes, ni no comunes, ni disponían de técnicas relacionadas con ningún estilo de construcción arcaica, ni puente ni pared que diera memoria anterior de ellos en ninguna parte.
No conocieron ninguna lengua original que se hubiera establecido previamente para todas las diversas tribus que se asentaron en las provincias vascas, que vinieron con una gran variedad de hablares que, en sus similitudes, ahora se están refundiendo en un "Esperantillo" que acabará por ser el hazmerreír de las futuras generaciones desapasionadas.
No hay ningún tipo étnico vasco muy diferenciado, sino multitud de gentes con ojos negros, marrones, azules, verdes y aceitunados, con cabellos lisos, rubios, morenos, castaños, rizados, peinados en falsilla y ralos y no son todos como los prognáticos que se pintan por los artistas de la zona como no son todas las mujeres de Córdoba, que tienen mucha más similitud de estampa, como las morenas que pintaba Romero de Torres.
Acudir a buscar otras circunstancias diferenciadoras de los vascos como "muy sencillos", muy nacionalistas" y "muy católicos", es también muy elástico.
Que sean "muy sencillos", no parece casar con la extendida suspicacia y recelo vecinal de que hacen gala algunos en sus relaciones, ni con la fama de faroles de los bilbaínos (que tampoco lo serán todos ni solamente ellos).
Que sean "muy nacionalistas", no explica que se les tenga que reforzar tan natural idiosincrasia en escuelas de adoctrinamiento.
Que sean "muy católicos", no es tampoco una cualidad generacional y, en todo caso, no se desaconseja pensar que de todo hay en la vacía del Señor.
Originariamente los vascos o euskaldunes, tenían que ser católicos, ya que entraban a integrarse en enclaves de reinos cristianos que estaban en guerra con los mahometanos, y, además, tenían que ser católicos practicantes, por su dependencia global del poder eclesiástico asentado en todas las tierras de la reconquista hispana.
Puede seguirse la marcha migratorio de amplio alcance de los grupos ibéricos desarraigados de sus tierras, que se produjo hacia el Norte desde las poblaciones hispánicas del Oeste, Sur y Este de la Península Ibérica y Africa, hasta que su “guipuzcoa" frontal acudió a asentarse en el Cantábrico oriental, bajo la protección de los reinos cristianos de la Reconquista.
No llevaban impedimenta de ninguna clase.
No tenían documentos escritos que orientaran de su identidad, aunque la escritura era conocida por todos los pueblos del mundo desde hacía miles de años.
No tenían pertenencias conservadas de sus lugares de procedencia.
No podían informar de que hubieran hecho alguna obra o construcción con arte propio en ninguna parte.
No conservaban esculturas, ni efigies, ni retratos, ni dibujos, ni nada que representara a sus antepasados en las tierras cristianas en que se domiciliaron.
No contaban con jefes de estirpe común en sucesión continuada ni con cadenas de transmisiones familiares de títulos ni propiedades.
Como tribus en diáspora, llevando con ellos sus juegos y costumbres, marcaron los lugares de que salieron y por los que pasaron, con denominaciones identificativas de gran exactitud, con nombres toponímicos, que se fijaron en la memoria de los que estaban o se iban quedando atrás, miles de términos recuperables que se pueden cotejar con las fuentes pre-romanas que se están encontrando y los dialectos y subdialectos que todavía se conservan por muchas familias, en los enclaves vascongados, mientras no queden privadas de tal tesoro distintivo.

LA DOMINACIÓN ARABE DE IBERIA

UNA OCUPACIÓN CONSENTIDA

En tiempos del califa Walid H de Damasco, los árabes ocuparon toda la Península Ibérica rápidamente. Los doce mil berberiscos de Tarik y las tropas de Muza, no encontraron más que resistencias aisladas.
Los nobles y prelados godos no tenían ya ningún arraigo entre los pobladores españoles. Málaga hizo su entrega en cuanto llegaron los árabes; Ecija planteó una defensa inútil; Córdoba cayó pacíficamente, con sus poderosos elementos de guerra intactos; Toledo fue entregada por los judíos.
"Dios llenó de miedo el corazón de los infieles", dicen las crónicas musulmanas. Entre los cargos públicos se expandió el grito de "sálvese quien pueda". En Córdoba no se encontraron patricios, porque habían huido a Toledo y en Toledo tampoco se encontraron, porque habían huido a Galicia. El metropolitano se refugió en Roma.
Muza aumentó el ejército a 28.000 hombres y se apoderó de Sevilla y Medinasidonia, pero, Mérida se le resistió. En auxilio de Muza tuvo que acudir su hijo Abd-el-Aziz con siete mil jinetes.
A Teodomiro, en Murcia, se le permitió seguir reinando.
Tarik y Muza, unas veces unidos y otras separados, entraron en Zaragoza, Barcelona, Ampurias, Tortosa, Peiííscola, Sagunto, Játiva y Denia y, en tres años llegó la Media Luna desde las playas gaditanas a los Pirineos.
Tarik, Muza y Abd-el-Aziz llegaban como amigos, en son de paz. No causaban daño a los que les recibían y no intentaron imponer sus creencias. Al que se negaba a aceptar el Islam se le cobraba una tasa muy módica y no se le molestaba para nada.
Llamados Tarik y Muza a juicio de residencia en Damasco quedó Abd-ci-Aziz como walí del área ibérica y se estableció en Sevilla.
Con moderación y alto espíritu de justicia, impusieron las cargas de forma equitativa; los cristianos se regían por sus leyes, nombraban sus magistrados y estaban facultades para ejercer libremente su culto.
Abd-el-Aziz afirmó su popularidad casando con Eguilona, viuda del rey Rodrigo, que adoptó el nombre de Ul-Azem.
Temiendo que un walí tan querido se proclamara rey, el nuevo califa Solimán dio orden de matarle, lo que se cumplió, en el 715, en una mezquita de Sevilla.
Ayub-ben-Habib, primo hermano de Abd-el-Aziz, fue el siguiente walí y siguió su mismo camino de tolerancia general y justicia. Trasladó su residencia a Córdoba y dividió el waliato en cuatro regiones designadas con los nombres de los puntos cardinales. Siendo pariente de Muza fué objeto de intrigas y destituido.

EXPANSION A LA HISPANIA EUROPEA

Solimán nombró walí a Alahor, un beduino fanático y acostumbrado a guerrear en el desierto con las tribus africanas que, inmediatamente quiso completar la conquista de Hispania, ocupando los estados de la Septimania galorromana, el Rosellón y parte de¡ Languedoc, que se habían puesto bijo la protección de los duques de Aquitania y la jefitura de varios condes.
Invadió la Septimania, entrando por La Junquera, y se apoderó de Narbona y, enseguida de todo el país, pero, en lugar de actuar como sus antecesores, dio rienda suelta a si¡ brutalidad contra los cristianos y contra los musulmanes comedidos y los berberíscos.
Las quejas contra Alahor determinaron que fuera destituido por el calift Yezid II, cuando regresaba a Iberia al conocer la derrota en Asturias de su lugarteniente Alkami, por los cristianos mandados por Pelayo, duque de Cantabria, siendo el año 720.
Arama-ben-Malek, siguiente walí, dio satisfacción a los pueblos víctimas de abusos y puso al día el pago de¡ ejército, promovió los regadíos y la instrucción, las artes y las ciencias y formó la estadística del país.
Endiosado por su propio poder, quiso conquistar más tierras y, no contento con la Septimania, invadió la Aquitania y puso sitio a Toulouse, resultando derrotado y muerto por el duque Eudes. Parte de sus tropas pudieron retirarse ordenadamente a Narbona, gracias a la pericia y serenidad del capitán Abderramán-el-Gafeqi (recuperador del Castillo de Gafiq, antigua Gaya ibérica, en Falis-al-Ballut, hoy Valle de los Pedroches, municipio de Torrecampo), que fue proclamado walí y ratificado en el cargo por el Emir de Africa, siendo el año 721.
Excesivamente generoso, El-Gafeqi fue substituido por Ambiza, que se empeiíó en invadir Borgoña y, también por intervención del duque Eudes, tuvo que volver derrotado a Narbona en 724.
Después de varios nombramientos, volvió a ser nombrado walí de Hispania Abderi-am-,ín-el-Gafeqi. Restableció la prosperidad general y la justicia y, pretendiendo extender los dominios árabes, marchó de Córdoba a Pampiona, cruzó el río que hoy se llama Bidasoa, atravesó los valles del Bigorra y el Bearnés, se apoderó de Burdeos, cruzó el Garona y el Dordoña, tomó Lyon, arrasó Borgoña y Alsacia, acumuló excesivas riquezas en su ejército y, derrotando al duque Eudes de Aquitania, destruyó Toulouse.
No contento todavía, avanzó sobre Poitiers, pero, el miedo de sus tropas a perder el botín que transportaban, propició su derrota y muerte, ante Carlos de Heristal, que fue llamado Carlos Martel (mayordomo del rey de los francos Tierrhy IV) y el duque Eudes, que, siendo ahora suegro de Munuza (compañero de Tarik en la invasión de Hispania), disponía de refuerzos berberiscos. Los vencedores intentaron conquistar Narbona, pero, tuvieron que levantar el cerco.
El nuevo walí, Abd-el-Melik-ben-Catán (733-736), se distinguió por sus injusticias y sus fracasos, dejando a la Hispania sumida en la anarquía, hasta que Ocha (736-741), con severidad y benevolencia, logró restablecer el órden. Castigó la corrupción de los funcionarios y, para la vigilancia de los caminos y las poblaciones, creó el cuerpo de Kaschefs, equivalente a la Guardia civil.
Siguieron las conquistas en el Mediodía y el Centro de Francia y se sometieron Provenza, las Landas, el Rosellón, Languedoc y parte de los actuales departamentos del Creuse, Altos Alpes (donde se sigue hablando un dialecto catalán) y Charenta.
Se introdujeron adelantos en agricultura y se instaló la primera fábrica de tapices en Aubusson.

REBELION DE LOS BERBERISCOS

La rebelión de los berberiscos contra el emir de Africa, Obeidallah, y contra el mismo califa Hixem, determinó el exterminio de sus tropas, que eran principalmente sirias y, uno de los generales del califa, Baldj, refugiado en Ceuta pidió socorro a Ocha que, muerto por enfermedad, había dado paso a la reposición de Abd-el-Melik el cual, aún nonagenario, seguía siendo enérgico y, odiando a los sirios, como buen yemenita, desoyó la súplica.
La enemistad entre berberiscos y árabes, existía en el área hispánica desde que Tarik, berberisco, había planificado la conquista, y Muza, árabe, se había quedado con el gobierno del país y las tierras más fértiles del sur y levante peninsular, dejando a los berberiscos Extremadura, las mesetas del centro y las ásperas montarías de Galicia. Asturias y León, donde era preciso escaramucear sin tregua con los cristianos.
Los berberiscos hispanos se unieron a la sublevación de los africanos y marcharon sobre Toledo, Córdoba y Algeciras y el viejo Abd-el-Melik-el-Catán tuvo que pedir ayuda a su despreciado Baldj, que desembarcó con sirios y egipcios, dominó la rebelión y se apoderó del walí Abd-el-Melik y le crucificó entre un perro y un cerdo.
Se desencadenó una guerra civil muy cruel y absurda, de todos contra todos, sin que nadie se diera cuenta de que los cristianos del Norte de Hispania estaban ampliando sus posiciones.
El emir de Africa envió a Abu-el-Jattar como walí que, acabó con el desorden.

DESCONTROL EN DAMASCO

En Damasco se empezaron a complicar las cosas entre los Omniadas de bandera blanca, los Abbasidas de bandera negra y los Fatimistas de bandera verde, poniéndose de moda los degüellos familiares.
Abderramán, un príncipe omeya se escapó y vagó por Africa hasta llegar a Nafra de Ceuta, donde había nacido su madre. Envió un liberto a Hispania para buscar apoyo de los omeyas hispanos y recibió un barco con tropas y dinero, que le condujo a Almuñecar y al castillo de Torrox.
Reuniendo un poderoso ejército tomó Archidona y Sevilla y atacó Córdoba, donde le esperaban el walí Yusuf y su protector Comail.
Izó la bandera blanca de los omniadas y se autonombró emir independiente de Hispania, ordenando que se respetaran las vidas de los prisioneros y se devolvieran los bienes saqueados. Yusuf y Comail le reconocieron como señor, aunque luego acabaron por participar, traidoramente, en las revueltas que se prolongaron durante varios años, con rebeliones continuadas.

RONCESVALLES

Abud-Asnad, hijo de Yusuf, se fugó de la prisión y reuniéndose con su cuñado Abderraman-ben-Hebid, llamado el Eslavo, y el gobernador de Barcelona, El-Arabi, traicionaron al Islam pidiendo socorro a Carlomagno en 777, presentándose ante él en Paderborn (Westfalia).
Carlomagno se puso en marcha, pero, antes de que llegaran sus tropas a Hispania, el Eslavo se sublevó y fue muerto por sus propios soldados.
El-Arabi se apoderó de Zaragoza y quedó sitiado allí, sin ser socorrido por los cristianos de Asturias, a los que había pedido ayuda.

Cuando Carlomagno, que había cruzado los Pirineos, se dirigía a Zaragoza, tuvo noticia de una nueva sublevación de los sajones y ordenó la retirada de sus tropas, que sufrieron grandes pérdidas al trasponer los Pirineos por Roncesvalles, más por las inclemencias del tiempo tormentoso y con deshielos, que las desorganizaron, que por la acción de las tropas árabes que les seguían.
De este desastre no se derivó ninguna consecuencia de conquista ni táctica, porque los francos solamente querían marcharse y los cordobeses solamente querían que se marcharan los francos, que dejaron un importante botín en manos de cuantos acudieron al saqueo y desguace de sus armas y pertenencias abandonadas por los muertos y por los vivos, en su precipitada retirada, dado su peso y el calor que hizo en aquel día 15 de Agosto de 778.
ABSOLUTISMO CORDOBES

El Emir Abderramán tuvo que establecer un gobierno absolutista y, como alternativa, para separar a los creyentes hispanos de la peregrinación a la Meca, inició la construcción de la Mezquita de Córdoba.

Las ciudades andaluzas figuraban entre las de mayor esplendor y riqueza de¡ mundo y, empeñado Abderramán en que Córdoba superase a Bagdad, la enriqueció con monumentos, hospitales y escuelas, puentes, fuentes y jardines, con tal magnificencia que nada en Europa se le podía comparar.
Los propietarios ricos remedaron al soberano y sus fincas se convirtieron en vergeles y, por imitación, las vegas regables de Valencia, Murcia y Granada, entre otras, resultaron ser los más suntuosos, bellos y productivos establecimientos agrícolas, nunca antes conocidos.
Los puertos de la Hispania orienta¡, como Barcelona, comenzaron a ser dotados de modernas instalaciones, y se mejoraron las comunicaciones con carreteras y recuperaciones de las antiguas calzadas.
Sintiéndose morir, nombró heredero a su tercer hijo, Hixem, con aceptación jurada de sus hermanos mayores, y se retiró a Mérida, donde murió en el 778.
Los hermanos del emir Hixem 1 incumplieron su juramento y se sublevaron por separado, siendo vencidos y perdonados.
En la guerra con los cristianos, que habían avanzado sus posiciones, Hixem 1 derrotó a Bermudo 1 en Bureba, cerca de Villafranca del Bierzo y, posteriormente, en tiempos de Alfonso 11 el Casto, los generales árabes invadieron Galicia, siendo rechazados en la batalla de Lutos.
Falleció en Córdoba en 796, nombrando por sucesor jurado a su hijo Alhakem, cuyos tíos Sulcimán y Abdallah volvieron a sublevarse en Toledo, Valencia y Murcia, circunstancia que aprovecharon los francos para apoderarse de Narbona y de Gerona. Alhakem 1 recuperó las plazas tomadas por los francos y derrotó a sus tíos, muriendo Suleimán en combate y quedando prisionero Abdallah y desterrado a Tánger en el 803.

LA MARCA HISPANICA

En Francia se estaban reuniendo fuerzas para penetrar en Hispania y, tomando Barcelona, hacer una demarcación defensiva frente a los árabes. Se concertaron el hijo de Carlomagno, Ludovico, y el duque de Aquitania, Guillermo, que sería elevado a los altares, y fue nombrado general.
La hueste francoaquitana llegó a Barcelona y su gobernador Zaid se encontró desasistido del emir Alhakem 1, obligado a enfrentarse con el avance de los leoneses y las rebeliones internas. Los sitiados lucharon heroicamente, no tenían víveres y se suicidaban cuando no podían empuñar las armas, pero, llegando más refuerzos al enemigo, al mando del rey Ludovico, y produciéndose la traición interna de algunos musulmanes, tuvieron que rendirse,
Con el dominio de la antigua Barcino quedó establecida la Marca Hispánica.
El capitán Bera, nombrado conde de Barcelona, se apoderó de toda Cataluña, excepto Tortosa, a cuya defensa acudió el Emir, por ser la llave del Ebro y de las comunicaciones con Valencia.

DEBILITAMIENTO CORDOBES

Continuas rebeliones e intrigas se combatieron cruelmente y fueron numerosas las ejecuciones.
Alhakem 1 nombró gobernador de Toledo a un renegado de Huesca llamado Amrús, que se fingió enemigo suyo y amigo de los toledanos.
Al pasar Abderramán, hijo de Alhakem, cerca de Toledo, Amrús le invitó a descansar en la ciudad, obsequiándole con un banquete al que fueron invitados todos los ilustres de Toledo que, al entrar en la fortaleza se encontraban con verdugos que les cortaban la cabeza y les tiraban a un foso, donde quedaron enterrados varios miles.
Siguieron las rebeliones y los escarmientos, falleció Alhakem 1 en el 822 y fue nombrado emir Abderramán U, que vivió con grandes lujos y riquezas, sin que le faltaran varias sublevaciones, de las que la de Murcia fue la más importante.
Una invasión normanda taló las costas y pueblos de Galicia y siguió su marcha saqueando Lisboa y, detenida en Cádiz, asoló sus arrabales y los de Sevilla, sin poder entrar en el Mediterráneo.
Se recuperó Barcelona momentáneamente y se enviaron tropas a los Pirineos que habían sido atravesados por tropas del duque de Aquitania con los condes Eblo y Aznar, que llegaron hasta Pamplona en el 824, sin poder sostenerse, y fueron derrotados en Roncesvalles.
Eblo fue entregado a Abderramán y Aznar, como navarro, quedó en libertad, bajo palabra de no volver a hacer armas contra los navarros.
En Córdoba se iniciaron las persecuciones religiosas, muriendo Abderramán II el mismo día del 852 en que, después de ser decapitadas las jóvenes Flora y María, se martirizó y mató a dos cristianos que protestaron en la mezquita.
Su hijo Mohamed tuvo un emirato muy revuelto llegando las tropas del rey Ordoño de León, al mando de Gastán, Conde del Bierzo, a sostener Toledo.
Las venganzas y los asesinatos, las luchas religiosas y las demoliciones se sucedieron y se expandió la anarquía y el bandolerismo.
Los leoneses entraron en Burgos, Salamanca, Toro, Coria y Lisboa y el rey Muza 11 (hijo de Muza 1, visigodo renegado, iniciador de la estirpe de los Beni-Casi de Aragón), dominaba Saracosta (Zaragoza), Tulela (Tudela) y Wesca (Huesca), peleando lo mismo contra Navarra, que contra los condes de Barcelona o de Castilla o el rey de Francia, dándose lugar a unas mezclas dinásticas explosivas muy curiosas y unas alianzas de todos con todos y contra todos que permitían ver a Muza 11 con Alfonso 111 el Magno haciendo prisionero a Almondir, hijo de Mohamed en Almodóvar de¡ Campo, y a Omar, hijo Hafsún, rey de los Bandidos de Archidona, contribuyendo a la derrota del rey de León en la Batalla de Pancorvo en 883 y volviendo a sus serranías de Ronda, apoderándose del castillo de Bobastro.
Alfonso III había llegado a la orilla del Guadalquivir.
Muerto Mohamed le sucedió Almondir, que intentó acabar con el rey de los bandidos.
Almondir fué envenenado por su hermano Abdallah, que le sucedió como emir, ocurriendo, en su época, tremendos conflictos.

