Anti Pop-ups y Antivirus gratis: descárgate la barraHaz de HispaVista tu página de inicio
Buscar en Internet:
Recomendados:
referencias bíblicas acerca de la homosexualidad,causas,Misericorida de Dios.

Hispavista Foros

» a_verdad_sobre_el_Camino_Neoca » referencias bíblicas acerca de la homosexualidad,causas,Misericorida de Dios.

Ayuda Nuevo usuario
Usuario:      Clave:
Buscar en los Foros: Búsqueda avanzada


Respuesta
 
Herramientas Visualización
  #1  
Viejo 10/Jun/04, 11:11
nemrac
Usuario activo
 
Fecha de ingreso: 19/Sep/05
Mensajes: 169
Predeterminado referencias bíblicas acerca de la homosexualidad,causas,Misericorida de Dios.

http://www.corazones.org/moral/homosexualidad.htm
El Catecismo, sobre la homosexualidad (CIC 2357-2359).
Se fundamenta en el Sexto Mandamiento y la virtud de la castidad.

2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados". Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

Resumen:

El origen psíquico de la homosexualidad permanece en gran medida inexplicado.
La Sagrada Escritura presenta las prácticas homosexuales como depravaciones graves: Gn 19, 1-29; Rm 1,24-27; 1 Co 6,10; 1 Tm 1,10
La Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados"
Son contrarios a la ley natural.
Cierran el acto sexual al don de la vida.
No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual.
No pueden recibir aprobación en ningún caso.
Algunos tienen tendencias homosexuales que no han escogido y que son para ellos una prueba. Estas personas están llamadas a 1-Unir sus dificultades al sacrificio de la cruz, 2- Practicar la castidad en continencia y el dominio de si mismos, como todos los cristianos.
Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza.


Sobre las referencias bíblicas acerca de la homosexualidad
Arriba se mencionaron citas bíblicas donde claramente se condena la práctica homosexual. La Biblia no puede ser más explícita en su condena (ej.: Romanos 1. 26-32), pero aquéllos que quieren justificar la conducta homosexual simplemente marginan los textos bíblicos como expresiones no pertinentes a nuestro mundo moderno, o interpretan el texto como sodomía "promiscua", aunque de suyo, San Pablo no hace tal distinción entre homosexualismo promiscuo y homosexualismo "controlado". Además, la interpretación del las citas bíblicas le pertenece al magisterio de la Iglesia el cual se ha pronunciado repetidas veces sobre el tema. Atención pastoral a las personas homosexuales -Congregación para la Doctrina de la Fe.)

Causas
No se tiene conocimiento cierto sobre las causas directas de la homosexualidad. Muchos estudios al respecto son manipulados por grupos de presión que desean justificarla. La experiencia pastoral nos indica que, con frecuencia, la tendencia homosexual ha resultado por abusos o desorden sexual sufridos en la infancia sin ser una elección personal. Las tendencias en si mismas no son pecado y pueden ser ocasión para ofrecer a Dios los méritos de la cruz. Cuando la condición es patológica, requiere terapia junto con el esfuerzo personal y la continua apertura a la gracia.

Misericordia de Dios
Quien experimenta tendencias homosexuales necesita comprender que la misericordia de Dios no le faltará.

El Padre Benedict Groeschel nos recuerda que tener una tendencia homosexual no es pecado si se renuncia ceder a la tentación de actuar sobre ella: ""Homosexualidad" es una palabra neutral. Una persona pudiera tener una orientación homosexual y ser un santo. Esto puede ocurrir si lleva una vida totalmente casta y muchos la llevan. Por el contrario, la palabra "gay" se refiere a la escena "gay" -una cultura inmoral, una de muchas en nuestra sociedad."

La misericordia de Dios no se manifiesta en justificar los actos desordenados sino en gracia para luchar y vencer. La lucha contra el pecado es común de todos los cristianos, sea cual sea el área que cada individuo mas le cueste. Por eso debemos ayudarnos unos a otros, no a ceder sino a vencer la tentación.