RECUPERACIÓN DEL ORDEN EN CORDOBA

El nieto de Mohamed, Abderramán IH, que fue nombrado emir en 912, ya que Abdallah había matado a sus hijos para que no pudieran traicionarle, supuso la reacción del poderío árabe en España. Terminó con el feudalismo y su enérgico proceder dió lugar a terribles convulsiones, traiciones y ejecuciones.
En 917 envió sus tropas contra Ordoño II de León, que triunfó al principio, pero fue derrotado en Mindonia.
Abderramán se fué apoderando de Osma y San Esteban de Gormaz e invadió Navarra y devastó Pamplona, asolando el campo y dejando al rey Sancho Garcés sin un solo soldado. No necesitó atacar a los leoneses porque se estaban destrozando entre sí.
Se nombró califa de Córdoba en 929.
Cuando Alfonso IV de León, el Monje, se apoderó de Madrid y pasó a cuchillo a todos sus habitantes, los cristianos de Toledo se volvieron a rebelar, pero, cuando llegó Ramiro II en su socorro, ya habían sido vencidos y castigados duramente.
Abderram,ín HI arrasó completamente a Burgos y degolló a los doscientos monjes del monasterio de San Pedro de Cardeña.
Aplastó la sublevación del gobernador de Zaragoza, que fue auxiliado por León y Navarra, y se apoderó de la ciudad y de Calatayud.
Se endiosó y cayó en lujos y corrupciones nombrando jefe de un ejército de cien mil hombres a un inepto, que fue derrotado por los leoneses en Simancas y desmanteladas sus tropas en Alhendaga de Tormes, cerca de Salamanca.
El choque entre Ramiro II de León y el conde Fernán González de Castilla, dió respiro a Abderramán III, que se benefició de otras luchas fratricidas entre los cristianos. Ordoño M y el conde Fernán González le pidieron la paz en 955. Cristianos implicados en desavenencias y venganzas dinásticas se refugiaron en Córdoba y fueron ayudados a recuperar sus reinos. La paz en Hispania se extendió y el califa volvió sus ojos hacia Africa. Muerto en 961, a los setenta aiíos, después de haber reinado durante cuarenta y nueve, dejó inmensas riquezas, y fue substituido por su hijo Alhakem 11, que le superó en gloria y en poder.
Por haberse portado ingratamente los cristianos, Alhakem recuperó San Estaban de Gormaz y Calahorra, derrotó a los condes hermanos de Barcelona, Borre¡ y Mirón y castigó a Sancho el Gordo, retirándose :a disfrutar de las delicias y las artes en Córdoba.

EL TIEMPO DE LAS INCURSIONES

En 976 le sucedió Hixem 11, un niiío de diez asíos, bajo la regencia de Sobeya y el cuidado de¡ primer ministro Mosafl y de] visir Aben-Abí.
La figura del califa, que reinó durante cuarenta aiíos, quedó anulada por un hombre extraordinario, Almanzor, nacido cerca de Algeciras, que había sido nombrado, por Alhakem, Juez Supremo de Mauritania.
Aben-Abí se puso a la cabeza de un fuerte ejército y llegó hasta Baños (Palencia), regresando con un gran botín, para seguir haciendo otras infiltraciones e intrigando para lograr el poder absoluto, con venganzas crueles. Tomó Simancas y se acercó a León.
Almanzor asumió el poder en Córdoba y los reyes cristianos le pidieron su concurso en sus disputas, acudiendo a León, donde dejó tropas de retén. En Mayo de 958, salió de Córdoba y pasó por Elvira, Baza y Lorca, acampando en Murcia para seguir a Valencia, Tortosa y Tarragona, que pertenecían al califato, viniendo por mar una fuerte escuadra que había salido de Cartagena hacia Barcelona.
Gobernaban en Cataluña los condes de Barcelona y otros, como los de Urgel, Ampurias, Cerdaiía, Ausona, Besalú y el Rosellón. Almanzor se presentó en la llanura de Matabous, al pié del castillo de Moncada y desmanteló a sus oponentes que se dice le doblaban en número. Tomada Barcelona cayeron en sus manos las comarcas del Vallés y del Panadés y casi toda la costa levantina, menos los castillos de Moncada y Cervelló. Barcelona fue saqueada, devastada e incendiada y los supervivientes se llevaron a Lérida, Tortosa, Córdoba y las Baleares, para ser vendidos como esclavos.
Almanzor cambió de dirección, destruyó Coimbra y fué contra León, capital de la que no dejó piedra sobre piedra, removiendo hasta los cimientos de las torres, las murallas y los monumentos, salvando sólo una torre "para que las siguientes generaciones pudieran ver lo poderosa que había sido la ciudad que él había hecho desaparecer de la faz de la tierra". Se retiró a Zamora convirtiendo en pavesas los monasterios de San Pedro de Eslonza y de Sahagún.
En 994, aprovechó la disputa del conde García Fernández y su hijo Sancho para entrar en Castilla, apoyando a Sancho y, destruyendo varias poblaciones, le dejó obligado a. pagarle tributo.
Enterado de que Bermudo 11 de León había repuesto su corte en Astorga, se fue contra ésta ciudad, huyendo el rey, que le pidió la paz.
En Córdoba deshizo todos los conatos de insumisión posibles, con las ejecuciones correspondientes, y se afirmó como dueño absoluto del poder.
Pensó en destruir Santiago de Compostela, en cuya ciudad se decía que estaban los restos mortales del Apostol Santiago y salió de Córdoba, pasó por Coria, Viseo y Oporto, atravesó el Duero y el Miño y lo llevó todo a sangre y fuego. Monasterios y poblaciones eran atacados y destruídos. Después de devastar Padrón (Ir¡ Flavia), llegó a Santiago el 11 de Agosto de¡ año 997. Habían huido sus habitantes, quedando en la tumba un monje, al que dejó seguir en ella sin causar daños, en tanto que hacía transportar a Córdoba las puertas y las campanas de la catedral, a hombros de cautivos.
Sintiéndose enfermo, quiso demostrar la superioridad de su raza y continuó guerreando; se lanzó contra León y Castilla, desmantelando las poblaciones que ocupaba, hasta Canales, en Logroño, derribando el convento de San Emilio, patrón de Castilla.
Agotado, se hizo conducir a Medinaceli y envió a su hijo Abdelmetic para que se hiciese cargo del gobierno en Córdoba y dejó el mando del ejército a su otro hijo Abderramán.

DESINTEGRACION DEL CALIFATO

Almanzor había anulado el prestigio del califa y había reunido en sus manos todo el poder de tal manera que, a su muerte, el califato entró en fase irreversible de desmembración. Las revueltas eran continuas y en todas partes. Hubo insurrectos que llamaron a los Condes de Barcelona, Borrell y Armengol, con los que ganaron la batalla de Caba-al-Bacar, cerca de Córdoba, en Mayo del 1010. Los catalanes entraron a saco en la ciudad, ya saqueada seis meses antes por los castellanos.
Se produjo un cantonalismo en lo que había sido el califato de Córdoba, similar al que también se estaba produciendo entre los reinos de los cristianos, repartidos entre parientes y contraparientes, desde Galicia a Cataluiía. Por la parte musulmana se formaron doce estados: Toledo, Albarracín, Almería, Badajoz, Denia, Baleares, Granada, Jaén, Sevilla, Murcia, Málaga, Algeciras y Córdoba. Sus rencillas y dramáticas luchas y alianzas mútuas y con los cristianos, eran similares a las de los condes y los reyes reconquistadores.

LA DESCANTONALIZACION REINTEGRADORA GENERAL

Los cantones o parcelas de dominio del Norte y del Sur, del Este y del Oeste de Hipania, se fueron absorbiendo, entre sí, con sus posesiones en el Mediterraneo, Africa y Europa, hasta su mayoritaria reunión, sin Portugal, con los Reyes Católicos.
Iba a empezar el desarrollo agrícola e industrial de la parte más empobrecida de la Península Ibérica, atrayéndose hacia ella colonos, con beneficios concedidos por los reyes de Navarra, Aragón y Castilla, que, tenían que ser forzosamente católicos y católicos practicantes, como se ha dicho y razonado antes, que habrían de declararse vascos o euskaldunes, por tan originales circunstancias protectoras.
En la historia de Oñate, más adelante reseñada, resulta claro que, cuando dos familias enemigas acudieron a su asentamiento, tuvieron que ir a la iglesia, "ocupando bancos separados". No se procedió a lograr su mutuo perdón y reconciliación, sino a dejar que las dos participasen en el culto, aunque se odiaran.
El manejo político de la devoción católica de los vascos y los demás inmigrantes en las provincias vascongadas españolas, adquirió su máxima preponderancia con la explosión demográfica, con cifras de habitantes por kilómetro cuadrado situadas entre las más altas del mundo, debida al desarrollo de la industria y el comercio y, después, de la banca y el turismo.
Con una economía tan importante, "haciéndose más papista que el Papa", un cierto sector del clero local, regional y general de los vascos, hubo de afirmarse en posturas intolerantes, de incitación y apoyo fundamentalista a fanatismos disgregantes, frente a los aperturismos de las sociedades civiles de que dependen sus fieles e, incluso, contra las sociedades civiles que les atrajeron y ampararon.
Suponer la existencia de algún vasco o euskaldún antes de que se diera la razón de tales denominaciones significativas de su condición de inmigrantes, atraídos a las tierras del Pirineo occidental y del Cantábrico oriental, por planes de repoblación perfectamente reflejados en los archivos históricos, es tan irreal como insertar, tal como se inserta, en los mapas que señalan los límites del califato de Córdoba, entre los años 756 al 1030, las ciudades de Bilbao y Guernica, fundadas en los años 1300 y 1366, respectivamente, por concesiones dadas en Valladolid y en Ocaña.
Las fabulaciones deben reservarse para las obras de teatro y no para desorientar y enfrentar a la gente deseosa de ilustrarse y saber.

BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA

Los almohades, al mando de Yacub, derrotaron al rey Alfonso VIU de Castilla, en Alarcos, deteniendo los avances cristianos y, seguidamente, trajeron a la Península un ejército de 600.000 infantes y 90.000 jinetes, al mando del hijo de Yacub, el Miramamolín Alnasir Mohamed ben Yacub, que cruzó el estrecho en Mayo de 1211.
Ante el riesgo de que los almohades volvieran a repetir la ocupación total de la Hispania y sus conexiones ultrapirenaicas, el rey Alfonso VIII de Castilla obtuvo la alianza de los reyes de Aragón y Navarra y pidió auxilio a los reyes de León y Portugal, a los reyes cristianos de Europa y al Papa, Inocencio fil, que publicó una cruzada en su apoyo.
El ejército del rey Alfonso VIII de Castilla se empezó a recomponer con las mesnadas de los ricoshombres, órdenes militares, abades, priores y obispos, concejos, ciudades y villas y fue reforzado con la presencia del rey de Aragón, Pedro 11, con tres mil caballeros, los nobles de Pallars, Cardona, Moncada y Rocabertí y los condes de Ampurias, Ausona y Besalú, con una avanzada de doscientos nobles navarros y unos 60.000ultramontanos europeos, principalmente franceses.
Tan heterogéncos elementos se fueron concentrando y ampliando en Toledo,desde donde iniciaron, el 20 de Junio de 1212, un lento avance dificultado por una impedimenta de 70.000 carros y 60.000 acémilas, con escasez de víveres que se alivíó con la toma de campamentos musulmanes y, en el desarrollo y término de la operación, de Calatrava, Vilches, Baeza y Ubeda.
Alfonso VIII dividió las huestes en tres cuerpos, con unas reservas en la retaguardia y la caballería. Un cuerpo era de los ultramontanos europeos, al mando del conde Diego López de Haro, señor de Vizcaya; otro, del rey de Aragón, Pedro II, con los obispos de Tarazona y Barbastro, los condes de Ampurias, Rosellón, -Pallars y Foix y el vizconde de Carmona; en el tercer cuerpo iba el rey Alfonso VIII de Castilla, con el arzobispo de Toledo, los obispos de Palencia, Sigüenza, Osma, Plasencia y Avila y las órdenes militares de Santiago y San Juan, Calatraya y Alcántara; en la retaguardia estaban Gonzalo Rodríguez Girón y sus cuatro hermanos y la caballería iba mandada por Dalmacio de Creixell.
Se ocupó el castillo de Malagón, se cruzó el Guadiana y se tomó Calatrava el 1 de Julio. Al no permitirse el pillaje y el saqueo de las poblaciones conquistadas, se produjo la deserción de los ultramontanos europeos, que abandonaron sus distintivos de cruzados, con las únicas excepciones del obispo de Narbona y de Teobaldo de Blascón, de origen castellano, señor de Poitiers.
Acudió con refuerzos el rey de Navarra, Sancho el Fuerte, y se estabilízó el frente ante el puerto del Muradal, que fue ocupado por el conde Diego López de Raro, estableciéndose allí el cuartel de los tres reyes cristianos presentes.
Delante de ellos, las tropas mahometanas, extendidas desde Jaen, Baza a Santa Elena, ocupaban el formidable desfiladero de la Losa.
Romper las líneas de los almohades, como era necesario intentar, se presentaba como una acción desesperada, pero, el noble catalán Dalmacio de Creíxell, encontró a Martín Haleja, un pastor, en quien alguien quiso ver a San Isidro Labrador, que conocía un camino para cruzar los montes hasta la espalda de los enemigos y, por el Puerto Real, llegaron las avanzadas cristianas hasta la llanura de la Mesa del Rey.
Comprobando Alfonso VIII la rapidez de los jinetes almohades y la inexperiencia de sus milicias concejiles, cambió la organización de su ejército, poniendo en vanguardia las tropas más experimentadas de sus nobles y de las órdenes militares.
Se siguió el plan del jefe de la caballería Dalmacio de Creixell, con tres líneas, cuyo centro dirigía personalmente el rey de Castilla, con tres cuerpos mandados por Diego López de Haro, Gonzálo Núñez de Lara y Felipe Díaz de Cameros y otro de reserva, estando el ala derecha a las órdenes del rey de Navarra y la izquierda a las del rey de Aragón. En lo alto de una colina estaba el Miramamolín con su guardia y sus grandes signatarios dentro de un palenque de estacas unidas por gruesas cadenas.
El choque definitivo, iniciado por la vanguardia de Diego López de Haro, se expandió en todas direcciones, con aniquilamientos múltiples y empleo de todas las reservas, llegando a entrar en lucha cuerpo a cuerpo el rey Alfonso VIII, acompañado de Domingo Pascual, canónigo de Toledo, que, izando el pendón del arzobispado, llamó la atención al socorro en tromba de los obispos, caballeros y soldados que estaban en proximidad.
Los reyes de Navarra y Aragón y el caballero Dalmacio de Creixell, que murió en la pelea, hacen retroceder a los mahometanos, llegando al palenque fortificado del Miramamolín.
Saltan la barrera el rey de Navarra y don Alvar Núñez de Lara, lográndose romper la valla de cadenas, siendo perseguido furiosamente el jefe almohade, que se refugió en Vilches.
Por la parte cristiana se reconocieron 50.000 muertos, que debieron ser bastantes más, y se calcularon los muertos musulmanes en 200.000, cifra que coincide con el hecho de que, después de este desastre, se vino pronto abajo el Imperio almohade.
La parte principal de la batalla tuvo lugar a 12 kilómetros de las Navas de Tolosa, entre Santa Elena y Miranda del Rey, el día 16 de Julio de 1212, cuya fecha fue declarada Fiesta del Triunfo de la Cruz.
Suponer que estuvo en la contienda el espíritu del labrador Isidro, nacido en Madrid, que vivió entre los años 1080 y 1170, y se empleó con don Iván de Vargas, es cronológicamente posible, pero, como santo, no fue reconocido hasta que Gregorio XV le canonizó, en 1622, como San Isidro Labrador, junto a San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, San Felipe Neri y Santa Teresa de Jesús, a instancias del rey Felipe IV de España.
La tienda de seda y oro del emir se envió al Papa para la Basílica de San Pedro, Burgos conservó la bandera del rey Alfonso VIII, Toledo se quedó con los pendones de los almohades, el rey de Navarra, Sancho el Fuerte, se llevó las cadenas del palenque y muchas casas nobles conservan en sus escudos recuerdos heráldicos de la victoria en la que participaron representantes de todos los reinos hispánicos y del brazo eclesiástico.
En favor de varias poblaciones y personas y sus descendientes, se ha recabado, también, el reconocimiento de su presencia en la batalla de las Navas de Tolosa, en el año 1212, incluso no pudiendo ser, como en lo que respecta a los eibarreses, cuya villa se fundó con reparto de casas y tierras en 1346, o a las supuestas tropas vizcaínas.
El título de señor de Vizcaya se creó con derechos de colonización y desarrollo de tierras despobladas, de los montes al mar. Bilbao, que se fundó en 1300, por el decimoquinto señor de Vizcaya, Diego de Haro, por privilegio dado en Valladolid, tuvo muy escasa población hasta finales de¡ siglo XIX y principios del XX, Portugalete, cuyo reparto de casas y tierras a sus pobladores se hizo en 1333, tenía mil habitantes en 1900. Bermeo se fundó en 1236 por Lope Díaz de Haro y, los ,asentamientos anteriores, siempre de muy escasa entidad, que se ocupaban por los colonos que se iban asentando y titulando vascos y euskaldunes, ya estaban, como todo el resto de los repobladores del área, exentos de servir en los ejércitos de Castilla.

LAS PROVINCIAS VASCAS

VIZCAYA

(Vizcaya: VI" de potenciación IZA" expandida AHA al mar AK’’A atravesando AYA" los montes). Area despoblada que fue objeto de un plan de repoblación, que le valió su denominación, situada en zona montañosa y a la orilla del mar, al norte del reino de Castilla.
El nombre de Vizcaya aparece en tiempos de Alfonso el Grande de Castilla para señalar las tierras de escasa población, que, para su repoblación con privilegios, beneficios y ventajas a sus colonizadores, se ponen en manos de unos señores castellanos, los Condes de Raro, enemigos de los señores de Lara, que emparentaron con los reyes y las familias principales de los reinos cristianos del centro y norte peninsular, participando en múltiples contiendas a favor y en contra de Castilla y Navarra, con grandes hazañas, triunfos y fracasos, que les obligaron a refugiarse, varias veces, en la propia Vizcaya y en León, Navarra y Aragón, desde cuyos dominios en el Mediterráneo llegaron a Vizcaya importantes familias, como la de los Montiano.
Lope Díaz de Raro, cuya hija casó con el infante don Juan, nombrado administrador de las rentas reales y conde de Raro, calculó las riquezas que se podrían obtener del desarrollo de aquellas tierras de los montes y la costa del mar Cantábrico, al Este de Cantabria, región ya unida a Castilla y, también con problemas demográficos.
Lope Fortún, que asistió con las tropas castellanas en la toma de Lara en el año 905, es señalado como primer señor de Vizcaya, siendo segundo señor su hijo Munio o Manso López, que casó en segundas nupcias con doña Belezquita, hija de Sancho Garcés, rey de Navarra.
Iñigo López, tercer señor de Vizcaya y su hijo Lope Díaz o Núñez, cuarto señor, que murió accidentalmente, rompiendo la primera sucesión directa de la familia, prestaron importantes servicios al Conde Fernán González.
La extensión inicial del señorío de Vizcaya fue mayor que la de la actual provincia de Vizcaya, según consta en la escritura de los votos del conde Fernán González, otorgada en 938, incluyendo tierras del Este de Cantabria y del Norte de Burgos, entonces poco pobladas, llegando hasta el río Deva.
El escudo de armas que los condes de Raro dieron al señorío de Vizcaya es el conocido de dos lobos de sable cebados en campo de oro o plata, al que añadieron después de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), en la que se inmortalizó Diego López, cuatro pedazos de cadena de azur por bordura y otra con las aspas de San Andrés en memoria de la batalla de Ubeda.
Diego López de Raro, decimoquinto seilor de Vizcaya, fundador de Bilbao en 1300, estuvo casado con doña Violante, hija de Alfonso X.
Le sucedió doña María Diaz de Raro.
Juan H de Castilla hizo conde de Raro en 1430 a su camarero Pedro Fernández de Velasco.
Diego López de Raro y Sotomayor fue nombrado marqués del Carpio por merced de Felipe U en 1569.

GUIPUZCOA

Guipuzk (Gl de personlidad IP"U huidiza UZU’’ insolidaría UK en desajuste); Guipuzcoa (GI de personalidad IP"U huidiza UZU’’ insolidaria UKO acoplado OHA en colectivación); Guipuzcoano (Gl de personalidad IP’’IIU huidiza UZU" insolidaria UKO acoplado OHA en colectivacíón ANO" incluido).
En 1014, el rey de Navarra, dio a San Salvador de Leire el Monasterio de San Sebastián, construido por religiosos, al que se adosaron dos parroquias y, en 1025, aparece, como señor de Guipúzcoa, García Aznar, dependiente de dicho rey de Navarra, siendo su segundo señor Vela Aznar o Aznárez. Tercer señor de Guipúzcoa fue el segundo señor de Vizcaya, Lope lñiguez, y cuarto señor el tercer señor de Vizcaya, Diego López, a los que siguieron otros de sus descendientes como subsiguientes señores de Guipúzcoa.
Guipúzcoa pasó a depender de Alfonso VI de Castilla y, después, de Alfonso I de Aragón y, posteriormente, volvió a unirse a Navarra con García Ramírez.
A partir de 1200 se unió definitivamente a Castilla, cuyo rey, Alfonso VIII, confirmó los fueros que se habían concedido para la repoblación y el desenvolvimiento marinero de San Sebastián y Fuenterrabía y concedió otros privilegios para facilitar nuevas repoblaciones en Motrico y otras poblaciones.
Por R.O. de 1805 la ciudad de Fuenterrabía y la Universidad de Irún se agregaron a Navarra, volviendo a Guipúzcoa en 1814. La villa de Oñate, que no consiguió ser declarada de realengo, estuvo separada de Guipúzcoa entre 1822 y 1833, no reincorporándose plenamente hasta 1845.
Los guipuzcoanos figuran entre los primeros pueblos inmigrantes que se asentaron bajo la protección de los reinos cristianos de Navarra y luego de Castilla, Aragón, Navarra y Castilla, lo que, dentro del conjunto de los colonizadores vascos, les hizo objeto de maledicencias despectivas de las que se derivó, precisamente, la denominación con que han sido distinguidos. En Navarra se llegó a conocer el límite con Guipúzcoa como "frontera de los malhechores".

ALAVA

(ALA" indeterminación AV"A operativo).
Las planicies y valles de las tierras de Alava no tienen separatividades internas ni externas de importancia y sus límites se han ido marcando más por los ríos que por los montes, con enclaves de dominios cambiantes.
Cuando el emperador romano Augusto se propuso pacificar Cantabria, se construyó un camino militar fortificado para mantener las comunicaciones con la Galia, del que todavía quedan restos desde Puentelarrá a la Borunda.
El señor más antiguo de Alava fue el conde Eigión, al que sucedió Vela Jiménez, que en el aíío 882, al mando de huestes castellanas se enfrentó con partidas de moros. En el siglo X aparece como señor de Alava el Conde Fernán González. En el siglo XI fueron señores de Alava Nuño González, lñiguez, Fortuniones lñigo, Munnio Muñoz, López lñiguez, Lope Díaz y Sancho. Después, hasta 1332, destacaron Diego López de Haro, Nuño González de Lara, el infante don Fernando de la Cerda, Lope Diaz de Raro y Diego López de Salceda, como último señor de Alava.
Las fronteras, hasta que se fijaron modernamente, fueron muy variables y las tierras de los nobles pasaron por muy diversas manos, ampliándose los beneficios de las repoblaciones por el mérito de la Cofradía de Arriaga que, compuesta por el clero y la nobleza, consiguió mantener el desenvolvimiento agrario de los sucesivos asentamiento
  #5  
Viejo 1/Feb/05, 13:01
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado II... Vasconia-Hispania.... Pelayo, duque de Cantabria

INTEGRACION MULTIFACTORIAL
EN EL CENTRO NORTE
DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Juan Prada Bécares
Instituto Auxiliar de Estudios Ecoantropológicos (Córdoba)
6 y 7 de Agosto de 1999


PROMOCIÓN DE ZONAS DESPOBLADAS

Los colonos que acudieron a las concesiones de privilegios y ventajas, cartaspueblas y fueros, que se daban, por reyes y señores de Castilla, Navarra y Aragón, para poblar las zonas despobladas del mar Cantábrico oriental y de los Pirineos occidentales eran, como ahora, de muy diversas procedencias.

A las ciudades llegaron, en los primeros momentos, ciudadanos de los reinos cristianos, con sus hablares hispanos, dominando el castellano, en su evolución natural.

Para trabajar en el campo, recibiendo lotes de tierras, y casas, vinieron, en importante proporción, grupos de gentes de los pueblos iberos residuales, desarraigados por la unificación imperial de Roma, desintegrados por la unificación legislativa de Chindasvinto y, a partir del año 653, despersonalizados por la unificación civil de Recesvinto, que, repeliéndose entre ellos, se expresaban, sin entenderse mutuamente, en centenares de dialectos y subdialectos.

Como caseros, quedando aislados en sus concesiones de hecho o “etxes", conservaron sus diferencias expresivas, en paulatina extinción. No podían dividir sus caseríos, arruinando su medio de vida, ni marcharse donde no se les entendía y, como fruto excedentario, producían hijos y descendientes para la industria, la pesca y el desarrollo urbano y comercial, donde las distinciones lingüísticas se diluían.

Sus relaciones materiales, personales, morales y espirituales, dentro de la cristiandad y el catolicismo, con la tutela real, señorial y eclesiástica, les hicieron asimilar, para entenderse interdialectalmente, gran número de voces inspiradas, principalmente, en el castellano y el latín.

Como pobladores que se reunían en las áreas de desarrollo promovido por los reinos de Castilla, Navarra y Aragón, las primeras referencias a que, en su conjunto, se empezaran a llamar vascos y euscaldunes, al margen de sus hablares y posicionamientos urbanos y rurales, abarcando Vizcaya, son del siglo XVIII.

Supuestos vascos, vascones o vascongados anteriores, son creaciones literarias y políticas de autores imaginativos, entre los que resulta de cita obligada el Padre Larramendi (cuyo verdadero nombre era Garagorri), con su estudio, "La antigüedad y universalidad del vascuence en España" (1728), en el que pretende demostrar que el castellano y los cientos de dialectos y subdialectos de los aldeanos asentados en el pequeño territorio de su confluencia, proceden de un mítico prevascongado único anterior.

Nunca han existido las Provincias Vascongadas hasta que se designaron así en la Constitución Española de 1812. El Real Decreto de 30 de Noviembre de 1833, las delimitó como provincias de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, de tercera clase.
Antes de la Constitución de 1812, en el Diccionario de Hacienda de Canga Argüelles, a finales del siglo XVIII, solamente constan Vizcaya y Guipuzcoa (con 20 partidos), como provincias marítimas septentrionales, y Alava (con sus cofradías), como provincia interior septentrional.

Al unirse Aragón y sus dependencias con Castilla y las suyas, en el año 1512, se tuvieron en cuenta, por una y otra parte, los Señoríos de Vizcaya y de Molina, sin ninguna referencia a comunidades vascas.

En lo que respecta al norte de los Pirineos, Francia eliminó los fueros y ventajas que sus comarcas habían recibido de Navarra y Aragón.
En la parte española, los colonos llegados a poblar las zonas que se reunieron como Provincias Vascongadas tenían y tienen, desde el más antiguo al más actual, la misma condición de asentados, abstracción hecha de sus distintas procedencias, carentes de ningún tronco común.

PROTECCIÓN DE LOS ASENTAMIENTOS

Los reinos cristianos se encargaron de la seguridad urbana y rural de las zonas de su promoción, delegando en condes y señores, no siempre fieles, que llegaron a abusar de los colonos, a enfrentarse entre sí y con sus reyes y a vender comarcas a otros poderes, como fue el caso de las cesiones de territorios navarros y aragoneses al Duque de Aquitania.

La Paz de los Pirineos marcó la frontera entre España y Francia por la línea de las cumbres pirenaicas.
En los primeros tiempos de los repartos de tierras, concesiones de ventajas y fundaciones de poblaciones, se crearon muchas propiedades rurales y aldeas, con pocos y poco populosos centros urbanos.

Los colonos, que no tenían arraigo previo en las tierras que venían a poblar, estaban exentos de servir en los ejércitos cristianos y, en cuanto parlantes de dialectos y subdialectos divergentes, carecían de términos bélicos y de denominaciones comunes para las armas, obteniéndolos de los usados en su entorno civil y religioso receptor.
Guerra-geria-gerla-gerrate, paz-pake-bake.
Abordar-abordatu, acantonar-kantoindu, acaparar-akaparatu, acuartelar-kuarteleratu, alabarda-alabarda, almena-almena, ametrallladora-metrailgailu, arco-arko, ariete-ariete, arma-harma, balabala, balazo-balakada, ballesta~balezta-balestra, bomba-bonba, bombardeo-bonbaketa, caiíón-kainoi, casco-kasku, castillo-gaztelu, dardo-dardo, dinamita-dinamita, duelo~duelo, escopeta-eskopeta, escudo-eskutu, escudero-eskutari, espada-ezpata, fusil-fusil, lanza-lantza, letrina-komuna, maza-idimailu, munición-munizio, noble-noble, pistolazizpoleta, pólvora-polbora, puiíal-puinal, rodela-erredona, vanguardia-abangoardia y más a consultar en los diccionarios.

RECURSOS DISPONIBLES

De la misma manera que en los asentamientos cántabro-pirenáicos no se encontraron armas ni cadáveres de pre-pobladores, tampoco hubo aperos de labranza ni útiles.
Las herramientas y los materiales de construcción que fueron precisando los primeros inmigrantes, los obtuvieron de la sociedad que se iba conformando con ellos y los conocieron por la vía del castellano.

En los lugares menos surtidos, se tuvieran que ayudar, para cavar y desbrozar huertos, a veces montados o mejorados con espuertas de tierra, con astas y piedras, objetos bastos y pesados que se tenían que procurar en el sitio, elementos "aitz" (AHIITH sobresaliente del ser) y "ach" (ACH" sólido), que les sirvieron como rudimentarias azadas-aitzurra, hachas-aitzhorre-azkona, navajas-haístu, tijeras-aitzturrak, cuchillos-aizto y otros, hasta el punto de hacerse expertos en el manejo de troncos, piedras, vacas y bueyes, con los que todavía compiten en certámenes.


Con las modificaciones sonoras lógicas, en tanto que parlantes de dialectos y subdialectos, con los que no se entendían entre ellos, fueron conociendo las cosas por los sonidos y las ideas de su entorno oficial receptor, tales como:
Abarca-abarka, abrelatas-lategailu, alicates-alíketak, alpargata-espartei, balanza-balantza, baldosa-baldosa-baldoso-baldosatxo, bandejabandexa, cacerola-kaxola, caldera-galdari, calza-galza, guadaiía-koraña, ladrillo-adreilu, linterna-linterna, martillo-mailu, herradura-ferra, herramienta-erreminta, mazo-idumailu, molino rotante-errota, pala-pala, palanca-palanka, placa-plaka, teja-teila, tejado-teilatu, tejar-teileria-teiletxe, yunke-ingude y más, a consultar en los diccionarios.

CONDICIONAMIENTO AGLUTINANTE.

Las tremendas batallas, alianzas militares, convenios y traiciones,
conmociones sociales e incompatibilidades religiosas, que tuvieron lugar
durante la obtención por los germanos del poder político de los romanos, cuya civilización persistió, cambiaron el curso de la historia con hechos transcendentales, como la derrota de Atila en los Campos Cataláunicos, por la coalición de los romanos, los francos y los visigodos, en el año 451, y el asesinato del rey visigodo Teodorico por su hermano Eurico, en el año 467.

Eurico aborrecía profundamente a Roma y a los católicos y quería dominar la Galia y la Hispania, que estaba repartida entre los suevos, en Galicia y parte de Lusitania, los godo!, en Cataluña y Andalucía, y los romanos, en la Cartaginense, la Carpetana y gran parte de la restante Celtiberia.

Desde Toulouse invadió la Península Ibérica y sometío a los suevos, se apoderó de Pamplona y Zaragoza y arrasó Tarragona, hasta los cimientos de sus casas y monumentos, de una manera tan salvaje que nunca se ha podido recuperar de tal desastre.
Hizo compilar el derecho consuetudinario de los visigodos en el justamente famoso Código de Eurico, tuvo la satisfacción de ver desaparecer el Imperio Romano de Occidente, con su último emperador, Rómulo Augústulo, en el año 476, y dejó, a su muerte, en su corte de Arlés, en el año 484, un coherente y poderoso Estado, que se extendía desde el Loira hasta la Hispania Tingitana de Africa.

Le sucedió su hijo Alarico que, más fanático arriano, volvió a desencadenar violencias, persecuciones y el exterminio de los pueblos indígenas.
Proclamado rey Recaredo, el 21 de Abril del año 586, procuró completar la obra de Leovigildo, que había conseguido la unidad territorial y, en buscar la paz interior y exterior, aceptó la unidad religiosa por su conversión al catolicismo.

En el Concilio de Toledo de 4 de Mayo del 589, bajo la presidencia del arzobispo de Mérida, reunió a cinco metropolitanos, cincuenta obispos católicos, seis representados por arcedianos y arciprestes, ocho obispos arrianos (los de Barcelona, Tortosa, Valencia, Oporto, Viceo, Tuy, Lugo y Palencia) y a todos los grandes de la Corte, haciéndose abjuración general del arrianismo.

El rey Chindasvinto, derogando el Breviario de Alarico II, logró la unidad legislativa hispánica, anulando las diferencias de castas entre los ciudadanos, de modo que, los pueblos ibéricos inadaptados y en diáspora, dejaron de estar discriminados.
Recesvinto acabó la obra estableciendo, en el Fuero Juzgo, "que ha de valer por siempre que la mugier romana pueda casar con ome godo y la mugier goda pueda casar con ome romano e que el ome libre pueda casar con la mugier libre, que sea convenible por conseio e por otorgamiento de sus parientes".

Superando la invasión árabe, los condes de Castilla, Fernán González (923-970), Garci Fernández (970-995) y Sancho García (9951017), que recuperó los daños producidos por Almanzor, terminaron con García II, hijo de Sancho García. El rey de Navarra, Sancho III, marido de la hermana de García II, hereda Castilla y la cede, como reino, a su hijo Fernando (1032), que casa con Sancha, viuda de García II y hermana de Bermudo III de León, ciñendo las coronas de León y Castilla. Ambos reinos irían unidos en adelante, salvo en los reinados privativos de Fernando II (1157-1188) y Alfonso IX (1188-1230), en León, y Sancho III (1157-1158), Alfonso VIII (1158-1214) y Enrique 1 (1214-1217), en Castilla.

La sucesión de los monarcas castellano-leoneses es la siguiente:
a). Casa de Navarra: Fernando I el Grande (1032-1065), Sancho II el Fuerte (1065-1072), su hermano Alfonso VI (1072-1109) y Doña Urraca (1109-1126).
b). Casa de Borgoña: Alfonso VIII el Emperador (1126-1157), solamente en León, Fernando II (1157-1188) y Alfonso IX (1188-1230), solamente en Castilla, Sancho III (1157-1158) y Alfonso VIII (1158-1214) y Enrique I (1214-1217) y, en ambos reinos, Fernando III el Santo (12171252), Alfonso X el Sabio (1252-1284), Sancho IV el Bravo (1284-1295), Fernando IV el Emplazado (1295-1312), Alfonso XI el Justiciero (13121350) y Pedro I el Cruel (1350-1369).
c). Casa de Trastámara: Enrique II el Fraticida (1369-1379), Juan 1 (1379-1390), Enrique III el Doliente (1390-1406), Juan II (1406-1454), Enrique IV (1454-1474) y su hermana Isabel la Católica (1474-1504).