El movimiento homosexual engaña sobre la realidad moral
La sicología moderna, influenciada por la práctica actual, prefiere calificar a la homosexualidad como "orientación" en vez de "perversión". Muchos cristianos se han adherido a esa mentalidad y, olvidándose de la enseñaza de la Iglesia fundamentada en la Palabra de Dios, prefieren describir la homosexualidad como una forma alternativa de vida buena e irreversible y no como una iniquidad.

La castidad, según el Catecismo (ver arriba), claramente requiere que, fuera del matrimonio sacramental entre un hombre y una mujer, haya total abstinencia de actos genitales.

Manipulación de la palabra "castidad".
El movimiento homosexual busca engañosamente cambiar este significado para incluir en la castidad relaciones monógamas fuera del matrimonio, aun entre heterosexuales. Quienes ayudan espiritualmente a fortalecer la auténtica virtud de la castidad (el movimiento "courage", por ejemplo) son tildados de "homofóbicos", hipócritas y faltos de misericordia.

De Igual manera se manipula la misma Palabra de Dios de manera que se le da una nueva explicación a los textos que condenan la homosexualidad. Al hacerlo se hace caso omiso a la interpretación de los Padres de la Iglesia y el magisterio que con toda claridad se ha manifestado en en forma definitiva sobre esta questión.

El Cristiano debe saber que la vida nueva en el Espíritu Santo requiere morir al pecado. Esto es la conversión. Por eso Cristo "se entregó a sí mismo por nuestros pecados, para librarnos de este mundo perverso, según la voluntad de nuestro Dios y Padre" Gálatas 1:4.

El Catecismo nos enseña sobre:

La necesidad de conversión interior para librarnos de la iniquidad del pecado (CIC 1428).
gobernar nuestras pasiones (CIC 2339)
Vivir castamente a imitación de Jesús (CIC 2359).
La ayuda sicológica a personas con tendencias homosexuales ahora se rechaza como prejuicio o abuso. Se han formado en las iglesias grupos de "discusión" o "apoyo" en torno a la vida homosexual o “gay”. Se habla de "espiritualidad lesbiana". Se quiere denominar la homosexualidad como una "minoría" con "derechos" de actuar y fomentar sus tendencias sin límites. Esto abre la puerta a las adopciones por parejas homosexuales y a el escándalo público.

Nada de lo dicho justifica que se falte la caridad contra los homosexuales. Toda postura agresiva, injusta o simplemente falta de caridad contra ellos o contra cualquiera merece reproche. Pero ese mal no se rectifica abogando por la práctica homosexual. ¿Quienes son las mayores víctimas de la mentalidad pro homosexual y de los malos pastores que carecen del valor necesario para enseñar la verdad? Las mayores víctimas son los católicos sinceros que desean vencer sus tendencias homosexuales y no encuentran apoyo ni dirección. Mas bien se les entrega a las manos de los lobos, se les dice que no hay razón porqué luchas esas tendencias. Por consecuencia quedan solos luchando contra el mundo, el demonio y la carne.

Cada cristiano debe llevar su cruz (enfermedades, tendencias pecaminosas, adversidades, etc.) Jesús nos enseña: "El que quiera seguirme, que se niegue a si mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. (Lc 9: 23-24), Debemos también ayudarnos unos a otros a vivir el reto de nuestra fe. Solo hace falta leer La Palabra de Dios en cualquier parte para encontrar exhortaciones a la conversión, enseñanza sobre el Camino, advertencias sobre el pecado.

Habéis purificado vuestras almas, obedeciendo a la verdad, para amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos a otros con corazón puro, pues habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios viva y permanente. Pues toda carne es como hierba y todo su esplendor como flor de hierba; se seca la hierba y cae la flor; pero la Palabra del Señor permanece eternamente. Y esta es la Palabra: la Buena Nueva anunciada a vosotros. I Pedro 1:22-25

Como católicos debemos mantenernos fieles a la enseñanza de Cristo. Solo la verdad nos hará libres. No debemos avergonzarnos de proclamar la verdad, aunque no sea popular.
Responder citando mensaje
Respuesta