Tales fueron los tiempos en que se empezaron a dar los privilegios y cartaspueblas que promovieron la entrada de los inmigrantes que se llegarían a titular vascos, en unas tierras que se llegarían a llamar vascongadas, algunos de cuyos fueros se reafirmaron personalmente en visita directa y personal, por la reina Isabel la Católica.

RELIGION DE LA POBLACIÓN INCIDENTE

Los colonos atraídos al desarrollo demográfico de la zona centroseptentrional ibérica, entraban a formar parte de la cultura propia de los reinos cristianos.
A su proporción de aldeanos, principalmente, que esperaban conseguir un futuro estable, con posesiones y bajo un orden capaz de hacerles superar los rencores y las disparidades mutuas que arrastraban desde sus puntos de origen, no le resultaba prudente hacer alarde de creencias no católicas, entrando a depender de poderes que estaban en guerra con los mahometanos.

La menor sospecha de entrega a cualquier culto extraño significaría su rechazo y su expulsión.

En cuanto parlantes de dialectos y subdialectos residuales ibéricos, tuvieron que olvidarse de los recuerdos que les pudieran quedar de sus abuelos y de sus padres y de sus tiempos emigratorios, desde Tartesos y Africa a las Galias y cualesquiera otros lugares, porque las noticias de abrirse perspectivas de refugio llegan muy lejos, como ocurre ahora en España con los inmigrantes que vienen de Africa, Asia y América, en pateras y camiones o como sea. Es más que probable, que una mutua vigilancia entre vecinos les condicionara su acendrada religiosidad católica, de drástica manera.

Si pensaban en algo inaprensible a que encomendar su espíritu en sus buenos o en sus malos momentos, no lo dijeron, ni tuvieron idea dialectal ni subdialectal del gran misterio que se encierra en los términos Dios y Dieu, expresables por los parlantes del español y del francés.
Aceptaron la traducción práctica personalizada, extendida a todos sus grupos asentados, de un "señor en lo alto", de un Jaungoikoa, sin ningún enraizamiento previo, suficiente para cumplir en la iglesia y para evitarse las enfrentadas elucubraciones teológicas que tantas complicaciones y disputas han desencadenado en otros lugares, desde los tiempos más remotos.
Su piedad se apoyó en muchas palabras de inspiración castellana, del latín y de otras fuentes, tales como:
Aleluya-aleluia, altar-aldare, amén-amen, Ave María-Agur Maria, basflica-basilika, bautizar-bataiatu, bendecir-bedeincatu, cabildo-kabildo, católico~katoliko, coro-koru, cristiano-kristau, Cristo-Kristo, cruz-gurutze, crucero-gurutzeria, hereje-herexe, iglesia-eliza-elesa, infielezleial, jaculatoria-jakulatoria, maldecir-madarikatu, martir-martiri, misa-meza, monasterio-monastegi, penitencia-penitentzia, religión-erligio, rito-errito, rosario-arrosario, sacramento-sakramentu, sacrilegio-sakrilegio, sagrado-sakratu.
Abad-abade-apaiz-apez, acólito-acolito, angel-aingeru, apostolapostolu, arcipreste-artxipreste, beata-beata, canónico-kanoniko, canónigo-kanonje, canonizar-kanonizatu, monja-monja, párrocoparroko, parroquia-parrokia, pontífice-pontifize. sacristán-sakristau, sacristía-sakristia. Alma-ánima-anima-arimia-arima, amor-amodio, amoral-
moralgabe, anatema-anatema, anulación-anulaketa, castídad-kastitate, cielo-zelu, codicia-gutizía, cuerpo-gorputz, dañar-damutu, demoniodeabru, diablo-deabru, espíritu-izpirítu, fe-fede-fide, humilde-umilla, infierno~infernu, lucifer-luzifer, milago-milagro, martirio-martiri, moralmoral, moralmente~moralki, nunca jamás (por los siglos)-sekulan, orgulloso-urgulutsu, paraiso-paradisu, razón-arrazoi, rencor-errencura, razón-errazo, voluntad-borondate, virtud-bertute.
Aberración-aberrazio, abjurar-abjuratu, apocalipsis-apokalipsi, arrianismo-arrianismo, ascética-aszética, ateismo-ateismo, laicismo-laizismo, milagro-mirar¡, profecía-profezia y más a consultar en los diccionarios.

MAGIAS Y MITOLOGÍA

Ni siquiera en la parte de los asentamientos aldeanos hubo espacio para magias (magia-magia) y mitologías (mitologia-mitologia).
Sin previa pertenencia a ningún pueblo común, con una población formada por la aglutinación de gentes procedentes de diversos orígenes y cumpliendo con un control religioso directo, no podían exhibir ni abrazar desviaciones misteriosas de ninguna clase.
Fue mucho después, cuando los inmigrantes compusieron grupos vecinales intergenerados y gozaron de un desarrollo social comunitario, que abrieron sus ojos y sus oídos a cantos de sirena que les inventaban pasados gloriosos y tradiciones para la nueva identidad que sentían.

Hubo quien les alumbró al sublime Aitor, quien les creó el adorado Sarnausi y quienes, prescindiendo de que ni siquiera han sido designados como vascos hasta épocas muy recientes, les han dicho que "los vascos" ' como precursores de ellos mismos, adoraban la cruz antes de que naciera Jesucristo", les han puesto a Bilbao en el Camino de Santiago y les han imbuído petulancias y falsedades, sobre héroes y heroínas, brujas y hadas (hada-hada), que han llegado a tomar como de tradición propia sin hacer su verificación en los archivos en que se conserva su próximo pasado.
Los compiladores de historietas referentes a las gentes y los aldeanos que poblaron las tierras que se decantarían como provincias de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya, son de escritores de principios del siglo XX, en España, con referencias del siglo XIX, en el entorno francés de la Aquitania, más abierto a los temores y las supersticiones extrañas.

Nada documentado como anterior a la entrada de las personas y familias llamadas a poblar la zona despoblada del cantábrico oriental y el occidente pirenaico, con fueros, ventajas y cartaspueblas, ni nada que tenga que ver con recuerdos ancestrales, sino con la incultura y los miedos a la oscuridad o a lo desconocido, en la soledad de los montes, con animales salvajes y ruidos alarmantes.
Relatos, intranscendentes y recientes, de puntuales alucinaciones, sobresaltos, pesadillas, poderes de sanación, intentos de daño ajeno, facultades premonitorias y de adivinación y, por lo que parece, a veces, de los efectos de muy probables intoxicaciones etílicas, con tremebundos delirios.

Para hacer frente mental a tales cuentos, era recomendable encomendarse a los Santos y a la Virgen María, que no tienen nada que ver con la prehistoria.
Las lamiñ o lamias (del latín lamia), que andaban por el campo, desaparecieron, mejorando el soporte religioso de los aldeanos aislados, que nunca se las tomaron muy en serio, con ermitas rurales.
La creencia en brujas está representada, en las provincias vascongadas, por las sorgines, que van en paralelo con las sorteras castellanas, inspiradas en el latín sors-sortis, como la suerte y los sortilegios.

En los siglos XVI y XVII, ciertas habladurías sobre mujeres que montaban escobas, burros o machos cabríos, que eran convocadas a tener orgías con el demonio, provocaron juicios y condenas infamantes y de muerte en muchos lugares, desde Alemania (como en los montes Harz, Brocken, Nuremberg y Maguncia) y Francia (como en Jura, Provenza, Bearn y Aquitania), hasta llegar a España (como en el castillo de Trasmoz de Borja, Prats, Caldas de Estrach, Granollers y Zugarramurdi, en la Rioja).

Las denuncias y las persecuciones que resultaron de aquellas circunstancias, no fueron cuestiones privativas de ninguna comunidad ni pueblo, sino parte de aviesas religiosidades dominantes, que montaron un amasijo de farsas, escarmientos y expolíos, sobre ignorancias locales admisivas de aquelarres diabólico (AQE maridajes EHE carnales EL"A llevados ARRE"S bestialmente).

DESARROLLO SOCIAL DE LOS COLONOS.

Los colonos procedentes de familias de los reinos colonizadores, conservaron, generalmente, sus relaciones de origen. Los aldeanos que obtuvieron terrenos y caseríos, no indicaron los lugares que habían abandonado, ni los nombres comunes con que designaban las cosas y los seres que les rodeaban, ni los identificativos de si mismos.
Nuevo entorno conseguido, nuevas condiciones de vida aceptadas, nueva composición social de los conjuntos humanos que se iban formando y nueva identidad de cuantos, por proceder de díásporas conflictivas, no querían que constaran sus orígenes, adoptando los nombres toponímicos de los terrenos que se les daban y otros, también de nuevo cuño.

ADAPTACIÓN A UN NUEVO ENTORNO AMBIENTAL

Clara demostración de la mayoritaria llegada de nueva gente a las tierras promovidas se desprende de la falta de términos de entendimiento común entre parlantes de dialectos grupales y de subdialectos familiares, en gran proporción aldeanos receptores de posesiones campestres, que los tienen que tomar de la organización cristiana en que entraban, hasta en lo referente a su entorno ambiental inmediato.
Geografía, Climatología y Orografía:
Aire-aire-aize (racha-bolada), alisios-alisio, antípoda-antipoda, arrecife-hondale, arroyo-latsa, atmósfera-atmosfera, atolón-atoloi, barómetro-barometro, barranco-barranka, cala-kala, campo-kanpa, canal-kanale, ciclón-zikloi, clima-ldima, climatología-klimatologia, cuevakoba, desierto-mortu, fenómeno-fenomeno, geografía-geografía, golfogolko, hemisferio-hemisferio, hondo-hondo, huracán-erauntsi, lago-laku, isla-irla, istmo-istmo, mapa-mapa, meteoro-meteoro, meteorologíameteorologia, monte-mendi, naturaleza-natura, océano-ozeano, orografíaorografia, península-penintsula, pirineos-pirene, playa-hondartza, pozopotzu, pronóstico-pronostiko, provincia-probintzia, región-erregio, telúrico-teluriko, trueno-trumoi, volcán-bolkan y más a consultar en los diccionarios.

Geología y Mineralogía:
Acero-altzairu, aguamarina-aumarin, alabastro-alabastro,
aluminio-aluminio, arsénico-artseniko, azabache-azabatxe, azufre-sufre, bronce-brontze, cobre-kupre, diamante-diamante, hierro-erre, geologíageologia, granito-granito, jaspe-xaspe, mamol-marmol, metal-metale, metálico~metalezko, mineral-minerale, mineralogía-mineralogia, nacarnakar, níquel-nikel, nitrógeno-nitrogeno, nitrato-nitrato, platino-platino, rubí-errubi, sílice-silize, topacio-topazio, turquesa-turkesa y más a consultar en los diccionarios.

Astronomía:
Astro-astro, astronomía-astronomia, cometa-kometa, galaxiagalaxia, meteorito-meteo-rito, observatorio-obserbatoiro, satélite-satelite, telescopio-teleskopa y más a consultar en los diccionarios.

Plantas, Animales y Peces:
Flora:
Apio-apio, arroz-arroz, bambú-banbu, botánica-botanika, cafékafe, castaño-gaztainondo, cebolla-kipula, cereza-kerezi, clavel-krabelin, espliego-izpiliku, flor-lore, flora-loradi, fruta-fruita, fruto-fruitu, garbanzo-barbantzu, haba-baba, haya-fago, helecho-iratze, higo-piku, higuera-piko, hongo-onddo, limón-lema, lirio-lili, jacinto-ihazíntu, jazmín-ihazmin, lechuga-letxu, limón-limo¡, limonero-limonondo. mandarina-mandarina, melocotón-melokotoi, melón-meloi, maraña-maleza, membrillo-mermilla, naranja-laranja, naranjo-laranjondo. níspero-mizpiru, perejil-perexil, pimiento-piperr, píno-piñu, plantaplantiá, polen-pole, ricino-errícíno, rosa-arrosalore, rosal-larrosa, sandia-sandia, sauce-saguka-sahats, trébol-irusta, yerba rosario-errosario besar y más a consultar en los diccionarios.

Fauna:
Aguijón-akullu-akuilu, anfibio-anfibio, animal-animaliá, ballena-balea, buitre-putre, buey-idi, buho-mozoilo, camaleón-kamaleoi, camello-gamelu, carnero-ari, cigarra-txitxar, cocodrilo-kokodrilo, domesticar-domestikatu, chinche-chímicha, fauna-animaleríá, jungla-xungla, gatokatu, gavilán-gabirai, halcón-alkoi, insecto-insektu, jirafa-xirafa, maullido-miau, iíu-ñu, grillo-kirillo, pluma-luma, puerco-urdi, saltamontes-matxínsalto, sapo-apo, tórtola-tortuiua y más a consultar en los diccionarios.

Peces:
Anguila-aingira, angula-aíngiratxo, atún-atun, bacalao-bakallau, besugo-bixigu, calamar-txipiroi, jibión-chipirodi, lubina-lupin, lucio-lutxo, marrao-marrazo, pez-pez, salmón-salmo¡, sardina-sardina, verdel-berdel y más a consultar en los diccionarios.

SOBERANIA GARANTE DE LA COLONIZACION.

La variabilidad de los límites de soberanía de los reinos de Aragón, Navarra, Castilla, España, Aquitania y Francia, supuso cambios de dependencia de los colonos atraídos a las áreas de promoción pobladora, hasta conformarse, conservando ventajas especiales, las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa y Alava, en la parte española, pasando a depender de Francia, las comarcas ultrapirenáicas.

La homogeneización de los reunidos se hizo posible por el efecto estabilizador de sus autoridades civiles, sus uniformes prácticas religiosas católicas y sus acuerdos cooperativos y consorciados.
Las fundaciones de poblaciones, los repartos de tierras y las concesiones de privilegios a las gentes que acudieron a poblar las comarcas deshabitadas de¡ centro-norte de la Península Ibérica, en los siglos XI al XV, principalmente, constan en los archivos públicos.
La evolución social de las comarcas promovidas, que partieron de la más absoluta desertización y pobreza, ha llegado a cotas de estimable prosperidad, potenciada por el Descubrimiento de América y la expansión de¡ gran imperio español en los siglos XV al XIX, con una gran industrialización y una notable progresión demográfica, especialmente en Vizcaya, siendo conocidos los vizcaínos mucho antes de que se oyera hablar de los vascos.

El enriquecimiento de la base rural, levantada sobre la difusión de caseríos, casas de labor con parcelas de tierras puestas en posesión de aldeanos, se combinó con la progresión de los centros comerciales e industriales próximos y las iniciativas financieras, que se han proyectado por todo el mundo.

El uso del idioma español se hizo común en las ciudades españolas y de todo el imperio español y, en las zonas con hablares de corto alcance, en las relaciones jurídicas y jurisdiccionales no estrictamente reservados a asuntos locales o familiares.

MEJORAS DEL ENTENDIMIENTO EXPRESIVO.

La práctica supradialectal en las zonas centro-norte de Iberia, receptoras de gentes con múltiples dialectos de uso local y subdialectos familiares, ha ido corrigiendo las incomprensiones de sus parlantes entre sí y con su entorno establecido, facilitándoles ideas y nombres para las cosas, actividades y circunstancias de la vida, extraídos de su tal entorno receptor envolvente.

EN LO REFERENTE A LA ADMINISTRACIÓN GENERAL

Abdicacíón-abdikapen, abolición-abolízio, absolutismo-
absolutismo, abstención-abstenzio, alcalde-alcate, alcaldía-alcatego, alguacil-agoazil, aristocracia-aristokracia, autarquía-autarkia, autogobierno-autogobernu, autonomia-autonomia, ayuntamiento~ aiuntamendo, candidatura-kandidatura, catastro-katastru, civil-zibil, concejal-kontzejal-kontseilari, edil-kontzejal, dictador-diktadore, dimisión-dimisio, guardia-goardia, guardia civil-goardia zibila, himno-himno, huelga-huelga, inspector-inspektore, instancia-instantzia, jerarquia-hierarkía, junta-batzar, manifestación-manifestaldi, ministro-ministro, motín-errebolta, municipal-munízipal, municipio-munizipio, monarquía-monarkia, motín-arrebolta, parlamentario-parlamentar¡, policía-polizía, presidente-buru, princesa-printzesa, príncipe-printze, rey-errege, votar-botatu, voto-boto y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE AL
DERECHO, JUSTICIA Y PROPIEDAD.

Abogacía-legegizontza, abogado-legegizon, abuso-abusu, acuerdoakordio, afiliado-afiliatu, alegar-alegatu, alijo-kargakenketa, alquilaralokatu, amnistía-amnistia, anarquía-anarkia, anexión-anexio, apelaciónapelazío, arrendar-errentatu, arrendatario-errentapen, arriendo-errenta, asignar-asignatu. calumnia-kalumnia, contrato-kontratu, dimisión-dimisio, embargo-cubargo-retenimiento, estipulación-estipulaketa, herencia-herdentzia, hipoteca-hipoteka, horca-urkamendi, ¡legallegecontrato, imparcialidad-inparzialtasun, imputar-inputatu, juez-juje, ley-lege, libertad-libertate, magistratura-magistratuzga, mayorazgo-maiorazko, penitenciario-penitentziazko, plebiscito-plebiszito, política, piíotoka, político-politiko, procedimiento-prozedura, procurador-procurar¡, preso-preso, prisión-presondegi, promulgar-promulgatu, vindicar-bindikatu y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
INDUSTRIA Y COMERCIO, PESOS Y MEDIDAS.

Acuñación-akuinaketa, aduana-aduana, agencia-agentzia,
aportación-aportaketa, arancel-arantzel, autóctono-autoktono, balancebalantze, caloría-kaloria, coste-kostu, dinero-diru, empresa-enpresa, fábrica-fabrika, fanega-aneua, ganga-ganga, importe-inporte, jalónmarka, librecambio-ganbiolibre, kilo-kilo, kilográmetro-kilogrametro, kílogramo-kilogramo, kilolitro-kilolitro, kilómetro-kilometro, kilovatiokilobatio, kiosko-kiosko, litro-litro, marketing-marketin'g, marzo-martxo, ma yo-maiatz, mensajero-mandatari, mercancia-merkagai, mercantilmerkatal, mil-mila, milla-mila, millón-miloi, moneda-txanpon, negocio-negozio, negociante~negoziari, pacto-pactu, porcentaje-tortzentaia, precio-prezio, producción-produzio, producto-produktu, promoción-promozio, propaganda-propaganda, reloj-erloje, teneduría-kontularitza-kontugintza, zancada-zangada y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
ECONOMIA, SEGUROS, BANCA Y BOLSA.

Acción-akzio, axreedor-akreedore, ahorro-ahorro, alarma-alarma, asegurar-finkatu-segurtatu, aval-abal, banca-banka, bolsa-burtsa. cambio-ganbio, cotización-kotizapen, crisis-krisi, cheque-txeke, devaluación-desbalioketa, garantía-garantia, economía-ekonomia, hipoteca-hipoteka, garantía-garantia, préstamo-preztamo y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
AGRICULTURA, SELVICULTURA, GANADERIA
E INDUSTRIAS DERIVADAS

Aceite-olio, achicoria-atxikori, agronomía-agronomia, árbol-arbola, aullido-auri-ulu-uhuri, azúcar-azukre, capataz-kontramaisu, coto-koto, huesto-ortu, labrador-laborar¡, labranza-laborantza, mesta-mesta, segador-segalari, serrar-zerratu, sierra-zerra y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
PESCA, APAREJOS E INDUSTRIAS DERIVADAS.

Abordar-abordatu, anzuelo-hamu, aparejo-aparailu, arpón-harpoi, flota-flota, flotar-flotatu, fondo-hondo, marinería-marineleria, marineromarinel, mastil-masta, naufragar-hondoratu, naufragio-hondoraketa, pesca-arrantza, popa-txopa, vela-beila y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
MINERÍA, QUÍMICA, ELECTRICIDAD
E INDUSTRIAS DERIVADAS.

Abrasión-abrasio, afianzar-finkatu, aislante-isolailu, alcoholalkohol, alcohólico-alkoholdun-alkoholtsu-alkoholezko, alambicar-alanbikatu, alcohol-alkohol, amperímetro-anperimetro, amoniacoamoniako, electricidad-elektrindar, electricista-electrari, eléctrico-elektra, elemento-elemendu, hidroeléctrica-hidroelektrika, imantación-imanketa, laboratorio-laboratorio, petróleo-petroliontzi, voltio-boltio y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
MAQUINARIA.

Aceleración-azelerazio, avería-aberia, camión-kamioi, camionetakamioixka, engranaje-engranaisa, hidráulico-hidrauliko, máquina-makina, mecánico-mekaniko, mecanismo-mekanismo, motor-motore y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
ALIMENTACIÓN.

La "aza" (I-IA"Z"A expansivo cosechaba), apócope de berza, coles y repollos, con el bacalao-bakallau-bakailu, constituyó la base alimenticia del campo vascongado.
Albóndiga-albondiga, alcachofa-alkatxofa, algarroba-algarroba, alimentación-mantenu, alimentar-mantendu, almeja-xirla, almendra-almendra, anís-anis, bizcocho-bizkotxa, cacahuete-kakahuete, café-kafe, caldo-salda, galleta-gaileta, garbanzo-garbantzu, gastronomía-gastronomia, glotón-tripazale, haba-baba, harina-irin, horchata-ortxata, licor-likore, manutención-mantenu, marisco-maskor, masticar-mastikatu, macarrón-makarroi, mejillón-muskuilo, mostaza-mustarda, paella-paela, vieira-vieira y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE AL
HOGAR, MOBILIARIO, VESTIDO Y MODA.

Afeitadora-bizarmakína, armario-armairu, balleta-baieta, bañobainu, blusa-brusa, botella-botila, cafetera-kafetontzi, calzón-galtza, calzoncillo-galtzontzilo, chapela-kapelu, chaqueta-xaka, escote-eskote, gabardina-gabardina, hilvanar-albain, higiene-higiene, jabón-xabon-xaboin, jersey-jertsc, lino-lino, marco-marko, maquillaje-makilaia, modamoda, mueble-moble, muebleria-mobletegi, pantalón-fraka, obsequio-present, planchar-lisatu, seda-seda, sombrero-sonbrero, vela-kandela, zapato-zapata, zurrón-zurro y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
RESTAURACIÓN Y ALOJAMIENTOS.

Agape-agape, albergue-xostatu, bar-bar, cafetería-kafetegikafetetxe, caño-kañuto, comer-jalar-jan, comida-janari, economato-
marquedenda, horchatería-hortxategi, hotel-hotel, jergón-jergoi, merienda-merenda, montacargas-kargagorailu, posadero-ostalari, postre-postre, soda-soda, taberna-taberna y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LOS
TRANSPORTES
Y MEDIOS DE TRANSPORTE TERRESTRE.

Automóvil-auto-automóvil, coche-kotxe, autobús-autobus, autocarautokar, cochero-kotxezaib, cuentakilómetros-kilometrokontailu, cuentarrevoluciones-birakontailu, motocicleta-motozildeta, neumático-neumatiko, garaje-autotegi, motocicleta-motozikleta, trolebús-trolebús, gasolina-gasolina, gasoil-gasoil, gas-gas, rodamiento-errodamento, calle-kalea, carretera-autobide, autovía-autobidezabal, autopista-autopista, tren-tren, ferroviario-trencizon-trenbideko, plataforma-plataforma y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LOS
TRANSPORTES
Y MEDIOS DE TRANSPORTE MARÍTIMO.

Acorazar-akorazatu, armador-harmadore, arriar-irriatu-erriatu, bergantín-bergantin, botadura-botaketa, bote-bote, boya-buia, flota-flota, galeón-galeoin, lancha-chalupa-txalupa, marinero-marinel, navegable-navigagarri, navegación-navigaketa, puerto-portu, velero-belari y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LOS
TRANSPORTES
Y MEDIOS DE TRANSPORTE AÉREO.

Avioneta-abioixka, avión-abioi, aviador-abiadore, hélice-errota, reactor-erreaktore, aeropuerto-aireportu, aeronave-aireontzi, aeronáutica-airenautka y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LOS
VIAJES, EXCURSIONES Y TURISMO.

Campamento-kanpamendu, camping-kanping, emigración-
emigraketa, emigrante-emigrante, fardo-fardel, maleta-maleta-
bidebaliza, mesón-ostatetxe, mochila-motxila, pasaporte-pasaporte, prisapresa, turismo-turismo, valija-balixa, vía(camino)-bide y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LAS
FIESTAS, ESPECTÁCULOS, JUEGOS Y DEPORTES.

Atletismo-atletismo, balón-baloi, ballet-ballet, bola-bola, bolosbolajoko, canto-kantu, cancha-pilotatoki, ciclismo-ziklismo, circo-zirko, competir-kompetitu, coro-kantaritalde-kantu-koru, correr-korritu, danza-dantza, domador-domatzaíle, esquí-eski, harpa-harpa, himnohimno, humor-umore, interpretación-interpretake, jabalina-xabalina, jota-jota, juego-joko, mus-mus, naipe-karta, pandereta-panderotxo, pelota-pelota, pelotari-pelotari, peloteo-pelotaka, silbato-txilibitu, tambor-danbor-thunthun, tamboril-danborín, teatro-teatro y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
COMUNICACIÓN PERSONAL, RELACIONES Y MEDIOS

Altavoz-vozgorailu, asmar-asmatu, audífono-audifono, crónicakroníka, cuiíada-koinata, cuñado-koinatu, ediitorial-editoriale, imprenta-imprimategi, impresión-impresio, lacónico-lakonico, letrero-txartel, madre-ama, gente-gende, magnetófono-magnetofono, mímica-mimika, papel-paper, paquete-pakete, persona-pertsona, personal-pertsonal, prensa-prentsa, sonido-soinu, voz-voz y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LAS
COMUNICACIONES POR CORREO, TELÉGRAFO,
TELÉFONO, RADIO, TELEVISIÓN, CABLES Y SATELITES.

Antena-antena, cabina-kabina, cable-kable, cámara fotográfica-fotokamera, cartero-postari, centinela-zelatari, comunicación-comunikapen, correo-posta, destinatario-destinatari, emisario-mandatari, incomunicación-ezkomunikazio, lacre-lakra, mensaje-mandatu, mensajero-mandatari, radio-erradio, satélite-satelite, teléfono-telefono, telefonía-telefonia, telefonear-telefonatu, telégrafo-telegrafo, telegrama-telegrama, televisión-telebista, televisor-telebisore y más a consultar en los diccionarios.

DESARROLLO INSTITUCIONAL

El desenvolvimiento social de los asentamientos en la zona deshabitado del centro-norte de Iberia, iniciado con los reinos cristianos en el siglo XI, se completó dentro de España, en el siglo XX, disponiendo de las instituciones legislativas, gubernativas y judiciales adecuadas a su progreso económico, defensa, sanidad y cuanto han podido precisar.

El idioma español, que se impuso como vehículo del desarrollo cultural de cientos de millones de personas en todo el mundo, sirvió a la comunicación de los colonos de las Provincias Vascongadas, desde que el castellano constituyó su base de entendimiento inicial común, siendo la zona una de las primeras en erradicar el analfabetismo en España.

ADAPTACIÓN ALDEANA

Los aldeanos con hablares de corto alcance tuvieron que obtener expresiones compartidas para su común captación de los constantes adelantos intelectuales, científicos y técnicos de la vida.

Pudieron sumarse al progreso con la absorción de enraizamientos fonéticos prácticos, que, en lo que respecta a sus propios dialectos y superdialectos, enriquecidos por las inspiraciones castellanas, latinas, por uso del latín en Castilla y por la Iglesia católica, francesas, inglesas, provenzales y de otros orígenes, han evitado su total desaparición.

Es evidente que no conocían previamente voces designativas para ideas y materias, cosas y conceptuaciones de utilización necesaria en sus contactos particulares y sociales, en una convivencia de la que no tenían conocimiento anterior, tales como:

EN LO REFERENTE A LAS
PROFESIONES, OFICIOS Y TRABAJO.

Actuario-actuar¡, albacea-testamenduzair, asesor-konseilari,
comerciante-merkatari, diplomático-diplomatiko, farmacie-farmaziabotika, herrero-errementari, herrería-herrementeria, notario-notar¡, pluriempleo-pluriemplego, proletario-proletari, representante-mandatari, tintorería-tindategi, transportista-transportatzaile y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
DEFENSA.

Alférez-alferez, alistamiento-alistamendu, almirante-almirant, antagónico-kontrako, crucero-kruzerontzi, defensa-defentsa, ejército-harmada, estrategia-estrategia, gendarme-gendarma, infantería-infanteria, invasión-invasio, legión-legio, lugarteniente-ordezkari, mariscal-mariskal, milicia-soldaduska, militar-militar, minar-minatu, obstáculo-traba, pólvora-poibora, polvorín-polvorategi, rádar-radar y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
ENSEÑANZA, LITERATURA E HISTORIA.

Abecedario-alfabeta, ablativo-ablativo, académico-academiko, acento-azentu, acusativo-acusatibo, adverbio-adberbio, agenda-agenda, album-album, bilingüe-bilingüe, calificación-kaliflkapen, calígrafo-kaligrafo, escuela-eskoia, escribir-izkribatu, historia-historia, institutoinstitutu, lapicero-lapitzontzi, letra-letra, leyenda-leienda, libro-liburo, liceo-lizeo, literario-literario, maestra-maistra, maestro-maisu, matricula-matrikula, mayúscula-letranagusi, mecanógrafo-mekanografari, megalítico-megalitiko, monosílabo-silababakar, narración-contaketa, negatívo-negativo, paleolítico-paleolitos, pedagogo-pedagogari, prehistoria-historiaurre, pronunciación-pronunziaketa, universidad-univertsitate, universitario-unibersitari y más a consultar en los diccionarios.

Obras escritas en dialectales ibéricos aportados por los aldeanos a las áreas de repoblación no se han encontrado en los tiempos de los asentamientos promovidos por los reinos cristianos con ventajas, privilegios, fueros y cartaspueblas.

La primera referencia que se conoce corresponde a unas poesías de un cura francés, Bernardo Dechepare, párroco de San Miguel el Viejo, a principios del siglo XVI que, denunciado al Rey de Navarra, pasó muchos años en prisión.

Sus composiciones fueron publicadas en Burdeos en 1545, quedando un solo ejemplar, conservado en la Biblioteca Nacional de París, en el que se incluyen poemas amorosos picantes impropios de un sacerdote (La disputa de los enamorados, Elogio de las Mujeres, El amigo inexorable, El enamorado secreto, El Enamorado celoso y otros) y sobre asuntos místicos, de la doctrina cristiana y del juicio final, sin pretender representar a los cientos de hablares dialectales de la época ni hacer referencia alguna a ningún pueblo vasco, aún no titulado así.

En 1547 nació Don Miguel de Cervantes Saavedra, que en su muy azarosa vida, viajando por todo el Mediterráneo como soldado y prisionero de los mahometanos, y recorriendo toda la Península Ibérica, hasta como recaudador de impuestos en diversas comarcas, nunca tuvo noticia de ningún pueblo vasco, en tanto que mantuvo su actividad literaria hasta el mismo momento de su muerte, el 23 de Abril de 1616, en el mismo día en que también murió Shakespeare, con fecha 4 de Mayo, por no haberse aceptado todavía en Inglaterra la corrección del Calendatio Gregoriano que se hizo por entonces.
Tampoco Shakesperare, a pesar de que Inglaterra había ocupado Labourde y La Soule, dentro de las tierras que se llegarían a considerar como vascongadas, tuvo conocimiento de que existieran los vascos, que todavía no se habían titulado así ni recibido la subsiguiente confirmación administrativa.

Los escritores que hablan de vascos anteriores a haber existido colonos centro-norteños hispanos que se integraron en la zona en que se les dió tal titulación, quieren idear un origen común previo de los vascos antes de que se hubieran integrado como vascos en su proyección actual, montando ficciones que marginan la historia de su verdadero confluente origen, prefectamente constatado documentalmente.

EN LO REFERENTE A LA
CULTURA, FILOSOFÍA Y CONOCIMIENTOS GENERALES

Agnóstico-agnostiko, amuleto-amuletu, ario-ariar, bebé-nini, cacarear-kakarakatu, literario-liteerario, literatura-literatura, materiamateria, monstruo-munstro y más a consultar en los diccionarios.
Absoluto-absolutu, abstracción-abstraktzio, absurdo-absurdu, académico-academiko, antítesis-antitesi, autologia-antologia, apología-apologia, aposición-aposizio, apóstrofe-apostrope, artículo-artikulu, asonantzia-asonancia, átono-atono, axioma-axioma, filosofía-filosofía, idealismo-ideialismo, lógica-logika, metafísica-metafisika, nominalismo, pluscuamperfecto-pluskuanperfectu y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
MATEMÁTICAS, GEOMETRÍA, CIENCIAS Y TÉCNICAS.

Algebra-algebra, arista-arista, cálculo-kalkulu, diámetro-diametro, izquierda-ezker, matemáticas-matematika, geometría-geometria,
integral-integral, métrica-metrika, oblicuo-obliku, promedio-proporzio, técnica-teknica, triángulo-hiruangelu, prisma-prisma, y más a consultar en los diccionarios.
Los números suman unidades con repetición sobre diez, como en todos los idiomas que adoptaron el sistema árabe.
Un uno (de ANA" juntamiento) - Bat (BA AT" base indivisible).
Lo indivisible (AT") está en infinidad de palabras de todos los idiomas del mundo, como en,GO"T"A (G"O T" AH-A propalado indivisible de un liquido) y en A"T"AR (AT"AR sujetar).
Dos (DO" doblado) - Bi (BI" divergente).
Tres (TE sobresalientes ERE periféricaménte ES" en oposición) Hiru (HI" de expansionamiento IRU" confluente).

La materialización del número tres desde la representación de los ángulos opuestos de un triángulo, que también se forma por el cierre de una bifurcación, es indicativa de la gran inteligencia de los antepasados que nos han transmitido la idea.
Cuatro (QA enmarcación encuadramiento) - Lau (L"A englobamiento AHU" acomodado).
El número cuatro se materializa desde la idea del cuadrado.
Cinco - de incrustación amplificadora - Bost - basado con adición de un indivisible.
Seis (de la idea SEX, coordinación perfecta, hexágono) - Sei.
Siete - Zarpi; Ocho - Zortzi; Nueve - Bederatzi; Diez - Hamar.
Once - Hamaika (diez más uno); Doce - Hamabi (diez más dos); Trece - Hamairu (diez más trés): Catorce - Hamalau (diez más cuatro); Quince - Hamabost (diez más cinco); Diecíseis - Hamasei (diez más seis); Diecisiete - Hamazarpí (diez más siete); Dieciocho - Hemazortzi (diez más ocho); Diecinueve - Hemedertzi (diez más nueve).
Veinte - Hogei: Treinta - Hogeita hamar (veinte y diez); Cuarenta - Berrogei (dos veintes); Sesenta - Irurogei (tres veintes); Ochenta Larogei (cuatro veintes).
Cien - Ehun; Doscientos-Berrehun; Trescientos - Hirurehun; Cuatrocientos - Laurehun; Quinientos - Bostehun; Seiscientos Seirehun; Setecientos - Zarpirehun; Ochocientos - Zortzireun; Novecientos - Bederatzireun; Mil - Mila; Millón - Miloí, milioi.


Los colonos de las comarcas Cántabro-pirenáicas, siguen el mismo sistema numérico arábigo de los reinos por que pasaron desde sus orígenes, de los que no aportaron peculiaridad ninguna, disponiendo, desde su asentamiento, del manejo de las unidades y sus múltiples y decimales, estando superada, contablemente, la numeración romana.

La "cuenta de la vieja", con los dedos, no es privativa de nadie. Pueblos africanos y americanos usaban los dedos de las dos manos y de los dos pies, como los tamanacos, veinte por un hombre por sus veinte dedos, los aztecas y mayas, veinte por entero, y otros que trastocan cinco por cuatro en cuatro por cinco.

Todavía quedan los que levantan los dedos de su mano izquierda y la cierran como cinco y siguen levantando los dedos de la mano derecha hasta cerrar las dos manos como diez y los hay que levantan el índice de la mano izquierda con la mano derecha cerrada para el once y los dos dedos índices para la docena.

El Europa, contar veinte, dos veintes, tres veintes, cuatro veintes indica, más que una referencia a los veinte dedos, al manejo de alguna mercancía intercambiada en usos domésticos, válida la enseñanza de la gente sencilla.

La cestilla de cuarta de mano por arquillo, donde se contienen exactamente veinte huevos, con gran seguridad y, rellenando de cal, por muy largo tiempo, podría haber inspirado prácticamente la referencia a los veintes en las transacciones, en Francia y otros países.

EN LO REFERENTE A LA
ARQUITECTURA, URBANISMO9 PUEBLOS Y CIUDADES.

Abside-abside, acrópolis-akropoli, acueducto-akueductu,
anteproyecto-aurreproiektu, apartamento-apartamendu, arquitectura-arkitectura, arquitecto-arkitekto, balaustrada-barandadi, balcón-balkoi, cabaiía-txabola, calibrador-kalibratzaile, calle-kale, canalización-kanalizapen, hormioón-hormigoi, metrópoli-metropoli, monolito-monolito, monumento-monumendu, muro-murru, necrópolis-nekropoli, panteón-panteoi, pared-pareta, parque-parke, población-populazio, poblado-populatu, pontón-ponto¡, presa-presa, suelo-zola, torre-dorre, urbanismo-urbanismo, urbanízar-urbanizatu, urbano-urbano y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LA
HIGIENE, SANIDAD Y ATENCIÓN SANITARIA.

Ablación-ablazio, aborto-abortu, acetona-azetona, afecciónapekzio, anatomía-anatomia, anemia-anemia, anestesia-anestesia, anquilosis-ankilosi, ansiedad-antzibizi, antibiótico-antibiofiko, anticonceptivo-antikonzeptibo, anficuerpo-antigorpuzki, antídotoantipozoin, anásisis-analisis, apoplejía-apoplejia, arteria-arteria,
articulación-artikulazio, artritis-artritis, asepsia-asepsia, astigmatismo-astigamtiamo, bacteria-bakteria, calamidad-deskalabro, circulaión-zirkulapen, diagnosis-diagnosis, hematoma-hematoma, hemorragia-hemorragia, hospital-ospitale, indigestión-indigestio, injección-xiringada, lóbulo-lobulu, marcapasos-pasusmarkailu, maxilar-masaileku, metatarso-metatarso, mierda-kaka, miopia-miopia, moco-muki, morfología-morfología, mucosa-mukosa, nervio-nerbio, neumonía-neumonia, neurología-neurologia, pene de niño-pitilín, orinar-pixa, parálisis-paralisi, parásito-parasito, radiación-irradiapen, radiar-irradiatu, radiólogo-irradiologari, urinario-pixazko y más a consultar en los diccionarios.

EN LO REFERENTE A LAS
ARTES Y LA CREATIVIDAD.

Acorde-akor, acordeón-akordeoi, actor-aktore, acuarela-akuarela, apoteosis-apoteosi, apuntador-apuntatzale, argumento-argumendu, arpaarpa, arte-arte, artesano-artesau, artesonado-artesonatu, artífice-artista, artificial-artiflzial, artificio-artiflzio, artista-artista, autor-autore, bajorrelieve-baxuerliebe, color-coloriá, cuadro-koadro, lírica-lirika, melodrama-melodrama, moldear-moldatu, morado-more, música-musika, parodia-parodia, pincel-pintzel, primoroso-primoros, zarzuela-zarzuela, bonito-polit, borrar-borratu, verde-berde y más a consultar en los diccionarios.

RELACIONES HUMANAS EN LAS VASCONGADAS.

TRES NIVELES EXPRESIVOS DE LOS VASCOPARLANTES.

Junto a la división minifundista de las tierras que se daban a los colonos que acudían a trabajarías, estaban los señores que obtenían las concesiones para hacer las fundaciones, los consensos, consorcios y cooperatividades y las estructuras civiles, judiciales y eclesiásticas de su referencia y amparo, que se desenvolvían en castellano.

Los aldeanos importaban variedades língüísticas múltiples, cuya coexistencia discordante, demuestra por si misma la ausencia de ningún foco previo común.
Llamando ahora vascoparlantes a quienes, radicados familiarmente en las zonas repobladas del Mar Cantábrico oriental, mantienen unas expresividades residuales múltiples, conjugadas de manera diferente al español, en las Provincias Vascongadas y Navarra, al sur de los Pirineos, y al francés, en las comarcas francesas ultrapirenáicas. se han establecido, entre ellos, tres niveles expresivos:

1. Las comunicaciones de corto alcance comarcal, local y familiar, en cuanto vienen sobreviviendo desde los tiempos de su importación, entre los años 1000, con los primeros fueros y cartaspueblas, y 1332, en que Alava se incorporó a Castilla.

2. Las comunicaciones extensivas, formadas por un número creciente de vocablos asimilados desde los idiomas generales, que van reduciendo las carencias de conceptos espirituales, suprasesensibles y abstractos, en los dialectos locales y los subdialectos familiares, mejorando la comprensión mutua entre ellos.

3. Las comunicaciones eruditas, que sistematizan artificiosamente los términos asimilados supradialectalmente y otros añadidos, creando un "esperantillo concentrado (de bat-uno, batua)", no hablado antes por nadie.

Imponer esta condensado lingüístico como "idioma unificador", para unas gentes que no lo necesitan ni piden y tienen mucho que perder con tal nueva dependencia, es una empresa interesada, que se obtiene por peritos que lo montan, lo enseñan y lo manejan.

Para los ciudadanos que se entienden en español o en francés, sin tal apaño, es una carga de nulo aporte cultural, si lo tienen que aprender sin conocer previamente ningún dialecto o subdialecto local o familiar.

Para los que ya hablan algún dialecto, supone una ruptura mental con sus fuentes lingüísticas naturales, que han sido diferentes.
Los grandes diccionarios, que acumulan términos entresacados de modismos dialectales y subdialectales múltiples, mezclando voces, prefijos y sufijos de distintos y hasta contrarios sentidos en diversas comarcas, carecen de utilidad, ocupando un espacio mucho mayor en la parte dedicada del eusquera al castellano o al francés que en la del castellano o el francés al eusquera.

Los vocabularios conducentes a vasconizar a los vascos, aislándoles de sus antepasados próximos, para relacionarles con otros míticos nunca existentes o lapones, africanos, caucasianos, japoneses y hombres de las cavernas, resultan macarrónicos (caja-kucha, de hucha, cuenta-kontua, turismo-turismoa o aeropuerto-aireportu).
El batua, no hablado antes por ningún colono vascongado, se ha inventado y se está expandiendo, por unos iluminados, como arma antiespañola que, en lugar de culminar la definitiva armonía de los actuales habitantes del área, la dificulta y complica con una nueva fuente de desavenencias insolidarias entre ellos.

"Una de las primeras tareas de todo pueblo maduro políticamente" - dicen en su exposición de motivos - suele ser la de normalizar su idioma nacional para el aparato oficial del país". El proyecto incluye la unificación, en el plano literario, de los substratos dialectales que aún persisten, en fase de extinción acelerada.

La maniobra absorbente que se está potenciando en las Provincias Vascongadas españolas, que no se pueden marchar de donde están, daña, más que a España, a los descendientes de quienes, recuperando tierras yermas, siempre han tenido diferentes medios de expresión.
A España le afecta poco o nada que se entiendan en español 510 ó 508 millones de personas, pero, a los actuales residentes en las, tierras de las vascongadas, ser obligados a entenderse en su pequeño solar, con una jerga amañada en el odio político, les frena tradición acogedora y les corroe sus más profundos sentimientos humanitarios y su mutua confianza cooperativa, hundiéndoles en el fanatismo de sus propios dirigentes religiosos fundamentalistas, que les ahondan sus discordias. En cuanto pasen a depender de controladores políticos englobantes directos, se reiniciarán en su pristina condición de contribuyentes aislados, pero, sin privilegios ni peculiaridades de ninguna clase.

ETNIAS COINCIDENTES.

A poblar los campos que se les repartieron, acudieron gentes de los reinos cristianos y de otras regiones, sin aportes de negros ni asiáticos, abundantes en las tropas musulmanas que luchaban contra Castilla y sus aliados.

Pretender una mayor uniformidad étnica en la zona, sobre tal base, ha resultado inútil.
Los estudios craneológicos son contradictorios y, por lo general, tan irreconciliables como sus autores.
Para unos expertos los aldeanos de las actuales Provincias Vascongadas son braquicéfalos, para otros son dolícocéfalos o subbraquicéfalos o afines con los celtas, los germanos o los guanches, así como no celtas, ni siquiera aríos.

Se empeñan en alterar la evidencia de sus múltiples orígenes diversos, que está ante sus ojos, sin misterio alguno.
Cada cual es hijo de su padre, de su madre y de sus circunstancias y, en las Provincias Vascongadas, las variaciones familiares de tipo, son más variopintas y dispares que en ninguna otra comarca de España.

DENOMINACIONES PERSONALES.

Los nombres y apellidos de los vascos hispano-parlantes, equivalen a los iguales y similares del resto de España y de todos los paises de habla española y han evolucionado de la misma manera.

NOMBRES COMUNES.

En lo que se refiere a los nombres propios, tanto castellanos como de los aldeanos vascos, sus distinciones particulares no tienen ninguna transcendencia general, ya que da lo mismo que alguien sea conocido por su familia y amigos o en el Registro civil, como José, Pepe o Pepita, como Pedro, Peru, Pello, Piarres, Kepa o Kepe, o como Salvador, Liberación o Pasionaria.

En lo que respecta a los parlantes de dialectos y subdialectos vascos y al superdialecto práctico que se ha ido unificando por la via prioritaria del castellano, para su entendimiento común, los nombres propios de hombres y mujeres, en su mayor parte, se han inspirado en el Santoral, con tendencia, con salvedades, a usar la terminación "a" para los varones y la terminación "e" para las hembras, en directa relación con los hablares de la antigua Hispania, desde Africa a la Septimania francesa.

La observación de que los niños lloran en "ar" (varones) y las niñas en "eme" (hembras), sugirió el uso de tal distinción expresiva sexual en todos los idiomas del mundo, incluido el español, en el que, paralelamente, se fueron imponiendo, con excepciones, las terminaciones “o” para los hombres y "a" para las mujeres, derivadas de la raíz universal AHA, vitalidad o fluencia y seres vivos, en su directa AHA, para las mujeres, como reproductoras, y en su materializada OHO, fuerza, para los hombres, pronunciadas y escritas "A" y “O” , respectivamente.

Aron-Aarón-Aarona-Arone, Aton-Abdón-Abdona-Atone, Abel-Abel-Abela-Abele, Abilli-Abilio-Abilia-Abille, Abarran-Abraham-Abrahana-Abarrane, Abundi-Abundio-Abundia-Abunde, Akaki-Acacio-Acacia-Akake, Akiskol-Aciselo-Aciscla-Akiskole, Adalberta-Adalberto-Adalberta-Adalberte, Adauta-Adaucto-Adaucta-Adaute, Adela-Adelino,
Adolba-Adolfo-Adolfa-Adolbe, Adame-Adán, Adiran-Adrián-Adriana-Adirane, Apordixi-Afrodisío-Afrodisia-Apordixe, Agapita-Agapito-Agapita-Agapite, Agatokil-Agatoclio-Agatoclia-Agatokile, Agaton-Agatón-Agatona-Agatone, Agirkol-Agrícola, Agirpin-Agripino, Agirtzi-Agricio, Agosti-Agustín-Agustina-Auxtina, Aingeru-Angel, Akaki-Acacio,
Akil-Aquiles-Aquilina-Akiliííe, Albar-Albano-Albana-Albane, Alberda-Alberto-Alberta-Alberde, Alesander-Alejandro-Alejandra-Alesandere,Albontsa-Alfonso-Alfonsa-Albontse, Albar-Alvaro-Alvara-Albare,Amator-Amador-Amadora-Amatore, Amanda-Amando-Amanda-Amande, Amantzi-Amancio, Anakelda-Anacleto-Anacieta-Anakelde,
Anastasi-Anastasio-Anastasia-Anastase, Ander-Andrés-Andresa-Andere,Andoni-Antonio-Antonia-Antohoni, Aniketa-Aniceto-Aniceta-Anikete,Anter-Antero-Antera-Antere, Antselma-Anselmo-Anselma-Antselme,Apirkan-Africano-Africa-Apirka, Apoliiíari-Apolinar-Apolinaria-Apoliñare, Apulegi-Apuleyo-Apuleya-Apulege, Arkadi-Arcadio, Arnulba-
Arnulfo, Artur-Arturo, Auria-Aureo-Aurea-Auria, Auspiki-Auspicio-Auspicia-Auspike, Abelin-Avelino-Avelina-Abeliñe, Balas-Balasi-Bladi-Blás, Baldasar-Baltasar-Baltasara-Baldasare, Balendin-Valentín,Barnaba-Bernabé, Bartoloma-Bartolomé, Basil-Basilli-Basilio-Basilia-Basille, Baurli-Braulio-Braulia-Baurle, Beiñardo-Beiiíat-Bernardo,
Benedita-Banito, Benin-Benigno, Benzeslas-Wenceslao, Bernarta-Bernardo, Bernartin-Bernardino, Beñardo-Bernat-Beiñat-Bernardo,Bartoloma-Bertol-Bartolomé, Birila-Virila, Bladi-Blás, Bittor-Víctor-Victoria-Bittori, Bonabendur-Buenaventura, Burna-Bruno-Bruna-Burne,Dabi-David, Damas-Dámaso, Daman-Damián-Damiana-Damene, Danel-
Daniel-Daniela-Danele, Dar¡-Darío, Datiba-Dativo, Delbin-Delfín,Demetir-Demetrio-Demetria-Demetire, Desideri-Desiderio-Desideria-Desidere, Dima-Dimas, Denis-Dionisio-Dionisia-Dunixe, Dorota-Doroteo-Dorotea-Dorote, Jagoba-Didaka-Diego, Edorta-Eduardo, Eladi-Eladio,Elen-Elena, Elixi-Eliseo-Elisa-Elixa, Elbir-Elvira, Emilli-Emilio-Emilia-Emille, Endika-Enrique-Enriqueta-Endike, Errapel-Rafael, Estepan-Esteban, Gabirel-Gabriel, Gontzal-Gonzalo, Iñazio-Ignacio, Ireliíe-Irene,Javier-Xabier, Jon-Juan, Joseba-José, Laurentzi-Lorenzo, Luki-Alosi-Luis, Nikola-Nicolás, Peli-Felix-Felisa-Pele, Peru-Pedrod, Perderika-Federico, Pilipe-Felipe, Prantxes-Francisco-Francisca-Prantxiska,
Roberto-Erroberta, Xabier-Javier, Xanti-Santiago, Yuli-Julio, Zakari-Zacarías y otros, más de mil, a ver en los vocabularios.

También se usan otros nombres de elección, como en todas partes, de variedad particularista y, sobre todo en lo que respecta a las mujeres, derivados de la devoción a la Virgen, con mayor proporción de uso local y comarcal de sus respectivas advocaciones, pero sin limitarse a sus lugares de origen.

En las vascongadas se bautizan una minoría de niñas como Nuria o Montserrat, de Cataluña, Paloma o Almudena de Madrid, Olvido o Sonsoles de Castilla, Guadalupe de Extremadura o de Méjico, Rocío, Esperanza, Carmen y Pilar y otras, y, en todo el mundo del ámbito español y francés, también una porción que eligen advocaciones propias del área vasco-navarra, generalmente referidas a los lugares en que se aparecieron o se encontraron sus imágenes, nunca anteriores a la fecha de fundación de las poblaciones que les dan culto, tales como:
Agirre, Aiala, Ainhoa, Alziber, Akorda, Almike, Aloña,Altzagarate, Atxarte, Andion, Arama, Arana, Arantzazu, Arbeiza,Areitio, Argiloain, Aritzaga, Arkija, Arkiloaín, Arluzea, Armola, Arrako,Arrate, Arrigorria, Arritokieta, Artiza, Artzeina, Asa, Askoa, Axpe,
Azitain, Bañano, Barazorda, Berexi, Barria, Basaba, Beatasis, Begoña,Bekorregi, Belate, Beloke, Beltxa, Beolarra, Butzeña, Doniantzu, Dorleta,Edutzeta, Elkuren, Erdoiza, Ergiña, Eriete, Erkuden, Ermin, Ernioble,Eskolumbe, Esozia, Estibaliz, Eunate, Ezozia, Gardotza, Goiaz,Golkoana, Goikuria, Gorritiz, Guruna, Hiart, Idoia, Idoltbalzaga, Idurre,
Irantzu, Iratxe, Iriñuela, Iruiíia, Isasi, Iterrisantu, Itziar, Izaro, Izaskan,Jugatx, Kizkitza Koru, Lamiaran, Landa, Larraitz, Lasarte, Legarra,Leire, Leorin, Lierna, Lisagain, Loinaz, Mendi, Molora, Muskilda,Muxika, Nagore, Naiara, Nora, Oianko, Oitia, Olatz, Olite, Orbaiz,Ordizia, Oro, Oskia, Sorauren, Tetxa, Uba, Ubaga, Uda, Ula, Uli, Untza,
Unzizu, Uribarri, Urindorre, Uriz, Urrategi, Urretxa, Urrexola, Urtza,Usua, Yera, Yuna, Zaloa, Zearrotza, Zikuñana, Zuberoa y Zumadoia.

También se adaptaron a los dialectos y subdialectos ibero-vascos, ideas del entorno idiomático o conocidas por su vía, aplicables a hombres, pero, sobre todo, a las mujeres, tales como, Abarne-Ramos, Agurne-Rosario, Agurtzane-Adoración, Aintzane-Gloria, Aintzine-Antigua, Alaitasune-Alegría, Alazne-Milagros, Amane-Maternidad, Anamari-Ana Máría, Añes-Inés, Argiñe-Luz, Argitsu-lluminada, Agune-Lua, ArrenArrene-Oración. Arrosa-Rosa, Arroxali-Rosalía, Aurkene-Presentación, Aurramari-María Niña, Azegiñe-Consuelo, Bakarne-Soledad, Berbizne-Resurrección, Bidari-Guía, Bidatz-Camino, Biotzgarbia-InmaculadoCorazón, Bureskunde-Coronación, Deiene-Deikun-Deiña-Deiñe-Anunciación, Dostatsun-Buenaventura, Eztegune-Desposorios de Nuestra
Señora, Garaipen-Victoria, Garbi-ñe-Purificación, Maite-Maitane-María del Amor, Gabon-Natividad, Gurtasun-Adoración, Kemen-Virtud, Nekane-Dolores, Zuria-Blanca, Zurtasun-Sabiduría, Zutoia-Pilar y varios cientos más a ver en los vocabularios.

APELLIDOS.

Además de las transmisiones llegadas de su entorno social, en especial en los poblados, como apellidos de los aldeanos parlantes de dialectos o subdialectos grupales y familiares, adquirieron importancia los toponímicos, derivados de las posesiones de hecho o etxe, que les fueron repartidas como repobladores promocionadas.

También fueron y son abundantes los indicativos de sus oficios, profesiones y actividades, los alusivos a cosas, flores, plantas o animales, al agua (Ur, de UR"A agua) y a la religión y los derivados de los nombres propios de los padres e, incluso, motes.

Sería demasiado larga la relación de los apellidos toponímicos, descriptivos y alusivos o motes adoptados por los colonos de las comarcas que se llegarían a conocer como vascongadas, cuyo contenido etimológico y significado se puede consultar al "Instituto Auxiliar de Estudios Ecoantropológicos “ (ladeea).

Lo que es evidente es que ningún vasco de ahora tiene ningún apellido designativo de las circunstancias del terreno que recibió un antepasado colono, hasta que con aquel antepasado se generara, por no tener otro anterior o no querer tenerlo.

De hijos a padres, no hay ningún nombre familiar ni de estirpe que se refiera a los parientes, las tribus ni las poblaciones que dejaron atrás.

De los nombres propios de padres se han derivado apellidos para los hijos (seme-semilla), en todas las comarcas que se expanden desde Santander a Navarra, Burgos y La Rioja, tales como-Con el sufijo -RENA (de AH"A-RENA, fragmento de la base), Martirena-hijo de Martín, Marticorena-hijo de Martico, Pedrorena o Perurena-hijo de Pedro, Loperena-hijo de Lope, Ansorena-hijo de Anso (Sancho) y otros.


Con el sufijo -TEGUI (de AT"EGI", que se desprende), Martitegi hijo de Martín, Lopetegi-hijo de Lope, Ansotegi-hijo de Anso y otros.
Con el sufijo -EZ (de EZ", en desdoblamiento), ampliamente usado en Castilla, en la Edad Media, Pérez-hijo de Pero, Gutierrez-hijo de Gustios, Martínez-hijo de Martín, Hernandez-hijo de Hernando, González-hijo de Gonzalo y otros.

LINAJES FAMILIARES

El uso del indicativo "de" ha dado lugar a la aparición de nuevos apellidos, evolucionando los, "de Aguirre", "D'Aguirre", "Daguirre" a "Daguerre" o "de Oñate “, "D'Oñate" a "Doñate", por ejemplo.

Importantes familias de los reinos cristianos que abrieron camino a los asentamientos vascos, llegaron a las zonas en repoblación, con apellidos toponímicos, descriptivos y alusivos o motes propios, como las de Salazar y Salcedo (humedales arbóreos) o Escribano, profesión.

La familia Salazar, de asendencia normanda, se dividió entre el lugar de Salazar, en Villarcayo (Burgos) y el de El Tobar, en Villadiego, pasando la de Salazar a Somorrostro, Gordejela y Orduña. Se relacionó con la familia de Don Vela, hijo bastardo del rey de Aragón, considerado como el primer linaje de los que se establecieron en Vizcaya, Conde de Ayala, cuyo decendiente García Galindo, residió en Salcedo y tomó ese apellido.

Las propias denominaciones genéricas de vascos y euskaldunes no se conocieron ni se usaron hasta mucho después del asentamiento de los primeros colonos vascongados, ya que se las pusieron ellos mismos, unos a otros, después del Descubrimiento de América, cuando la emigración de muchos de sus descendientes les obligó a buscar una sería] de identidad de origen peninsular equivalente a los demás emigrantes españoles, tales como gallegos, extremeños,
  #6  
Viejo 3/Apr/05, 12:12
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado La Genómica describe la Historia. Los genes vascos señalan al norte de Africa. -

La Genómica describe la Historia. Los genes vascos señalan al norte de Africa. -

----------------------------------------------------
Habla de estudios de ADN. Una forma más completa de investigación es el ADN mitocondrial femenino que está comenzando a usarse. Puede localizar a INDIVIDUOS, en el tiempo. Queda claro que lo vascos es ibero.... venido del norte de Africa, según el estudio de ADN.
Leer a .... Professor Bryan Sykes (Oxford) :"The seven daughters of Eve.The astonishing story that reveals how each of us can trace our genetic ancestors"
-------------------------------

Nuevas pistas sobre el origen africano de los vascos y el eusquera

La lingüistica refrenda lo que ha probado la ciencia, con un estudio genético que emparenta a vascos con bereberes en su orígen. Aparecerá un diccionario con miles de palabras similares en esquera y en bereber

La genómica complementa a la historia clásica oficial y a veces puede cambiarla por completo. Esta es la conclusión a la que han llegado dos investigadores españoles, Antonio Arnáiz, catedrático de Inmunología de la Universidad Complutense y jefe de Inmunolailto

Hogía del Hospital 12 de Octubre, de Madrid, y el historiador Jorge Alonso García, autores conjuntamente de un ambicioso estudio genético-lingüístico que emparenta estrechamente a los pueblos bereberes y a los vascos en su orígen. Este estudio científico, que dio a conocer Tiempo, ha recibido el respaldo de publicaciones tan prestigiosas como Human Inmunology, Human Genetics y Scientific American, avalando las investigaciones realizadas por los investigadores españoles en el campo de la genética. Se utilizaron 176 españoles de Madrid, 82 vascos de San Sebastián y 108 argelinos, sometidos a complejas pruebas de frecuencias y distancias genéticas que dieron como resultado, no sólo el estrecho emparentamiento de españoles y vascos ( se seleccionaron individuos que tenían hasta ocho apellidos vascos) con los pueblos del Norte de Africa, distanciándolos de italianos, sardos, franceses, alemanes, orientales y negros africanos (bosquimanos). También se ha derribado científicamente, por ejemplo, el mito de la distinción de los vascos basada en los grupos sanguíneos con frecuencia alta de Rh negativo y baja frecuencia del grupo BÐ que estableciera el científico inglés Arthur Mourant en 1947. Esto dio pie al PNV para adoptar esta teoría como un hecho oficial. Xavier Arzallus llegó a exhibir esta teoría como aval de la nacionalidad, negando que un gallego o un andaluz tuvieran la misma estructura genética que los vascos. El estudio del doctor Arnáiz y su equipo demuestra que esa teoría carece de validez: la alta frecuencia de Rh negativo es una característica (O,44, en vascos) tambien de habitantes de Algeciras( por citar una población española), y de otros pueblos como portugueses, franceses, ingleses, irlandeses, etc.
La lingüstica refrenda ahora la evidencia científica con la elaboración de un diccionario ibérico-vasco y español, que abre nuevas pistas también sobre el orígen africano del eusquera. Este trabajo, realizado durante años, por el historiador Jorge Alonso, en colaboración con el grupo del doctor Arnáiz, también ha mantenido constantes discusiones. Prestigiosos lingüistas como Humbolt y Michelena mantuvieron siempre que los vascohablantes constituían un resíduo de población que se separa del ibero inicial. Y filólogos como Solano Peña consideraban al eusquera una lengua hamítica. Estas dos teorías no están alejadas de la pista africana, pero tampoco falta la teoría caucásica, aunque el estudio genético derriba definitivamente al apuntar similitudes genéticas entre varias poblaciones europeas. Algunos prestigiosos investigadores actuales, como el biólogo Francisco Ayala y el antropólogo Camilo José Cela Conde, autores de "Senderos de la evolución humana", señalan la lengua vasca como la más distintiva de las lenguas europeas, no relacionado con ninguna de las familias de los idiomas existentes en el mundo.
"Los vascos que hablan eusquera", dice Jorge Alonso, "destacan como muy significativo que palabras que se encuentran en los jeroglíficos de las pirámides de Egipto y en el habla de los tuaregs ( bereberes saharianos) puedan escucharse diariamente en el habla de cualquier vasco, como nikk (ninik, yo), akir ( aker, macho cabrío), aña ( ania, anai, hermano), aste ( asto, burro), etc. Durante mi estancia en la región argelina de Constantina, oyendo las conversaciones bereberes de los zocos de ganado creía estar en un mercado de Navarra o de Guipúzcoa. Pese a la devastadora influencia del, árabe sobre el bereber, el nervio de este lengua ha resistido toda clase de ataques". Alonso indica miles de similitudes en palabras de uso corriente entre los bereberes, por ejempo: las tierras de regadío para los bereberes son las "urti" y las de secano "iger". "Basta con mirar cualquier diccionario de eusquera de bolsillo" indica Alonso, " para comprobar que estas dos palabras básicas y antagónicas, como agua y secano, se corresponden con sus iguales vascas: "urtsu" ( acuoso) e "igar" ( seco) y así hasta miles".
También encontró Alonso miles de similitudes en palabras básicas del ibero y el vasco, de uso cotidiano, que considera fruto de un proceso de estas lenguas, lo que le ha permitido traducir más de 3000 textos ibéricos a través del eusquera. El resultado será la publicación en breve del "Diccionario ibérico-vasco y español", que según su autor contribuirá a traducir la Historia de una manera más cercana, como una herramienta de entonces. "Realmente" -dice "la Historia del mundo está por traducir y muchos se quedarán pasmados con lo que se puede ir descifrando".
La pista africana, tanto en la genética como en la arqueo-lingüstica, se basa en los bruscos cambios climáticos que debió de sufrir el Sahara, una zona verde y hœmeda, unos 6.000 años antes de Cristo, que comportó emigraciones importantes de población, como los blancos del Norte de Africa, los hamitas, uno de cuyos grupos étnicos son los bereberes. Estos se vieron problablemente forzados a trasladarse a tierras más benignas de la Penísula Ibérica, Canarias y otras zonas del Mediterráneo y Oriente Medio, emparentándose con estos pueblos.


------------
La analogía onomástica vasco-bereber es enorme y se extiende también a otras zonas ibericas. He aquí una muestra entre miles.

Aures: montañas de Argelia. Aurer: vaca silvestre.
Arruit: monte de Marruecos. Arruiz: pueblo navarro.
Atua: lugar del Sahara libio. Atua: el reba–o
Aras: río rifeño. Aras: municipio navarro
Ata: arroyo de Argelia. Ata: puerta
Arum: montañas marroqu’es. Arun: camino pedregoso.
Baserri: población tunecina. Bas-erri: población.
Basur: lugar del Sahara egipcio. Bas-ur: barro-aguas.
Gara: región del Atlas. Gara: elevado.
Elusa: pueblo tunecino. Elutxa: hondonada pequeña.
Iser: tribu argelina. Iser: lleno de savia.
Igur: tribu marroquí. Iguria: muinicipio vizcaíno
Isser: río argelino. Isser: estrella.
Kuba: mausoleo. Kuba: cuna, nicho
Maira: pantano marroquí. Maira: artesa.
Nekkor: río del Riff. Nekor: tardo, rudo.
Onga: lugar de Túnez. Onga: medida de granos
Seggur: río argelino. Segur: lugar seguro.
Tala: población tunecina: Tala: lleno de agua.
Urgama: lugar marroquí. Urgan: agua corriente.
Uar: riachuelo marroquí. Uar: riachuelo.
Uger: oasis del Shara. Ugar: lugar de Navarra.
Zaura: río de Marruecos. Zaure: vara o mimbres.
Zuazo: población argelina,. Zuazo: localidad de Vitoria.
Zouza: montaña de Túnez. Zuazu: aldea de Alava.
Zouarin: poblado de Túnez. Zuriarin: lugar de Navarra.
Zuar: región del Sahara. Zuar: olmo.


48 TIEMPO DE HOY 13 / 12 / 04 www.tiempodehoy.com
▼ www.cgh
EN LA WEB
La genómica reescribe la historia. Los genes
vascos señalan al norte de África.
MANUEL DIAZ DE RADA
Vascos 15/12/04 11:44 Página 48
**********************





  #7  
Viejo 17/Jun/05, 11:11
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado La invención de AITOR, de Tellagorri

La invención de AITOR por Chaho, en el XIX
Durante la guerra carlista, otro viajero, éste vasco-francés, llamado Joseph-Augustin Chaho, iluminista, antisemita, autor de varios escritos sobre temas culturales, escribe tras su peripecia en la guerra una obra significativa: "Voyage en Navarre pendant l’insurrection des basques".

Se trata de un texto en el que aplica sus ideas esotéricas al origen y la historia de los vascos, a quienes atribuye una primitiva religión natural y, también, ser "arios" no contaminados por los hebreos.
Pero además da una interpretación de la guerra que ha vivido.
Vemos aquí formulada por primera vez, aún dentro del carlismo, la oposición vasco/castellano.
Chaho también INVENTÓ un personaje mítico, al que atribuyó ser el padre primigenio de los vascos: AITOR.
Este nombre generó una polémica sobre su etimología, ya que fue tomado por la literatura romántica, que lo convirtió en un personaje legendario.
Juaristi explica que Chaho creó el nombre "Aitor" a partir de la expresión "aitoren seme", que significa "hijo de buen padre", una expresión similar al castellano "hidalgo", empleada para designar la baja nobleza.

Chaho alteró la estructura de la palabra "aitoren" haciendo pasar al sustantivo parte del sufijo, con lo que creó una nueva palabra que no es ya un nombre común sino un nombre propio, Aitor.
Así creó al PADRE FUNDADOR de los vascos, modelo de tradición inventada que, si bien es común a las leyendas y mitos de todos los pueblos, tiene la peculiaridad de haber sido creada en el siglo pasado.

El propio Chaho explica el significado de su creación: "Je vous dirai maintenant que ce nom d´Aïtor est allégorique, il signifie père universel, sublime".
El nombre de Aitor, retomado por los nacionalistas, tendrá una gran difusión; es un nombre propio muy común entre los vascos.

Con Chaho encontramos esta doble operación caracterizada por oponer los vascos a los castellanos –atribuyendo a éstos la envidia hacia los primeros– y, por otro lado, invocar una figura imaginaria del padre, el "legendario" Aitor.
Las interpretaciones políticas e históricas de Chaho no tuvieron, sin embargo, repercusión en su tiempo.
Fue algunas décadas más tarde cuando surge el nacionalismo vasco, tras la segunda derrota del carlismo.
Su fundador, Sabino Arana, crea la ideología nacionalista sobre la base de las construcciones MÍTICAS del fuerismo y de las ideologías anteriores; pero, a la vez, introduce unos cambios sustanciales que dan su especificidad al nacionalismo y lo constituyen como una nueva doctrina.
Arana convierte en dogma histórico y político lo que eran elaboraciones literarias y culturales MÍTICAS hasta entonces.
Es decir, DA CONSISTENCIA de realidad política a las LEYENDAS y fabulaciones sobre el pasado de los vascos.




  #8  
Viejo 22/Jun/05, 15:03
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado Una opinión sobre El Solar de los Vascones (de Tellagorri)

El solar de los vascones

El vascón era el pueblo que ocupaba, a grandes rasgos, la actual provincia de Navarra. Su límite occidental era el territorio várdulo(Guipúzcoa). Al Suroeste lindaban con los berones, habitantes de buena parte de la actual provincia de Logroño.
Sus vecinos del Sur eran los celtíberos del valle del Ebro. El límite por el Este no está muy claro, pudiéndose establecer, con variaciones según cada autor, en un poco hacia el Este del actual territorio provincial navarro, penetrando en las actuales provincias de Huesca y Zaragoza, a partir de donde lindaban con un conglomerado de pueblos tales como los ilérgetes, edetanos y otros.

El solar vascón, correspondiente en gran medida al actual territorio NAVARRO, no estaba ocupado por un pueblo étnicamente homogéneo proveniente de un único tronco racial y lingüístico.

La arqueología ha registrado una intensa presencia celtibérica a lo largo y ancho del territorio vascón, además de la toponimia céltica, encontrable profusamente en todos los territorios actualmente vascófonos. Tanto en las actuales tres provincias vascas como en la navarra, aunque se hable parcialmente en ellas el grupo de lenguas preindoeuropeas que conocemos como vascuence, es muy intensa la indoeuropeización registrable en la arqueología, en la onomástica, en la toponimia y en la lengua.

El primer conocimiento que los romanos tuvieron de los vascones fue consecuencia de su ascensión por el valle del Ebro, vía de penetración de la invasión hacia el Norte peninsular. De los vascones en la época de la conquista se conoce muy poco de fuente romana, pues los autores apenas se ocuparon de un pueblo que no causó conflictos a los conquistadores.

Por ejemplo, no se conoce cuándo se produjo la ocupación romana del solar de los vascones, señal de que pasó desapercibida. Los autores coetáneos prestaron mucha más atención a los lusitanos,cántabros o astures que a los vascones, fundamentalmente por que aquéllos causaron un sinfín de problemas bélicos.
Se detuvieron en la descripción de sus hechos y costumbres y narraron con bastante detalle las circunstancias de su sangrienta conquista.

Tampoco consta causaran los vascones problemas o rebeliones durante toda la dominación romana. Los vascones estuvieron ausentes de los relatos romanos hasta la época de Sertorio, momento en el que se atiende a ellos como aliados de las tropas de Pompeyo.
Los límites arriba señalados variarían en época romana por la expansión que experimentarían los vascones de la mano de sus aliados romanos.
Estos límites volverían a cambiar en los últimos tiempos Imperio y primeros de la época visigoda, pues los vascones, a causa su expansión hacia el Oeste sobre los territorios de várdulos(Guipuzcoanos), caristios (alaveses) y autrigones(vizcainos), empezaron a aparecer en las fuentes como contiguos de cántabros.

Es un lugar común atribuir a los vascones un aislamiento singular a lo largo de la historia, haciendo de los actuales vascos los descendientes de un pueblo siempre ajeno e independiente del devenir del de los pueblos peninsulares, pero lo cierto es que los vascones pasaron a formar parte, y no marginalmente, del mundo romano que dio comienzo a la forja de la Europa actual.
La romanización de Álava y al menos dos tercios de la actual Navarra fue tan intensa como la zona que más de la península, lo que ayuda a explicar en gran medida la sustitución de las lenguas anteriores por el latín ya desde hace dos mil años, y la subsiguiente aparición de romances autóctonos en tiempos medievales.
La mayor parte del territorio vascón se romanizó intensamente a partir del siglo I, cubriéndose de villas, explotaciones y poblaciones romanas.

Pocas zonas del Norte peninsular evidencian una concentración parecida de restos romanos como la actual provincia de Navarra, solar vascón por excelencia, y su vecina Álava.
El sufijo AIN, tan actual en la toponimia vasco-navarra es una derivación del latino ANUS, que servía para designar la propiedad correspondiente.
Así, hoy se encuentran los topónimos Ballariain (Valerius), Brutain (Brutus), Astrain (Asterium), Barañain (Veranianum), Paternain (Paternanum), Beriain (Verianum), Marsain (Marsaeus), Mariain (Marius), Amatriain (Emeterius), Bariain (Vareius), Eristain (Evaristus), Muniain (Munio), Urabain (Urbicus) o Maquirriain (Macerianum),Beasain, Andoain.
Lo mismo sucede con el sufijo -ano, muy frecuente en Álava, como en Sendadiano (Sendadianum), Miñano (Minianum), Luquiano (Lucianum), Lubiano (Lubianum), Legutiano (Legutius), Ciriano (Cyrius) o Arriano (Arrius). E, igualmente, con los sufijos -az, -ez, -iz: Albéniz (Albanus o Albinus), Apellániz (Ampelius), Estíbaliz (Aestivus), Gasteiz (Gasteius), Gordéliz (Gordelius), Marquínez (Marcus) o Petríquiz (Petrus)2

Dos de las grandes vías romanas transcurrían por territorio vascón:
la Ab Asturica Tarracone, que, partiendo de Tarragona, pasaba por las ciudades vasconas de Cascantum (Cascante), Calagorris (Calahorra) y Graccurris (Alfaro), llegando a Oiasso (Irún); y la Ab Asturica Burdigaliam, que pasaba por Aracaeli, Alatondo, Pamplona, Iturissa, Summo Pyreneo e Imo Pyreneo.
A partir de estas dos grandes arterias se desarrollaba una importante red secundaria, como la vía de Jaca a Varea y la de Zaragoza a Pamplona por las Cinco Villas.

Los territorios —no vascones— de las actuales Vizcaya y Guipúzcoa también experimentaron una notable romanización, si bien de menor intensidad que la que afectó a tierras vasconas. Testimonios de la romanización en territorio autrigón (actual Vizcaya) son principalmente los de Castro Urdiales (el Portus Amanum en el que Vespasiano fundó la colonia para veteranos de Flaviobriga. ***Nota.- Lo anterior es muy discutible pues en crónicas sobre el solar cántabro se incluyen esos territorios como cántabros. Es posible que la Cantabria antigua incluyese Somorrostro también, y sus minas de hierro e incluso llegase, en algún momento, hasta la ría de Bilbao) y Otañes (miliarios de la vía que unía Flaviobriga con Pisoraca-Herrera de Pisuerga).
Asimismo se han encontrado en las cercanías de Somorrostro vestigios relacionados con la explotación de las minas de la zona.

En territorio caristio (actual Alava) varios testimonios numismáticos han ido apareciendo periódicamente en la ría y el casco urbano de Bilbao, así como en otras localidades como Sopelana, Plencia y Bermeo. Pero la zona vizcaína que destaca por la cantidad e importancia de los hallazgos es la ría de Guernica y sus alrededores, donde se han localizado importantes yacimientos que incluyen estructuras portuarias, edificios, h explotaciones mineras y diversos tipos de asentamientos.
Hay a que sugieren como origen del topónimo local Forua (quizá deriva forum) el antiguo carácter de la ría como pequeño puerto flu embarcadero de minerales.
Por lo que se refiere al territorio várdulo (actual Guipúzcoa), son de señalar el fcndeadero de Fuenterrabía y la ciudad y puerto de Oiasso (Irún). En esta ciudad, con motivo de las obras urbanas, se van encontrando numerosos restos de notable importancia como diversas estructuras, muelles, necrópolis, un pequeño templo en los cimientos de la ermita de Santa Elena, y numerosos restos numismáticos, vítreos y micos.
Algunos autores apuntan como origen del hidrónimo Bida Via ad Oiasso, camino romano que bordearía la ría y comunicaría 1ª ciudad y el puerto con el interior. Estrechamente relacionadas con Fuenterrabía son las minas de Arditurri, en Oyarzun (topónimo tat proveniente de Oiasso), cuyos minerales eran exportados por los romanos desde los citados puertos.

Hemos señalado la expansión que experimentaron los vascones por el valle del Ebro de manos de sus aliados romanos. Su NO BELIGERANCIA con las tropas invasoras condujo a las autoridades romanas a colonizar con vascones zonas anteriormente belicosas para así asegurar su sumisión.
Aparte de los testimonios contemporáneos, los restos arqueologicos y la toponimia claramente celtibérica de las comarcas riojanas y tierras de Calahorra, Tudela y Cascante evidencian que ésas no eran zonas de vascones y que pasaron a ser pobladas por éstos con posteriori
Por ejemplo, todo indica que la celtíbera Calahorra, tras el exterminio de sus habitantes, aliados de Sertorio, fue entregada a los vascones.
En siglos posteriores numerosos vascones calagurritanos participaron activamente en la vida militar, administrativa e intelectual romana.
Asimismo las ciudades de lacca (Jaca), Setia (posiblemente Ejea Caballeros) y Graccurris (Alfaro), fundada en 179 a. C. por T Sempronio Graco sobre las ruinas de la antigua Ilurcis, fueron entregadas a los vascones tras la muerte o esclavización anteriores pobladores.
Este cordón sanitario a base de establecimiento de pobladores no conflictivos fue una política habitual de Roma.
Ejemplo, la ciudad arévaca de Numancia, una vez exterminada entregada por los romanos a sus aliados pelendones, y la vaccea Salmántica, a los vettones.

Estas entregas evidencian la protección que los romanos dieron a los vascones frente a los celtíberos, al igual que protegieron a vacceos, turmogos y autrigones frente a los ataques de los conflictivos CÁNTABROS.
Otro fenómeno distinto fue el de la expansión vascona hacia el Oeste en algún momento de las últimas décadas del Imperio y primeras de las invasiones bárbaras.
Los várdulos, caristios y autrigones, pueblos bien diferenciados hasta ese momento, desaparecieron de la historia, y primero los várdulos y después los vascones comenzaron a ser mencionados en las fuentes como vecinos inmediatos de los cántabros.
Muchos autores han buscado explicaciones a esta expansión, y las interpretaciones lanzadas han sido variadas.
Una de las más aceptadas es la que señala la irrupción de los bárbaros germánicos en la península como el factor que habría obligado a los vascones a desplazarse sobre los territorios de los tres pueblos mencionados (Guipuzcoanos, Alaveses y Vizcaínos), con los que se habrían fundido.

Éstos hubieron de ir adoptando la lengua de aquéllos, impregnándola de la suya anterior. Por su parte, los vascones debieron enriquecer su lengua con las aportaciones de los otros pobladores, con la consecuencia de que ya desde entonces —y en muchos casos desde antes— las distintas formas del vascuence incorporan gran cantidad de elementos célticos y de otros orígenes.
Decimos las distintas formas del vascuence porque la ocupación de varios pueblos hubo de motivar la dialectización del vascuence que ha llegado hasta nosotros.
Incluso hoy pueden rastrearse esos lindes lingüísticos, pues las fronteras dialectales y en cierto modo provinciales de hoy responden en cierta medida a la división antigua de vascones, várdulos, caristios y autrigones.

En cuanto al territorio de estos últimos (del Agüera al Nervión, Encartaciones, Nordeste de Burgos y extremo oriental de Cantabria), nunca fue vascófono, lo que evidencia que quizá esta zona fue asimilada en época tardorromana y visigótica más bien por sus vecinos occidentales que por los vascones, que se fundieron con caristios y autrigones en el resto de Vizcaya y Guipúzcoa.
Por lo tanto, no hay una IDENTIDAD PERFECTA entre los vascones de la Antigüedad y los vascos de hoy. Éstos son el resultado de la fusión de varios pueblos, y coincide que su denominación actual se asemeja a la de uno de ellos. Pero ello no quiere decir que vasco sea igual a vascón

Y que los vascones fuesen los tatarabuelos de los actuales vascos en línea ininterrumpida y con exclusividad. Aparte de lo sucedido en los dos mil años posteriores, naturalmente.
(De la obra del historiador Jesús Lainz)


*** De mi cosecha.




  #9  
Viejo 25/Jun/05, 20:08
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado LA GENÓMICA HISTÓRICA Y LOS BEREBERES

Creo que queda demostrado que el llamado "pueblo vasco" queda formado por, por lo menos, dos pueblos. El Eusquérico (ibero), proveniente del norte de Africa y el Vascongado, proveniente de las invasiones indoeuropeas en Europa y más tarde celtas de Centro Europa.


LA GENÓMICA HISTÓRICA Y LOS BEREBERES

Antonio Arnaiz Villena
El Pais ( 29-12-99)

Las nuevas técnicas de genética molecular aplicada al estudio de los genes en las distintas poblaciones están siendo muy utilizadas y una nueva rama de la ciencia emerge con fuerza: la genómica histórica. La comparación de los perfiles genéticos de grupos étnicos permite poner a prueba los postulados históricos muchas veces basados en deducciones poco objetivables: sin duda, la genómica omplementa a la historia clásica. Así se estableció que la moderna especie humana salió hace unos pocos cientos de miles de años de África y pobló el planeta. En el ámbito mediterráneo se ha visto, con el estudio de los genes HLA, cómo el substrato genético antiguo mediterráneo no estaba integrado por los griegos, y sin embargo sí por los anatolios (turcos), iraníes, judíos, libaneses, cretenses, gipcios, argelinos, marroquíes, ibéricos La historia nos dice que los griegos micénicos entraron (o se hicieron notar) en la península balcánica hacia 2.000 años antes de Cristo.

Destruyeron el imperio cretense y asimilaron su cultura (y escritura). Pero ¿de quién era el patrimonio cultural cretense? La genómica histórica nos dice que, en parte, de todos los mediterráneos, que levaban ya miles de años manteniendo un flujo cultural y genético importante. Grecia fue un crisol que absorbió también otras culturas antiguas mediterráneas además de la cretense. En este contexto, el pueblo bereber (los imazighen), con características lingüísticas y genéticas propias, ha sido injustamente dejado a un lado de la historia. La lingüística, que es un arma de estudio paralela a la genómica para el reestudio de la historia, demuestra que el bereber se hablaba desde las islas Canarias (guanche) hasta Egipto (oasis de Siwa), y desde la costa sur mediterránea hasta el área subsahariana. Una extensión similar a la de Estados Unidos.

Colaborando con Jorge Alonso García hemos concluido que los pueblos bereberes se vieron forzados probablemente a una emigración masiva, al establecerse hace 6.000 años antes de Cristo las condiciones hiperáridas del Sáhara. Se dirigieron hacia Canarias, hacia Oriente Medio y hacia Iberia y las islas mediterráneas. Parte del patrimonio genético y cultural de Iberia se debe a los bereberes. La lengua ibérica antigua, la vasca (como la etrusca y la minoica) está muy emparentada con la bereber. ¿Contribuyeron los bereberes al desarrollo cultural de los mediterráneos pre -griegos? Es muy probable que así fuese: los resultados de la genómica histórica y la lingüística no dejan lugar a dudas. Los actuales norteafricanos del Magreb, hablen árabe o árabe y bereber, son en su mayoría bereberes, entendiendo por tales los pobladores autóctonos prefenicios del norte de África.

Las invasiones árabes del siglo VII-VIII tanto en Iberia como en el norte de África fueron genéticamente poco importantes: unos relativamente pocos militares y aristócratas iban "conquistando" y reclutando tropa local para el siguiente paso de anexión territorial vecina. La imparable fuerza del islam ha borrado caracteres culturales, pero los genes siguen ahí, mostrando su aplastante verdad. Este caso es paralelo al turco: la genómica demuestra que relativamente pocos turcos centroasiáticos impusieron su lengua a anatolios del substrato genético mediterráneo antiguo. El islam y la interpretación interesada de la historia por países no mediterráneos nos han hecho ver a los turcos también como extraños. Lo son en menor grado que los griegos.

Antonio Arnaiz Villena es catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.


Score this post 1 2 3 4 5 Scoring_Guide Respond to this message
Anuncio:

car insurance in the Free Online Encyclopedia
Create your own forum at Network54
Copyright © 1999-2005 Network54. All rights reserved. Terms of Use Privacy Statement
  #10  
Viejo 29/Jun/05, 21:09
kabuernigo
Usuario muy activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 1.482
Predeterminado La Gran Marcha - [tellagorri]


LA GRAN MARCHA MULTITUDINARIA

Diversos grupos de emigrantes procedentes del Este, Oeste, Sur y Levante de la Península Ibérica y del Norte de Africa, principalmente, gentes que, en muchos casos, habían sido objeto de represalias y aniquilamientos por haberse comprometido en las enconadas revueltas que se produjeron, DURANTE MUCHOS SIGLOS, en toda la Península Ibérica, en contra y a favor de los invasores cartagineses y romanos y, finalmente, frente a la dominación romana establecida, siendo víctimas del afianzamiento de ésta, realizaron una marcha de amplio alcance, un gran repliegue, hacia los confines septentrionales de la civilización, hasta que su vanguardia quedó detenida en el área de trasposición de los Pirineos en la parte oriental del mar Cantábrico.

No eran oriundos de las tierras en que llegaron a encontrar refugio definitivo, ni se convirtieron en VASCOS o euskaldunes hasta entonces, por que tales nombres descriptivos se los dieron a si mismos, como inmigrantes, constatando su acogida, bajo la protección de los reinos de Castilla y de Navarra, a los beneficios que se les concedieron para que repoblaran las áreas en que ahora viven sus descendientes, los descendientes de las familias que facilitaron su amparo y otros coinmigrantes.


No tenían buenas relaciones entre sus núcleos o tribus, ni hablaban un idioma, sino más de TRESCIENTOS DIALECTOS de tronco ibérico y AFRICANO, con diferencias que no les permitían entenderse fluidamente entre ellos.
Aunque mantenían costumbres, juegos y tradiciones diversas, carecían de documentos acreditativos de sus particulares procedencias. No conservaban recuerdo de los lugares de que habían salido sus ancestros, lo que, con los desarraigos, no ocurre en la segunda o tercera generación, sino por encima de la décima (trescientos años, por lo menos) y, consecuentemente, no tenían títulos de bienes reivindicables en ninguna parte, ni jefes representativos de alguna estirpe común, en sucesión continuada.

Sus orígenes se habían borrado de su memoria, por haber viajado con lo puesto (como los antiguos griegos y a diferencia de los judíos, siempre conservadores de sus señales de identidad), tanto involuntario como voluntariamente.

Emigraron involuntariamente, a la fuerza, en cuanto fueron arrasadas sus propiedades en los choques que se producían en unos tiempos en que muchas batallas terminaban con decenas de miles de muertos ibéricos, cartagineses y romanos y acuchillamientos masivos de los habitantes de las poblaciones conquistadas, con avances y retrocesos militares de miles de kilómetros, por Iberia y desde Iberia a Italia, Africa y Oriente.

Emigraron voluntariamente, cuando el desarrollo político romano-ibérico e IBÉRICO-AFRICANO, determinó la prosperidad de los dominadores y de cuantos se sumaron a su hegemonía y el esquilmamiento de los dominados y sus descendientes, con enormes impuestos y cargas sobre sus tierras, que tuvieron que abandonar, a partir del comienzo de la Era Augusta.

Iban fluyendo por el centro de Iberia, hacia la barrera pirenaica y su parte occidental menos abrupta, asolada por los reiterativos pasos de ejércitos, donde quedaban vestigios materiales de la presencia de otros pobladores ignotos, tales como menhires, dólmenes y pinturas rupestres, de muy anterior realización.
Entraron a participar de un entorno rural y ciudadano donde, como en cualquier otro lugar de Castilla y de Navarra, se han dado leyes y se han formado poblaciones y erigido monumentos que corresponden a la cultura general occidental.

Los campos ocupados estaban completamente despoblados cuando Don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya, por privilegio dado en Valladolid el día 15 de Junio del año 1300, fundó dicho pueblo de Bilbao, que recibió el título de villa y otras ventajas, del rey Alfonso XI, en 1334.

El pueblo de San Sebastián, ahora tan próspero y bonito, estaba constituido por dos parroquias y el monasterio de San Sebastián, que pasaron a depender del monasterio de Leyre, en 1014, por decisión de Sancho el Mayor de Navarra. Fue beneficiado, ciento cincuenta años después, por Sancho el Sabio, con un fuero basado en el de Jaca, con ventajas para desarrollar el comercio marítimo.

San Sebastián se unió a Castilla en el año 1200 y, como todas las poblaciones vascas de un lado y otro de los Pirineos, puso a disposición del reino castellano importantes contribuciones de barcos para sus fuerzas navales y, seguidamente, para las comunicaciones con América y las conquistas de España en todos los mares y países del mundo.
La densidad de población de la zona, que era muy baja, fue ascendiendo, con las eficaces medidas que se tomaron, para la atracción y el orden de los repobladores precisos, con los beneficios que se les concedieron y les fueron mantenidos por Castilla, hasta llegar a ser muy elevada.

Antiguamente, entre los pobladores de la Península Ibérica, las fuentes históricas romanas, que refirieron sus múltiples correrías guerreras, sus ataques y rebeliones y sus organizaciones locales, comarcales y provinciales, no señalan NINGÚN PUEBLO VASCO en ninguna parte, a pesar de que los campos de batalla se extendieron más allá del Estrecho de Gibraltar, de los Pirineos y de los Alpes, con participación de honderos de las Islas Baleares y tropas númicas en muchas operaciones, siendo ya conocidas las Islas Canarias (a las que quería retirarse Pompeyo).

Después de arrasar Calahorra y degollar a todos sus habitantes, habiendo sometido a más de ochocientas poblaciones y ciudades, Pompeyo fundó Pamplona (con el nombre inicial de Pompeiópolis) y, al cruzar los Pirineos por Andorra, Altavaca y Sobrarbe, levantó varios monumentos en las cumbres.

Cuando Julio Cesar conquistó Francia y Bélgica, uno de sus generales, Craso, atacó a los Voconcios (Gascones), que llamaron en su auxilio a los Cántabros, que pasaron los Pirineos con jefes y oficiales expertos y 50.000 hombres disciplinados y valientes, que, al ser derrotados, dejaron más de 38.000 muertos.

En el espacio comprendido entre los Gascones y los Cántabros no había pueblos vascos o euskaldunes, ni los podía haber, en tanto y cuanto que tales denominaciones nacieron para designar a los colonos que, en unas épocas mucho más recientes y en unas circunstancias muy diferentes, obtenían hogar y protecciones concretas, en tierras de Castilla y de Navarra, con expedición de beneficios y privilegios legalmente otorgados, fechados y firmados.

Los Cántabros y los Astures (de origen Celta), en el año 24 a.J., pusieron en fuga y aniquilaron muchas legiones romanas. En los sangrientos choques, que tuvieron lugar en la Cordillera Cantábrica, hasta al sur de Palencia y Soria, tampoco se hizo notar la presencia de ningún antepasado de los actuales vascos.

Antiguas ciudades de la Península Ibérica, que llegó a tener muchos millones de habitantes, adquirieron gran preponderancia mundial y vinieron a asentarse en ellas numerosas familias judías, sobre todo en Mérida, con la prohibición de volver a Jerusalén o intentar reedificarla.

Una administración capaz de controlar a sus inmigrantes de tal forma, cobrando contribuciones e impuestos con detallados controles personales, no se podía olvidar de los vascos, si hubieran existido entonces como tales.

Hispania llegó a ser provincia hermana de Roma, haciéndose extensivas a ella las leyes de la República, por Decreto de Octavio Augusto, del 38 a.J., que perduró en Aragón y Cataluña hasta el siglo XII y en Valencia y Castilla hasta el siglo XIV.
Las épocas de expansión económica y el coste de las campañas de contención de los pueblos fronterizos del norte de Europa, acrecentaron los abusos tributarios.